Activismo desde la academia - César Rodríguez #TrendingLíder360º

Partiendo de la documentación académica sobre la discriminación racial en Colombia, César Rodríguez Garavito, actual director de Dejusticia, viene promoviendo políticas contra esa discriminación, por vías como el litigio.
 
 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
283 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

332 Columnas

Columna

639

19 de Enero de 2016

Está documentado rigurosamente que existe discriminación racial en Colombia, aunque tiende a negarse con el argumento que somos una sociedad felizmente mestiza. Partiendo de la documentación académica sobre la discriminación racial en Colombia, César Rodríguez Garavito, actual director de Dejusticia, viene promoviendo políticas contra esa discriminación, por vías como el litigio. Por esas razones César Rodríguez fue uno de los finalistas del premio Mejores Líderes de Colombia 2015 y el #TrendingLíder360º ésta semana. 

César Rodríguez Garavito -  Red Líder
César Rodríguez Garavito -  Red Líder
César Rodríguez Garavito -  Red Líder
César Rodríguez Garavito -  Red Líder
César Rodríguez Garavito -  Red Líder
César Rodríguez Garavito -  Red Líder

Links de interés:

Columnas en El Espectador:

Líder en vídeo

Reflexiones

Usted ha trabajado mucho en el tema de la discriminación racial, ¿cuál considera que es el estado de discriminación racial en Colombia?

Hemos hecho avances significativos. Hace 10 años en Colombia hubo un discurso de negación de la discriminación racial. Decían que aquí no había racismo. Ahora es muy difícil de sostener. Ese cambio discursivo no ha tenido cambios en la práctica. Al ver estadísticas sobre discriminación de policías en las requisas en la calle, o falta de inclusión a afroamericanos en cargos públicos son dicientes.

¿Qué instrumentos tiene la sociedad para combatir la discriminación racial? Por ejemplo, Brasil tienen un ministerio dedicado únicamente a asuntos raciales. En Colombia ¿cuáles hay y cuáles podrían utilizarse?

En Colombia hemos tomado la ruta de tratar penalmente el problema de la discriminación. Tenemos una Ley Antidiscriminación que se refiere a que cuando un político dice algo discriminatorio en público le abran un proceso que no suele terminar en nada. Esa no es la herramienta idónea para cambiar un problema estructural. Uno puede meter a la cárcel a determinada persona pero no sirve de nada, si a una persona negra no la contratan por prejuicios explícitos o implícitos. Para estos problemas existen medidas que se han intentado alrededor del mundo, como las acciones afirmativas. Son programas especiales de oportunidades en espacios clave, educación, empleo y representación política. De esta forma, estas personas pueden abrirse paso poco a poco.

En el pasado el Black Caucus del congreso norteamericano presionó al gobierno colombiano para que nombrara afrodescendientes en altos cargos y tuviera una política respetuosa de esa comunidad. ¿Hoy en día es posible acudir a un mecanismo como ese?

Ese fue un mecanismo que tuvo eficacia cuando Colombia estaba negociando el TLC con Estados Unidos porque esa bancada negra tenía votos que le importaban al gobierno colombiano. El gobierno de entonces decidió atender sus llamados a diversificar algunos puestos. Hoy en día no tendría igual efecto, pues no hay algo que le importe tanto al gobierno como el TLC en ese entonces. Lo que tenemos que hacer es presiones internas para avanzar sin que lo haga la bancada negra de Estados Unidos.

¿Hay estudios sobre cultura, sobre racismo en Colombia? Si es así ¿cuáles son las regiones con mayor problema de cultura de discriminación?

Si hay estudios, nosotros hemos hecho algunos. En Bogotá existe el problema de la discriminación en empleo y en educación. En Cali detectamos en un estudio de requisas a afrodescendientes, que también hay discriminación. Existe también un problema, no de discriminación, si no de invisibilidad en la costa Caribe. Si comparamos esta zona con la costa Pacífica hay una cultura de autoreconocimiento mucho más fuerte en el Pacífico. En el Caribe hablar de afrodescendencia o de la discriminación es menos fácil, a pesar de que hay una gran cantidad de población afro. 

¿Hay diferencias en la discriminación de indígenas y afrodescendientes?

Si hay, por dos razones. Ambas tienen componentes raciales, en Colombia importa cómo se ve a la persona. Sin embargo, tiende a importar más, según los estudios, un fenotipo negro que uno indígena o mestizo. La contracara es que los indígenas han sufrido una discriminación cultural muy fuerte. Esto, unido a que son una población mucho más pequeña, solo el 3% de la población, causa que estén arrinconados en ciertos lugares donde hay una expansión de economías extractivas, lo que los pone en situación especial de vulnerabilidad. Además, el movimiento indígena tiene una tradición más fuerte y articula reivindicaciones unitarias con mayor facilidad que el movimiento afro.

