Respaldo al aborto, se gana en el reconocimiento de los derechos de las mujeres

En la sociedad colombiana ha ganado espacio y favorabilidad el aborto. A 11 años de su despenalización parcial, se realizó la Primera encuesta de percepción sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo, iniciativa de La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres y la firma encuestadora Cifras y Conceptos, mostrando el reconocimiento de este derecho de las mujeres.

Juliana Martínez Londoño
Juliana Martínez Londoño
Activista feminista
199 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

152

0

08 de Octubre de 2017

Buena noticia. En la sociedad colombiana ha ganado espacio y favorabilidad el aborto.

No ha sido en vano el trabajo de quienes desde distintas orillas procuramos que se entienda que circunscribir su práctica a la ilegalidad, en condiciones de inseguridad, y limitar las opciones reproductivas de las mujeres acarrea problemas de salud pública (en la mortalidad materna prevenible, por ejemplo), violaciones a nuestros derechos humanos, discriminaciones a aquellas más vulnerables y que tienen mayores dificultades para acceder a los servicios de salud y, en mayúsculas: NOS DESCONOCE COMO SUJETOS DE DERECHO CON CAPACIDAD PARA TOMAR DECISIONES SOBRE NUESTROS CUERPOS Y NUESTRAS VIDAS.

Por estas y otras razones, en el 2006 la Corte Constitucional colombiana definió tres excepciones en las que abortar es un derecho: cuando el embarazo es producto de violación, cuando seguir adelante con el mismo implica riesgos para la vida o la salud de la mujer, y cuando el feto presenta malformaciones incompatibles con la vida extrauterina (Sentencia C-355/2006).  

A 11 años de este cambio, se realizó la Primera encuesta de percepción sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo, iniciativa del colectivo de mujeres La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres* y la firma encuestadora Cifras y Conceptos, con una representatividad de 10.7 millones de personas, y presentada el pasado 28 de septiembre, día por la despenalización del aborto en América Latina y El Caribe. La encuesta, que tiene resultados muy interesantes en materia de derechos sexuales y reproductivos, puede consultarse .

De los mismos, quiero subrayar dos grupos. El primer grupo tiene que ver con la pérdida de la maternidad como el lugar central de la identidad de las mujeres y las determinaciones relacionadas con aquella, el momento y la cantidad de los hijos e hijas como decisiones que las mujeres podemos tomar sin influencias externas.

Según el 66% de las personas encuestadas está bien que una mujer decida no tener hijos y, en el mismo sentido, el 81% de los encuestados piensa que es ella quien decide si tener hijos o no, el 74% opina que es una decisión de las mujeres cuándo tener hijos y el 63% que ellas deciden cuántos hijos tener.

A propósito de un segundo grupo de resultados quiero presentar el reconocimiento del aborto como una decisión libre de las mujeres. El 65% de las personas encuestadas piensa que la Interrupción Voluntaria del Embarazo debe ser legal en algunas circunstancias y el 47% de los encuestados considera que debe ser una decisión libre de la mujer, esto es, más allá de las causales despenalizadas.

En cuanto a la penalización, se evidencia un mayoritario rechazo: la ciudadanía no acoge la idea de que ejercer un derecho se traduzca en ir a la cárcel. El 61% de las personas encuestadas considera que las mujeres que interrumpen su embarazo no deben ser encarceladas, medida en la que se traduce la penalización.

Las percepciones o, en otras palabras, las creencias, ideas, valoraciones y opiniones de las personas reflejan su subjetividad. En este caso, por los resultados mayoritarios, expresan el sentir y la mentalidad de una cantidad considerable de colombianos y colombianas sobre el aborto. No puede desconocerse que son un producto cultural y que dan cuenta, entre muchas otras cosas, de los efectos de haber transformado el estatus del aborto, de haberlo hecho legal.

Estamos así ante un avance en el reconocimiento de la autonomía de las mujeres. En el orden de lo cultural y lo simbólico y con miras a seguir proponiendo transformaciones en el orden de género, es relevante que exista un ambiente favorable para el ejercicio de este derecho, lo que se puede traducir en un respaldo a las mujeres que lo ejercen, menor juzgamiento y estigmatización. Así como en un llamado al Estado: es el momento de superar las dificultades en la implementación de la Sentencia.

Otra buena noticia. En el evento de presentación de los resultados de la encuesta realizaron comentarios Angélica Lozano Correa, representante a la Cámara por Bogotá, y Sonia Téllez Beltrán, Procuradora Delegada para la defensa de los derechos de la infancia, la adolescencia y la familia.

Que la institucionalidad haga lo que le corresponde no debe ser per se algo a destacar, sin embargo, que después de una administración que fue en sí misma una barrera para la garantía de los derechos de las mujeres y que desconoció la jurisprudencia sobre el derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, reconfortan y generan confianza los pronunciamientos de la Procuraduría.

Téllez Beltrán se refirió a la IVE como el derecho que es y del cual somos titulares las mujeres y planteó, además, la necesidad de una política pública integral en materia de sexualidad y reproducción, asuntos antes vedados desde esta institución guarda de la Constitución.

Imagen de Cifras y Conceptos

*La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres es un colectivo de organizaciones y personas que desde 1998 trabaja por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en Colombia, en particular por la despenalización total del aborto. Más información