Un ojo sobre la justicia

La justicia es un servicio público, y tenemos el derecho a supervisar su adecuada prestación. Este no es un tema solo de jusces y abogados: Nos afectaa todos y todas!

Alejandra Coll Agudelo
Alejandra Coll Agudelo
Abogada
176 Seguidores7 Siguiendo

1 Debates

35 Columnas

Columna

118

0

07 de Marzo de 2017

Hace apenas una semana Jineth Bedoya, periodista colombiana víctima de violencia sexual por parte del paramilitarismo, tuvo que enfrentar cara a cara a su victimario. Pese a haber dado su testimonio previamente en 11 ocasiones, al juez y el fiscal que tienen su caso a cargo les pareció que era necesario que contara su historia de nuevo. En Colombia existe la Ley 1719 de 2014 que ordena a la rama judicial tomar las medidas necesarias para evitar que las mujeres denunciantes de violencia sexual sean interrogadas una y otra vez sobre los hechos, o deban encontrarse con su victimario. ¿Por qué no se le ofreció a Jineth alguna forma de participar de la audiencia sin ver a su victimario? ¿Por qué es necesario nuevamente el testimonio de la víctima después de tantos años y 11 declaraciones previas? Esto requiere un ejercicio de veeduría ciudadana.

En otro caso muy sonado en medios, el de Yuliana Samboní de 7 años, asesinada y víctima de violencia sexual el 4 de Diciembre de 2016, también  se hace necesaria una veeduría ciudadana constante y responsable. Los operadores judiciales tienen que hacer una investigación integral del caso, revisar sus orígenes y tomar las medidas para la prevención de casos similares ¿Se está haciendo esto en el caso?

El periodista Emilio Mendoza expuso en su blog de opinión en el diario El Tiempo sus preocupaciones sobre la forma en que la investigación de este caso no ha abordado aún la posibilidad de que el agresor de Yuliana haya cometido hechos similares anteriormente, o la posible existencia de una red de personas que entregan niñas de barrios vulnerables a personas adineradas. (El texto original de Mendoza puede ser consultado en: ). Su artículo fue sacado del sitio web de El Tiempo, () y es probable que nadie vuelva a hablar de las otras niñas que pudieron ser víctimas deviolencia sexual en barrios como Bosque Calderón.

Dado que la justicia es un servicio público que pagamos con nuestros impuestos, los y las ciudadanas tenemos derecho a hacerle seguimiento a los operadores judiciales (fiscales y jueces) y a pedirles cuentas por las decisiones que toman, de modo que con ellas eviten –entre otras- la revictimización de quienes acuden a la justicia o la repetición de hechos violentos, como ha pasado en los casos anteriormente mencionados. .

Justamente, para monitorear y hacer veeduría a las actuaciones de la rama judicial en todo el mundo, Women´s Link Worldwide, () una organización internacional de derechos humanos de las mujeres y las niñas, acaba de lanzar una nueva edición de los premios “Género y Justicia al descubierto”, () una iniciativa en la que cualquier persona, desde cualquier parte del mundo y a través de internet, puede nominar, comentar, compartir y votar por las decisiones judiciales que más hacen avanzar o retroceder los derechos de las mujeres y las niñas. A las peores decisiones les damos “garrote” y a las mejores les damos “mallete”.  Uno de los casos nominados este año a “mallete” es la prohibición del matrimonio infantil en Tanzania (África), que representa un claro avance para los derechos de las niñas. A garrote está nominada una decisión de la Corte de Apelaciones de Georgia (Estados Unidos) que afirma que es legal que un desconocido grabe por debajo de la falda a una mujer en un lugar público.

La invitación de hoy es a que hagamos veeduría constante y, reitero, responsable de las decisiones judiciales. Pidamos que se apliquen a cabalidad las leyes que benefician a las mujeres y,  sobre todo,  que se les permita acceder a una justicia seria y eficaz. Una de las formas que existen para hacer esta veeduría es justamente nominando, comentando y votando –más adelante- por las decisiones judiciales de los Premios Género y Justicia ¡Todas y todos podemos mostrarle a los operadores judiciales que la sociedad está pendiente de sus actuaciones!!