Del Acuerdo no nos sacan

Los Acuerdos de La Habana traen varios avances para incluir a las mujeres y la comunidad Lgbti. Esos avances requieren ser implementados sin demora antes de que un desviado espiritual como el ex procurador Ordóñez los sepulte.

Patricia Guerrero
Patricia Guerrero
Fundadora de la LMD
289 Seguidores63 Siguiendo

2 Debates

3 Columnas

Columna

347

1

12 de Octubre de 2016

La ultraderecha fundamentalista ha desatado en cabeza del ex procurador Ordoñez una avanzada terrorista contra las mujeres y la población Lgbti. Ha levantado un tribunal de inquisición con base en los Acuerdos de La Habana, para ojalá, quemar vivas a las mujeres que se han atrevido a retar la historia de discriminación y violencia contra más de la mitad de la población colombiana y más de la mitad de las víctimas del conflicto armado. ¡Esas mujeres y esos depravados no se merecen nada!

El ex procurador Ordoñez, es un “iluminado” enfermo de poder: las mujeres y la población Lgbti lo han retado desde que se sentó en la silla de la Procuraduría, y su odio (que no puede disimular) ha crecido de manera exponencial porque además fue deshabilitado, fue despedido, sus pretensiones de “Yo el Supremo” le fueron arrebatadas y sus galones degradados.

Ahora es abiertamente un líder religioso que suspira por las lapidaciones de mujeres y desviados fuera de control. Esa “ideología de género” que pretende hacer de todos los niños y niñas unos homosexuales, que además atenta contra los “valores familiares” encarnados en la santísima trinidad, esas mujeres desnaturalizadas, desobedientes, libertinas, insurrectas deben ser puestas en cintura; deben ser acorraladas, asustadas, arrinconadas, para que vuelvan arrodilladas al ostracismo en que las han querido mantener sujetos como él. Este tipo me recuerda mucho un político Italiano que casi no lo sacan del poder, lleno de caridad, aliado de las mafias, que le retaba el poder religioso al mismo Papa, y que iniciaba sus audiencias públicas con un interminable besamanos.

Las mujeres feministas son un peligro, unas trasgresoras iconoclasta empedernidas, han venido cambiando el mundo sin que nadie las pueda detener, ahora hasta genocidio hay por razón del género. ¡Quién lo dijera! Han penetrado hasta legislación penal internacional: aborto forzado, embarazo forzado, violencia sexual, esclavitud sexual, desplazamiento forzado, tortura, son apenas algunos de los crímenes que han logrado introducir, en la terrible lógica jurídica en que primero es el genocidio y después es el tratado.

Los Acuerdos de La Habana son un avance histórico en la superación de la discriminación y la violencia contra las mujeres, en su lucha contra su exclusión, incluso en la búsqueda de la paz, en el reconocimiento del trabajo de las mujeres en el agro, en la participación política, en su lucha contra la impunidad, en fin, es el reconocimiento de los derechos de las mujeres victimizadas por el conflicto armado. Los Acuerdos son un avance, avances que requieren ser implementados sin demora, y mal hace el Premio Nobel de la Paz en recibir en palacio un camorrero, un desviado espiritual como el ex procurador Ordoñez.

Para las elecciones de 2018 las mujeres y la población Lgbti vamos a estar mucho más organizadxs, y desde ahora aceptamos los retos que implican lograr una votación importante en esas elecciones.

#DelAcuerdoNoNoSacan

Respuestas al Debate (1)

Eduardo Briceño Florez

12 de Octubre

765 Seguidores

Patricia, qué bueno tenerte participando por acá. Un saludo!

Patricia, qué bueno tenerte participando por acá. Un saludo!