Una pregunta incómoda

La Corte Constitucional actual cuenta con algunos magistrados/as que abiertamente han expresado reservas en relación al derecho de las mujeres a interrumpir el embarazo. ¿Cómo afecta esto la garantía de los más humanos de todos los derechos?

Alejandra Coll Agudelo
Alejandra Coll Agudelo
Abogada
231 Seguidores7 Siguiendo

1 Debates

42 Columnas

Columna

246

0

08 de Septiembre de 2017

El Senado acaba de elegir a José Fernando Reyes como nuevo magistrado de la Corte Constitucional, con lo que se completa la conformación de la Corte más importante del país por lo menos por los siguientes cinco años.

En la  audiencia en que los candidatos y la candidata a reemplazar a Jorge Iván Palacio respondian preguntas de los Senadores, y exponian sus motivaciones para ser elegidos, se les indagó por su postura en relación al momento preciso en que empieza la vida. Esto se hace tradicionalmente para tantear su postura sobre la interrupción voluntaria del embarazo. 

Debo decir que de entrada, la pregunta formulada por el Senado viene con un serio problema, dado que quienes integran la Corte Constitucional no deben hacer pronuncimientos públicos sobre sus posturas personales en relación a temas que  eventualmente puedan conocer en su calidad de jueces constitucionales. En teoría, el Senado debe hacer preguntas generales, que evidencien la independencia de los pistados/as, su experiencia y conocimientos, y no sus opiniones personales. 

Dejando a un lado la pregunta, me angustió escuchar las respuestas de los dos candidatos hombres, ampliamente conocidos por posturas conservadoras. se abstuvieron de dar una respuestas concretas. Uno de ellos, José Fernando Reyes, fue elegido por el Senado y ocupará una de las nueve sillas de la Corte Constitucional. Me pregunto: Si a este magistrado le llega a su despacho un caso relativo al DERECHO (así, en mayúsculas) de las mujeres a interrumpir el embarazo: ¿Cómo decidirá? ¿De entrada ya sabemos que usará la interpretación más restrictiva posible? o ¿Hará lo correcto y se declarará impedido en todas las discusiones que tengan que ver con el aborto?. Las mujeres quedamos con la incertidumbre de saber si la actual Corte seguirá protegiendo nuestro derecho a interrumpir el embarazo en tres causales, con la seriedad con la que lo ha hecho hasta ahora.

Esta incertidumbre no debería existir. Independientemente de sus posturas personales, quienes ejercen la magistratura en la Corte Constitucional deben llegar dispuestos/as  a aplicar la ley y los estándares más altos de protección a la ciudadanía, sin distinción alguna. Si bien hay quienes hablan del "mito de la independencia judicial", alegando que no existen jueces imparciales, y no se les puede exigir tal cosa, si es dable exigirles que fallen en derecho, no conforme a sus estereotipos y creencias personales. 

Si bien la actual Corte no puede echar para atrás la jurisprudencia que tenemos hasta hoy en relación a derechos sexuales y reproductivos, es posible que el amplio vacío legislativo que existe en relación al aborto en Colombia implique que los magistrados/as deban tomar decisiones específicas sobre temas concretos que no han sido regulados por la ley, y afecten directamente los derechos de las mujeres y las niñas que necesitan acceder a una interrupción del embarazo. Por eso se necesita una Corte dispuesta a suplir esos vacios en defensa de los derechos fundamentales. 

Sin pretender criticar al Magistrado Reyes antes de su posesión,  o incluso de leer su primera sentencia, quisiera invitarle desde ya acercarse al precedente judicial sobre la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho fundamental, y a escuchar las historias de miles de mujeres y niñas que han visto afectada su salud física y mental, o incluso muerto, por los obstáculos que enfrentan al intentar acceder a este procedimiento básico en salud. Sobre todo, le invito a declararse impedido en casos de interrupción del embarazo que lleguen a su despacho, si siente que su postura personal puede afectar sus decisiones. 

Es hora de tener un debate sobre interrupción legal y voluntaria del embarazo desde argumentos cientificos, legales, serios, e informados. Ojalá la Corte Constitucional siga siendo el escenario para ese debate. 

 

 

Adenda:, el Magistrado dejó claro que no tiene objeciones frente al tema de la interrupción voluntaria del embarazo. Se manifestó a favor de un sistema de plazos. Esperemos que sus ponencias vayan en línea con estas afirmaciones.