Rosa Elvira Cely, más allá de la indignación

Esta semana hubo una gran indignación frente al caso de Rosa Elvira Cely. Para entender los aspectos culturales, legales y políticos que crean un entorno donde un concepto jurídico discriminatorio como el de la Alcaldía es posible, invitamos a La Silla Llena los domingos a tres integrantes de la Red de Mujeres.

Eduardo Briceño Florez
Eduardo Briceño Florez
Coordinador de La Silla Llena
765 Seguidores915 Siguiendo

18 Debates

86 Columnas

Columna

851

0

22 de Mayo de 2016

Esta semana El Espectador publicó un artículo en donde mostró el concepto de la Secretaría de Gobierno de Bogotá en el caso de Rosa Elvira Cely. Un concepto que concluía que si ella “no hubiera salido con dos compañeros de estudio después de terminar sus clases en las horas de la noche, hoy no estuviéramos lamentando su muerte”.

Este hecho generó mucha indignación en redes sociales y medios de comunicación, a tal punto que la Secretaria salió a pedir perdón, la funcionaria responsable renunció, y envió una carta al juez que lleva el caso pidiendo que no tuviera en cuenta los argumentos.

Para entender los aspectos culturales, legales y políticos que crean un entorno donde un concepto jurídico discriminatorio como el de la Alcaldía es posible, invitamos a La Silla Llena los domingos a tres integrantes de la Red de Mujeres.

Ellas fueron Olga Amparo Sánchez, investigadora que hace parte del equipo de trabajo de La Casa de la Mujer; Daniela Amara Rueda, Directora Ejecutiva de Sinestesia ONG, una organización enfocada en la protección de Derechos Humanos; y Daniela Vargas, consultora en temas de género de Naciones Unidas e investigadora sobre participación política de la mujer.