Marta Lucía no nos representa

Si Marta Lucía Ramírez quiere ser una vicepresidenta decente, debe respetar lo avanzado  y escuchar lo que las mujeres piden para eliminar la profunda desigualdad y violencia que vivimos.

Alejandra Coll Agudelo
Alejandra Coll Agudelo
Abogada - Feminista y activista de la Ruta pacifica de las mujeres
287 Seguidores7 Siguiendo

1 Debates

49 Columnas

Columna

6

20 de Junio de 2018

Después de la jornada electoral, tenemos a la primera vicepresidenta de la historia del país, pero lamentablemente no podemos decir que ella represente los intereses o defienda nuestros derechos de más de 25 millones de mujeres colombianas.

Tenemos a una vicepresidenta profundamente desactualizada y con una mirada tradicional y familista del mundo. Hoy, las mujeres hablamos de aborto con mayor libertad que antes, y exigimos acceso a derechos sexuales y reproductivos pese a que las barreras no han desaparecido en nuestro continente. Marta Lucía Ramírez no está a tono con esta lucha ni la comparte, como ha dicho en reiteradas ocasiones. Sumado a esto, llega a la vicepresidencia acompañada de lo más retrógrado de nuestra política.

Las mujeres trans no encontrarán en la nueva Vicepresidenta una adalid de sus derechos. Las posturas de Marta Lucía en lo tocante a diversidad sexual son, por decir lo menos, restrictivas.

Marta Lucía tampoco representa el anhelo de paz de las mujeres, que vienen haciendo una importante incidencia por la paz. La Ministra de Defensa que ordenó la operación Orión no será muy sensible como vicepresidenta frente al clamor de paz de las mujeres que han vivido el conflicto en su carne y su piel.

Ese es el panorama que se encuentra la Vicepresidenta: Un movimiento de mujeres empoderado, sin miedo a exigir respeto por sus derechos. En ese escenario ella tiene dos opciones: Nos escucha, y se esfuerza por construir,, o se convierte en una opositora a ellos.

Lamentablemente eso de los justos medios aquí no aplica: Uno no puede defender derechos fundamentales a medias.  Ese si, pero no, que usó Marta Lucía cuando hablaba sobre derechos de las mujeres en los debates, no nos sirve a las colombianas que vivimos aún situaciones de profunda violencia y desigualdad.

No será fácil para la nueva vice lograr que haya regresividad en nuestros derechos o quitarnos lo logrado.Sería una enorme torpeza política y estratégica empezar un gobierno destinando esfuerzos y tiempo a esto, teniendo un universo entero de avances por lograr.

Si Marta Lucía Ramírez quiere ser una vicepresidenta decente, debe respetar lo avanzado  y escuchar lo que las mujeres piden para eliminar la profunda desigualdad y violencia que vivimos. Solo basta con mirar hacia Argentina, con más de 200.000 mujeres acampando en la calle pidiendo acceso a derechos,  para entender lo que pasa cuando las mujeres se unen y no son escuchadas.

No hay forma de darle dos vueltas a mujeres que saben lo que quieren y necesitan. Es importante que empiece por reconocer que hay un importante sector de mujeres que no se sienten representadas por su propuesta de gobierno, y empiece a tender puentes con ellas.

Comentarios (6)

José Saramago ..

20 de Junio

1 Seguidores

https://bit.ly/2yrvxoZ
“Margaret Thatcher: su injusta impopularidad y ...+ ver más

https://bit.ly/2yrvxoZ
“Margaret Thatcher: su injusta impopularidad y por qué la olvidan las feministas”
Margaret Thatcher, la mujer que las “feministas” insisten en esconder debajo del tapete, sólo quería una sociedad libre.
Por Priscila Guinovart. Mar 12, 2018.

