¿Por qué es necesaria la paz en Colombia?

La paz es una prioridad, después de tantos años de dolor y violaciones a los derechos humanos; porque es necesario eliminar totalitarismos, dogmatismos y fundamentalismos, para avanzar sin vacilaciones en la construcción de una sociedad justa, pluralista, inclusiva y respetuosa de la naturaleza. 

Olga Amparo Sánchez
Olga Amparo Sánchez
Feminista activista e investigadora colombiana
237 Seguidores60 Siguiendo

0 Debates

32 Artículos

Artículo

4699

1

04 de Mayo de 2016

En los tres años largos que llevan en conversaciones el gobierno y las FARC-EP, se ha demostrado que es mejor el diálogo que la violencia, la palabra que las armas. Y aún que no se reconozca y no se tenga conciencia de ello, ha sido un aprendizaje para aceptar las diferencias y la otredad, para el respeto y otorgamiento de autoridad al contradictor. Y un ejemplo para el país y el mundo de que cuando existe la voluntad política y la paz se coloca como el bien supremo; los obstáculos se pueden superar, explorando alternativas para que no existan vencedores y vencidos, porque toda una nación ganará la paz.

El proceso nos ha permitido vislumbrar que las mujeres y el feminismo podemos constituirnos en garantía de paz, de la misma forma que estamos comprometidas con la eliminación de las violencias públicas y privadas, en nuestra contra. Por supuesto, las mujeres podemos libremente demandar las armas y la continuidad de la guerra, pero también podemos colectivamente exigir una sociedad desmilitarizada. Esta es nuestra opción ética y política. Porque allí donde la violencia, como mecanismo para tramitar los conflictos y ejercer poder es aún un valor, las mujeres tenemos muy poco que ganar y somos sus víctimas. Por eso las mujeres necesitamos sociedades democráticas, incluyentes y en paz.

La paz la necesitamos para afianzar la democracia, para garantizar la participación y representación activa de las mujeres y el goce efectivo de nuestros derechos. La paz es una prioridad, después de tantos años de dolor y violaciones a los derechos humanos; porque es necesario eliminar totalitarismos, dogmatismos y fundamentalismos, para avanzar sin vacilaciones en la construcción de una sociedad justa, pluralista, inclusiva y respetuosa de la naturaleza.

La terminación del conflicto armado nos coloca ineludiblemente en el camino de agenciar transformaciones desde la institucionalidad y las múltiples subjetividades e identidades, y con la participación efectiva en los territorios. Lo acordado en la Mesa, no puede ser concebido como una suma de reformas para continuar conservando el statu quo, ni para integrar a ese statu a quienes disienten del sistema socio-político colombiano o a quienes se han alzado en armas para combatirlo.

El post-acuerdo, es la oportunidad para integrar, reconociendo la otredad, las diversas subjetividades y los territorios, que han sido excluidas/os, oprimidas/os y subordinadas/os.  Ello exigirá persistencia, imaginación, creatividad y estar dispuestas/os a otorgar, entregar y salir de las zonas de confort en las que hemos vivido al acostumbrarnos a como se vive en medio del dolor, la desolación, el abandono y las violencias.

La construcción de la paz en Colombia requiere la voluntad del gobierno, de la guerrilla que haga dejación de las armas para hacer política y de todas/os las/os que estamos seriamente comprometidas/os con el logro de la paz y de la terminación del conflicto armado.

Respuestas al Debate (1)

Olga Amparo Sánchez

- 04 de Mayo

237 Seguidores

La paz la necesitamos para afianzar la democracia, para garantizar la participación y representación activa de las mujeres y el goce efectivo de nue...+ ver más

La paz la necesitamos para afianzar la democracia, para garantizar la participación y representación activa de las mujeres y el goce efectivo de nuestros derechos.