¿Cómo incorporar el ingrediente de antidiscriminación en las políticas públicas, por ejemplo las políticas de desarrollo del Pacífico, deben tener en cuenta la conformación étnica de la región?

Hay dos formas. Una es hacer inversiones con enfoque geográfico. Por ejemplo, sabemos que en el Pacífico colombiano los índices de pobreza y marginalidad son mucho más altos que en otras zonas. Focalizar por región ya es un avance. Además, debemos focalizar por pertenencia étnico racial. Ya que si focalizamos todo el Pacífico es muy posible que su gente quede por fuera. Por ejemplo, personas que viven en el Pacífico que tienen doble variable de discriminación, vivir en el Pacífico y ser negro, y las mujeres tendrían tres. No hay que tenerle miedo a hacer acciones afirmativas exclusivamente para la comunidad afro. 

Entorno del líder

Todo liderazgo surge de unas influencias en la vida: personales, intelectuales, vivenciales, de todo tipo. ¿Cuáles diría usted que son esas influencias que han determinado su estilo y sus motivaciones de liderazgo? 

Influyeron mucho los Jesuitas de vanguardia del colegio donde estudié. Eran personas afiliadas a Francisco de Roux, tenían una visión del catolicismo y de la vida espiritual muy ligada a la justicia social. Además del sello de la educación jesuita, que es la competencia y la curiosidad intelectual. Esa combinación influyó bastante en mí.

La confianza en sí mismo es fundamental para el liderazgo. ¿De dónde proviene su confianza en sí mismo?

Mi familia. Que los papas crean en uno, es el primer peldaño.

Las adversidades ayudan a formar el carácter y la personalidad del líder. ¿Qué adversidades ha tenido que superar?

Muchas. Cuando yo era adolescente Colombia atravesaba el peor momento de la violencia narcoterrorista. Mi adolescencia fue muy temerosa, yo no podía salir. El miedo de preocuparse por la familia cada vez que pasaba algo fue difícil. Eso lo marca a uno. Igualmente, da cierta fuerza adicional.

¿Cuál es el origen regional de su familia?

Todos son de Bogotá.

¿Cuáles fueron sus primeros rasgos, actos o insinuaciones de liderazgo?

Yo era muy nerd en el colegio. Era el director del consejo estudiantil y del periódico.

¿Qué habilidades han facilitado su liderazgo?

Lo que me ha ayudado en la labor de facilitar trabajos colectivos es poder entender el punto de vista del otro. Más allá de la opinión, entender sus necesidades, fortalezas y aspiraciones. La empatía.

¿Considera que maneja bien las emociones y la inteligencia emocional?

No soy superdotado de inteligencia emocional, pero tampoco tengo alguna limitación emocional.

"Colombia tiene muchos lideres negativos. Hay anti modelos políticos y sociales. Los liderazgos positivos suelen ser opacados."

César Rodríguez Garavito -  Red Líder

Iniciativa de liderazgo

¿Cuál es el ejemplo que usted le da a sus seguidores? Y ¿cómo encarna con su ejemplo los valores de su visión?

Malos y buenos. El mal ejemplo es hacer muchas cosas al tiempo y no ser más sensato en la cantidad de compromisos que asumo. Pero algo que sí me gusta es que no le tengo miedo a experimentar. A veces sale terrible, pero implica que uno ayuda a innovar. La innovación es una capacidad que hace mucha falta en el campo de la justicia social y de los derechos humanos. Poder atreverse a tomar decisiones arriesgadas me parece un buen ejemplo.

"La innovación es una capacidad que hace mucha falta en el campo de la justicia social y de los derechos humanos."

¿Cuáles son sus principales resultados en materia de liderazgo?

Estos son resultados colectivos, ya que el trabajo es conjunto. En primer lugar, crear a Dejusticia como institución independiente, que combina investigación y acción. Tener una voz distinta en el ámbito colombiano e internacional, es un gran logro. En causas específicas, avanzar un poco en un país desigual en términos de discriminación y opresión racial, contra indígenas o parejas del mismo sexo, es un resultado importante.

¿En qué consiste su iniciativa de liderazgo?

El observatorio consiste en la idea de reunir organizaciones interesadas en combatir el racismo en Colombia y que se podían complementar mutuamente. Está el Proceso de Comunidades Negras que es una organización de base, está la Universidad de los Andes que presta su experticia académica y, Dejusticia, que está entre el activismo y la investigación y ha hecho no solo estudios sino litigios y asesoría jurídica para el observatorio. Con la combinación de estos tres ángulos, podíamos aspirar a un resultado más potente que si hacíamos trabajos sobre discriminación cada uno por su lado. Los resultados han sido fructíferos, pues hemos avanzado en investigaciones, en litigio, en comunicaciones y en formación de nuevos liderazgos. Nosotros tenemos un programa que ya va a completar 15 egresados de líderes afrocolombianos que estudiaron Derecho, que se van a Estados Unidos a especializarse y vuelven a integrarse no solo al observatorio sino a organizaciones de justicia racial. También hay un efecto multiplicador, pues el observatorio proyecta liderazgos que tomarán rutas diversas y así la causa contra la discriminación racial se expande.