El pasado 8 de marzo muchas mujeres festejaron su día —ese día que se dan al año— celebrándose a sí mismas, reclamando libertades ya obtenidas a lo largo de todo el mundo occidental (nadie marcha por las oprimidas en Teherán) y reivindicando luchas indefinidas.
Algunas hasta aprovecharon la ocasión para incurrir en el vandalismo más despreciable, porque —lo crea el lector o no— en algunas mentes arrojar pintura a iglesias, de alguna forma, libera.
En este tipo de marchas (que siempre observo de lejos) son comunes las citas a mujeres extraordinarias, al menos en algún concepto de “extraordinario”. Simone de Beauvoir, Rosa Luxemburgo y Frida Khalo son las figuras más comunes. Ahí, en ese tumulto que coquetea en tantas ocasiones con el fanatismo (las más, formaliza su relación) pude ver cómo ninguna de estas mujeres me representaba.
Bromeé al respecto: “si tengo que elegir a una francesa que se llame Simone, me quedo con la Veil”, dije. Pero claro, no era de izquierda.
Así, en lo que no pretendía ser más que un chiste o una reflexión ligera, me detuve a intentar explicarme por qué la historia ha sido tan injusta con una de las mujeres más brillantes y fuertes que ha trascendido (porque las hay en abundancia, pero en el más absoluto anonimato): Margaret Thatcher.
Recuerdo aquel 8 abril de 2013. Una conocida, ultra-feminista ella (de esas que usan el término “sororidad”) gritaba exaltada “the bitch is dead”, entre otros improperios.
¿Por qué la Historia se ha ensañado con una mujer que, sistemáticamente, se las ingenió para arreglar todo lo que estaba mal en una Gran Bretaña que se caía a pedazos? Me pregunté si los motivos tendrían sus raíces en la discriminación ideológica o en una omisión histórica – si fuera una de estas “feministas” modernas, habría manejado “porque es mujer” como opción; pero sé que no es así.
El primer enfoque que elegí fue el geográfico: como latinoamericana (y pacifista radical), la truculencia imperdonable que significó la Guerra de las Malvinas (1982) también me duele. Quizás, razoné, el desprecio a Thatcher se deba a su participación en el conflicto.
No obstante, concluí que a tal postulado le faltaría solidez, ya que sería prácticamente negar las provocaciones de un dictador que usó a chiquilines, hijos de una Argentina gloriosa, como cortina de humo mientras cometía crímenes de lesa humanidad. No: no podía ser por Malvinas.
En tanto liberal, creo firmemente en las libertades de los individuos y defiendo, en consecuencia, la libertad de asociación. Creo en la existencia de los sindicatos, esos con los que Margaret Thatcher tuvo una relación pésima. ¿Sería acaso por esto que las “feministas” se olvidan permanentemente de citar en sus pancartas a la exprimer ministro británica?.
Cuando Thatcher asumió en su cargo, los sindicatos tenían un poder tal que no había quién enterrara a los muertos en los cementerios. La basura pululaba por todas las ciudades del Reino Unido, con los peligros para salud que esto implica.
Thatcher le puso fin a este desgobierno. Acabó con el monopolio estatal, redujo los costos del Estado y alentó una “nación de propietarios”, acabando así con el clientelismo del cual eran sujeto las viviendas sociales. Thatcher hizo lo que había que hacer en una coyuntura extrema de despilfarro y acracia.
Sin las medidas económicas que muy justo a tiempo tomase Margaret Thatcher, hoy Gran Bretaña necesitaría más de la Unión Europea que Rumania.
No me rindo y busco más teorías que expliquen esta torpeza histórica. ¿Es posible que sí se trate de discriminación ideológica? Volví entonces a aquel 8 de abril, a los gritos de mi conocida: “the bitch is dead, una conservadora menos” y vocablos que no pertenecen al reino de los buenos modales.
¿Es así que Thatcher es vista, como una conservadora? La difunta primera ministra pertenecía al Partido Conservador pero ¿era conservadora? Desde el inicio de su carrera política, Margaret Thatcher apoyó la despenalización de la homosexualidad, aunque en la intimidad no veía con buenos ojos las prácticas homosexuales.
¿Acaso hay algo más liberal que proteger la libertad de los injustamente perseguidos a pesar de nuestra propia opinión? Thatcher votó en contra de ella misma y a favor de quienes no gozaban de sus mismos privilegios. Thatcher, esa mujer maravillosa, sabía que la libertad es más importante que nuestro juicio personal.
Votó asimisma por la despenalización del aborto y la prohibición de la caza de liebres.
Química especializada en cristalografía, abogada y política. Madre, esposa, incansable luchadora contra el comunismo y los totalitarismos. Una mujer espléndida que comprendió la libertad en todas sus expresiones, sin caer en esa fragmentación infame propia de los populismos.
Ella, la olvidada por personas que no entendieron, o quizás ni se molestaron en leer Historia. Margaret Thatcher, la mujer que las “feministas” insisten en esconder debajo del tapete, sólo quería una sociedad libre.
En lo personal, no me sentiré más libre por pasearme con los senos al desnudo por la avenida principal. No me hará más libre tampoco no depilarme o abandonar los tacones. No es dejar de cocinar para mi compañero lo que me liberará.
Yo me sentiré más libre cuando le pueda decir a una “feminista” las razones por las cuales no pertenezco a su colectivo (colectivismo) sin temer ser condenada al ostracismo – o que alguien que jamás me vio en su vida celebre mi muerte.

José Saramago ..

