Bámbara: un viaje ancestral por la belleza

Sacha inchi, manteca de copoazú, glicerina de chontaduro, aceite de aguacate, aceite de cacay, borojó, chontaduro, aguaje, camu camu son algunos productos colombianos, insumos de la industria cosmética de la mano de la empresa Bámbara.

Yancy Castillo Jimenez
Yancy Castillo Jimenez
Consultora
29 Seguidores80 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Columna

245

0

08 de Agosto de 2017

Históricamente, los seres humanos hemos tomado de las plantas insumos para mantenernos sanos, recuperarnos de alguna enfermedad o simplemente para vernos y sentirnos bellos. La empresa colombiana Bámbara (que retoma, de manera significativa, el nombre del Imperio Bambara o Bamana, un importante estado precolonial del África Occidental, también conocido como Imperio Segú por tener su centro de gobierno en esta población, ubicada en la actual Malí), toma de la naturaleza productos como el sacha inchi, manteca de copoazú, glicerina de chontaduro, aceite de aguacate, aceite de cacay, todos presentes en las selvas colombianas para la producción de cosméticos para la belleza de las personas negras.

Como la hermosa novela de la escritora Maryse Condé, nacida en la isla caribeña de Guadalupe, “Ségou: Las murallas de la tierra”, que a través de la saga de la familia Traoré  narra las transformaciones del Imperio Bámbara durante el siglo XIX, la empresa Bámbara es una apuesta étnica reivindicativa que acompaña a las mujeres en su camino a reconocerse como  mujeres negras bellas al natural, a cuidarse con los productos que ofrecen las selvas colombianas y a combatir el concepto de belleza impuestos por los grandes capitalistas.

La postura social de Bámbara se evidencia en la generación de empleo a través de 10 redes a nivel nacional, con el propósito de replicar esta estructura de red en República Dominicana, Ecuador y Perú.  Bámbara, le apuesta a la elaboración de cosméticos, a partir de materias primas provenientes de las manos de campesinos afrodescendientes e indígenas que de manera artesanal siembran y cosechan semillas de alta calidad, al tiempo que evita los intermediarios y favorece la consolidación de la economías de las comunidades rurales.

Bámbara, actualmente se encuentra liderada por las jóvenes Malle Beleño Potes y Lina Lucumí Mosquera, ellas tienen claro los pilares de la empresa: la consolidación de un concepto propio de belleza, la producción de productos para el cuidado de los afrodescendientes, en particular el cabello y sin contaminar el medio ambiente, la reivindicación de la memoria de las abuelas en el uso de plantas ancestrales para  el cuidado de sus cuerpos y lo más importante el apoyo a las comunidades campesinas afrodescendientes e  indígenas.

Malle considera, que el trabajo que viene desarrollando: “podría consolidar a Colombia en el mercado internacional con la producción y exportación de productos cosméticos, medicamentos, entre otros, partiendo de las producciones hechas con y para nuestra gente; entendiendo que no queremos universalizar la belleza, sino exaltar las diversidades, vernos y sentirnos bellos regresándole a la naturaleza los insumos que nos otorga”.

Bámbara también produce jabones con productos como el Borojó, Chontaduro, Aguaje, Camu camu  plantas milenarias propias de nuestras selvas colombianas.