Rocio Pineda-García en la Red de las Mujeres

Consultora

- 17 de Abril

128 Seguidores

Añada mujeres y mezcle

Desde la primera candidatura del luego elegido y reelegido Presidente  Santos, se pudo percibir su poco interés por “la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”, Objetivo 3º de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Articulo

Liliana Silva Miguez en la Red de las Mujeres

Abogada

- 13 de Abril

129 Seguidores

La justicia que queremos

Creo orgullosamente que las mujeres como sujeto político hemos sido capaces de pelear nuestros derechos desde una lógica distinta del patriarcado, la de la ética, la de iguales, la de la transparencia y la de un interés legítimo por una sociedad democrática, libre y en paz. Por eso mismo creo que ahora, justo en el momento en que muchas cosas pueden cambiar en el país al construir la paz, las mujeres podríamos preguntarnos: ¿Cuál es la justicia que queremos para todas?

Articulo

Alejandra Coll Agudelo en la Red de las Mujeres

Abogada

- 08 de Abril

140 Seguidores

¿Vuelve y juega?

El temor para las mujeres victimas del paramilitarismo: en los próximos días quedarán en libertad varios de los postulados de Justicia y Paz. ¿Cómo le garantizamos a las mujeres que no les va a pasar de nuevo lo mismo?

Articulo

Rocio Pineda-García en la Red de las Mujeres

Consultora

- 08 de Abril

128 Seguidores

Alcanzar la silla…

Atavismo es creer que ya logramos la igualdad de derechos y oportunidades en un país donde el 40.8% de los hombres y el 41.7% de las mujeres consideran que “el papel más importante de las mujeres es cuidar la casa y cocinar para la familia”.

Articulo

Alejandra Coll Agudelo en la Red de las Mujeres

Abogada

- 20 de Marzo

140 Seguidores

¿Dónde están las llaves de la paz?

Este es quizá uno de los momentos históricos en donde el país ha dado sus pasos más certeros más hacia la paz. La pregunta que surge ahora es: ¿Cómo van las mujeres en esos acuerdos? ¿Han quedado sus temas de interés incluidos ahí?. La respuesta desde mi punto de vista es: Parcialmente.
A las mujeres nos han escuchado en la mesa de la Habana; se ha analizado el tema de la violencia sexual en el marco del conflicto  y ambas partes han hablado de la importancia   de incluir el enfoque de género en los acuerdos. Estos son gestos de mucho valor, sin embargo, no hay mujeres en las posiciones de toma de decisión en la mesa de negociaciones. Las personas que tiene voz y voto en la construcción de los acuerdos son todos hombres, pese a que las mujeres cumplen un papel importante, pero detrás del telón.
Si analizamos quienes están organizando todo para que las conversaciones se lleven a cabo; quienes son las coequiperas de los negociadores y quienes recogen a información necesaria para los diálogos, casi todas, en ambos lados de la mesa, son mujeres.  Ya este portal se pronunció al respecto, visibilizando los nombres de estas mujeres en un maravilloso artículo de Juanita León.
Es clave que los derechos de las mujeres sean más que un simple apellido o agregado de los acuerdos.  Revisando el acuerdo más completo que hay hasta ahora, el relacionado con reforma Rural integral, lamentablemente se ve que el enfoque de género, e incluso el étnico, están incorporados de forma tal que pareciese que alguien le hubiera agregado la frase “Con enfoque étnico o de género” al final de cada párrafo.
Estoy firmemente convencida de la imperiosa necesidad de que esta guerra se termine y valoro profundamente lo que el gobierno actual está haciendo para avanzar hacia la paz. Al mismo tiempo estoy segura de la necesidad de aprovechar esta oportunidad histórica, para que los acuerdos que van a hacerse incluyan de forma integral a las mujeres, de forma tal que se responda a sus necesidades reales y se reconozca la forma en que este conflicto afectó sus vidas y sus cuerpos.
Estos acuerdos no solo van a definir el fin del conflicto armado; también van a generar acuerdos estructurales encaminados a modificar las causas generadoras  de la guerra. Esto implica modificaciones a modelos de desarrollo y distribución de la tierra; y también a  cambios en políticas de Estado. Sería muy grave que no se intentara también cambiar algunas  de las estructuras que han sustentado la discriminación y violencia contra las mujeres. Es necesario discutir estos temas  de forma especifica y generando consciencia de la manera en que esa violencia cotidiana contra las mujeres es alimentada también por la esquirlas del conflicto. (Solo basta mirar cuantos militares y policías agreden a sus parejas en sus tiempos de receso de la vida castrense).
Alguna vez el presidente Santos hablaba de las llaves de la paz, y creo que en este momento esas llaves, lamentablemente,  las tienen los hombres. Es importante que esa llave tenga un manejo compartido, y nos dejen a nosotras también estar en la toma de decisiones, no solo en la parte logística de los acuerdos. Las llaves de la paz no la tienen ni  el Gobierno, ni las FARC….. las tienen 46 millones de personas que tienen el derecho constitucional a vivir sin conflicto armado. Más de la mitad de esas personas son mujeres, que no se nos olvide. 

Debate