20 de Junio

1 Seguidores

Me preocupa del “feminismo” que en ocasiones, en lugar de suponer una “l...+ ver más

Me preocupa del “feminismo” que en ocasiones, en lugar de suponer una “liberación” de las mujeres de la obligación de tener que ajustarse a ciertos “modelos”, se ha convertido en la sustitución de unos modelos por otros, o sea “liberación” por IMPOSICIÓN a que la mujer “TIENE que ser así o así”. A veces el feminismo cae en la pretensión de “obligar” a la mujer a liberarse de los modelos patriarcales, pero solo con la condición de ajustarse a los modelos “feministas”, de tal manera que, si una mujer elige una forma de ser mujer que no se ajuste al criterio feminista de lo que debería ser una mujer, esta incurriendo en una suerte de traición a su género.

Andres Felipe Garcia Rovira

20 de Junio

2 Seguidores

Cllaro que Martha Lucia no las representa a las Feministas que no tienen crite...+ ver más

Cllaro que Martha Lucia no las representa a las Feministas que no tienen criterio y siempre estan mendigando porque les den algo que sienten tienen derecho. Martha Lucia como la mayoria de las mujeres profesionales y serias de este pais ha logrado a pulso llegara a las maltas dignidades a diferencia de ustedes que todo lo quieren regalado ella lo trabajo. Angelica Maria si las representaba nadie se la imaginaba como presidenta y era un chiste pensar que debia reemplazar a petro, mas incapaz no podria ser y era un descredito para las mujeres es una burla tanto que ni siquiera el dia de la derrota petro se acordo de ella y casi no le agradece porque realmente era un accesorio diseñado para capturar personas sin criterio con el argumento es mujer.

El problema no es de Martha Lucia y tantas otras mujeres que se han ganado el espacio a pulso sino es de ustedes que cren que como todo es regalado, la mujer es una figura de escaparate, pobre la imagen que tienen ustedes de la mujer, asi nunca podran entender los cambios que necesita la sociedad.

Saint Sinner

20 de Junio

0 Seguidores

⛧ ¿Como asi que lo quieren regalado? ¿Angelica robledo un descredito para ...+ ver más

⛧ ¿Como asi que lo quieren regalado? ¿Angelica robledo un descredito para las mujeres, un chiste de vice? Que clase de linea discursiva de un profesor universitario, mejor prefiero a la linea de Jose Saramago, cual no me agrada, pero argumenta mejor que usted, que verguenza

Manuel Alejandro Mena Salazar

20 de Junio

0 Seguidores

"Martha Lucia como la mayoria de las mujeres profesionales y serias de este pa...+ ver más

"Martha Lucia como la mayoria de las mujeres profesionales y serias de este pais ha logrado a pulso llegara a las maltas dignidades a diferencia de ustedes que todo lo quieren regalado ella lo trabajo" JAJAJAJAJA. El feminismo solo quiere que a las mujeres se les deje de ver como "amas de casa" y se desarrollen relaciones igualitarias entre hombres y mujeres. Martha Lucia con su ataque al aborto, su defensa de la "familia tradicional" (mama en la casa, papa trabajando, no a los derechos de los lgtbi) es una mujer conservadora, que no representa avances en los derechos de las mujeres.

En serio, es muy facil estigmatizar a los que votamos por Petro como "Quererlo todo regalado", o estigmatizar a los que votaron por Duque como "Imbeciles uribistas". Pero mas alla de eso hay argumentos por los cuales Angela Maria Robledo hubiera sido muchisimo para defender los derechos de las mujeres, y eso incluye la vision retardataria de lo que Martha Lucia representa.

Y para su informacion, conozco muchas feministas, algunas madres solteras, que trabajan sin que nadie las mantenga, y sacan orgullo de su genero. El feminismo es solo igualdad entre hombres y mujeres en todos los aspectos de la vida cotidiana, atacarlo es como defender el racismo, o defender la homofobia, no hay diferencia alguna.

Andres Felipe Garcia Rovira

20 de Junio

2 Seguidores

Alejandra muchas gracias por contestarme, me parece bien que tengas una identi...+ ver más

Alejandra muchas gracias por contestarme, me parece bien que tengas una identifad masculina eso habla bien de tu feminismo. El hecho que tengas amigas feministas no invalida la conclusión es claro que el resentimiento que vives por pensar que no tienes oportunidades no se debe a que seas mujer. Porque si en lugar de autocompadecerte te respetaras a ti misma y aceptaras ese lado masculino de Manuel Alejandro en forma positiva para procurar trabajar y de esa forma ganarte las cosas entenderias el comentario. La OMS ya retiro tu afección de la lista de enfermedades mentales por lo que asumete como eres.