25 de julio: Conmemoración histórica feminista

El proceso organizativo feminista conmemora hoy, 25 de julio, el Día de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora.

Yancy Castillo Jimenez
Yancy Castillo Jimenez
Consultora
50 Seguidores80 Siguiendo

0 Debates

8 Columnas

Columna

137

0

25 de Julio de 2017

Una fecha para reflexionar y hacer seguimiento a las condiciones de vida de las mujeres y en especial de las mujeres negras en América latina y el Caribe.

 En el marco de esta conmemoración hay que destacar que las mujeres negras continúan organizadas,  identificando y transformando los espacios donde están las mujeres y donde habitan las comunidades afrodescendientes. Esto ha permitido, que junto a medidas tomadas por diversos gobiernos el trabajo de las mujeres negras sea reconocido y enaltecido como trabajo para la transformación y edificación de las sociedades latinoamericanas.

Si bien las mujeres negras han venido trabajando y aportan en la constitución de las nuestras sociedades, el reconocimiento de su rol, ha estado acompañado por comportamientos machistas, sexistas y de discriminación racial y de género, lo que evidencia lo mucho por hacer en el desarrollo de los procesos de igualdad y equidad al interior de las sociedades.

Hay que destacar que la conmemoración histórica feminista, hace énfasis en la mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora con el fin de destacar el trabajo de las mujeres frente a la reivindicación de sus derechos y de sus comunidades.

En el caso de Colombia, esta conmemoración sirve para visibilizar los  procesos desde la organización y las comunidades que han contribuido a mejorar las condiciones de vida de las mujeres negras. Sin embargo, el fantasma de la violencia doméstica, las limitaciones para acceder a educación de calidad y a la salud en los territorios, impide el acceso a empleos dignos que permitan mejorar las condiciones de vida de las mujeres y de las personas que tienen a cargo.

 Por otra parte, el impacto de la guerra en ellas ha hecho que se conviertan en madres y padres a la vez, y que decir de quienes han sido víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto, que como sabemos es un mal que ha aquejado a muchas mujeres pero que afecta de manera diferente a las mujeres negras históricamente violentadas.

El panorama no es del todo negativo, algunas mujeres que ha accedido a otros tipos de formación y acompañamiento social, han logrado destacarse en escenarios laborales, educativos, sociales, deportivos, entre otros; y aunque lo han logrado por sus capacidades, el aporte del proceso organizativo de las mujeres ha permitido que la sociedad les abra paso.

El trabajo desde los movimientos sociales continúa, el camino para generar procesos de inclusión e igualdad es arduo en un país históricamente machista y sexista, que en medio del conflicto de décadas afectó  gravemente a las mujeres indígenas, afrocolombianas y campesinas.