"Tenemos un programa que ya va a completar 15 egresados de líderes afrocolombianos que estudiaron Derecho, que se van a Estados Unidos a especializarse y vuelven a integrarse no solo al observatorio sino a organizaciones de justicia racial."

¿De dónde surge o qué lo llevó a iniciarla?

Cuando uno se sienta a hablar con gente interesante e inquieta surgen las ideas. Después de hablar con miembros de estas organizaciones se me ocurrió hacer una colaboración en lugar de trabajar cada uno por su cuenta. Después de detectar el vacío que tenía Colombia en esta clase de trabajos sobre discriminación racial, solo faltaba pensar en el mecanismo. Aprovechamos una convocatoria de la Unión Europea para este tipo de proyectos y funcionó.

¿Qué es lo distintivo de su iniciativa?

Es esa combinación, que es una colaboración. Apreciamos y respetamos la contribución específica que cada uno puede hacer, nos complementamos. Además se ha generado confianza, lo cual es algo muy importante en las iniciativas de cambio social.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha tenido que superar para desarrollar la iniciativa?

El principal obstáculo es la falta de oportunidades para la formación de liderazgos propios de población afro. Cuando queríamos agrandar el equipo, fue difícil detectar líderes afro que se nos unieran. Por eso intentamos promover la formación de estos líderes.

¿Cuáles han sido los principales aliados?

Muchos. Hay aliados en los medios de comunicación como La Silla Vacía y El Espectador. Hay aliados en organizaciones sociales de otros sectores que ven con simpatía esta causa, como organizaciones LGBTI y de Derechos Humanos. También en el ámbito internacional, con apoyo financiero como la Fundación Ford, como otras organizaciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o el Comité de Discriminación Racial de la ONU que han sido muy receptivos con nuestro trabajo.

¿Cuál ha sido el principal aporte?

Ayudar a poner en la mesa el hecho de que en Colombia hay discriminación racial y que esto marca diferencias muy negativas para la vida de mucha gente. Es un asunto que mientras no cambiemos, no seremos una sociedad democrática e incluyente.

Visión de liderazgo

¿A qué personas de la vida pública le reconoce usted liderazgo? Y mirando hacia atrás, pensando en líderes colombianos ¿cuál le atrae?

Me atraen mucho los liderazgos de abajo hacia arriba, como los movimientos sociales, que ejercen liderazgo desde la calle. Por ejemplo, Manuel Quintín Lame y Francisco de Roux. Quien hizo el trabajo valiente cuando era muy difícil trabajar en la zona rural. Él se mantuvo con los más débiles, y ahora ejerce un liderazgo que puede marcar muchas diferencias.

Ronald Heifetz sostiene que liderar es vivir peligrosamente. Porque el liderazgo tiene un lado no glamuroso, del que poco se habla: genera que otros se opongan a la iniciativa de liderazgo llegando incluso a buscar detener al líder. Esto ocurre porque el liderazgo transformador genera cambios y “pérdidas” para la gente al desequilibrando el statu quo.

Totalmente de acuerdo. Tratar de impulsar causas nuevas implica ser incomodo para algunas personas que sienten interpelados. Tratar de impulsar cambios sociales implicas que quienes se benefician de esta situación se sientan incomodas.

"Tratar de impulsar causas nuevas implica ser incomodo para algunas personas que sienten interpelados. Tratar de impulsar cambios sociales implicas que quienes se benefician de esta situación se sientan incomodas."

¿Cree que dado el contexto apropiado, cualquiera puede ser líder?

Sí. La idea del líder clásico esta sobrevaluada. El liderazgo que me interesa es aquel que facilita procesos colectivos, mas enfocado a la facilitación y no a la guía.

Hablemos de la cultura de liderazgo en el país. ¿Usted cómo describiría la cultura de liderazgo del país?

Colombia tiene muchos lideres negativos. Hay anti modelos políticos y sociales. Los liderazgos positivos suelen ser opacados.

Dentro de 20 años unos historiadores deciden estudiar este momento de la vida del país, a través de cinco líderes emblemáticos. ¿Qué cinco líderes escogería usted para estudiar?

Juan Manuel Santos, si logra la firma de la paz, pasaría a la historia. También, Francisco de Roux. Los liderazgos de base que están surgiendo, como los enfocados a la protección del medio ambiente. Hay también algunos liderazgos de mujeres que le abren puertas a otras mujeres. Personas como Zulia Mena, Claudia López, Angélica Lozano y María Jimena Duzán van a ser reconocidas por abrir caminos a otras mujeres en un escenario que es muy masculino.

"La idea del líder clásico esta sobrevaluada. El liderazgo que me interesa es aquel que facilita procesos colectivos, mas enfocado a la facilitación y no a la guía."

 

Vea el