¿Y las sentencias?

De las 43 normas expedidas/sancionadas para la implementación normativa del Acuerdo Final, existen decisiones de la Corte Constitucional sobre 28 y no todas con sentencia.

Juan Ospina
Juan Ospina
Abogado
67 Seguidores10 Siguiendo

0 Debates

20 Columnas

Columna

304

0

03 de Diciembre de 2017

Históricamente se ha dicho que los jueces se pronuncian a través de sentencias, pero los magistrados de la Corte Constitucional se han acostumbrado a hacerlo, en el caso de las decisiones de constitucionalidad, a través de comunicados y ruedas de prensa.

La facultad de comunicar las decisiones adoptadas a la sociedad en un lenguaje que sea claro y comprensible de manera general es relevante para la democracia y el control ciudadano de las decisiones públicas, pues busca satisfacer, con prontitud, el interés de la opinión pública de obtener información[1].

Ahora, ningún comunicado o rueda de prensa le da efectos jurídicos a la decisión; para esto es absolutamente necesario conocer la sentencia pues allí se exponen los argumentos y consideraciones efectuadas por los magistrados para concluir sobre la exequibilidad o inexequibilidad de una disposición. En esa medida, ha dicho la Corte que “Los comunicados de prensa no son sentencias ni responden a las características propias de las providencias judiciales, motivo por el cual su propósito eminentemente informativo no les confiere fuerza vinculante de ninguna índole”[2].

Es de conocimiento público que normalmente la Corte se toma un tiempo entre el momento en que comunica la decisión adoptada y hasta que publica la sentencia, lo cual es comprensible por la necesidad de suscribir la sentencia, luego de aprobada en sala, e incluir los distintos salvamentos o aclaraciones de voto de los magistrados.

Ejemplo de ello, son las ocho decisiones que han sido anunciadas por la Corte Constitucional en diversos comunicados y ruedas de prensa sobre normas de implementación del Acuerdo final y sobre las que aún no se conoce el contenido:

Norma

Expediente*

Nro. de Sentencia

Comunicado de Prensa

Decreto 249

C-289 de 2017

Nro. 25 del 4 de mayo

Decreto 671

C-433 de 2017

Nro. 31 del 12 de julio

Decreto 889

C-492 de 2017

Nro. 41 del 3 de agosto

Decreto 883

C-516 de 2017

Nro. 42 del 10 de agosto

Decreto 900

C-518 de 2017

Nro. 42 del 10 de agosto

Decreto 895

C-555 de 2017

Nro. 46 del 30 de agosto

Acto Legislativo 02

C-630 de 2017

Nro. 51 del 11 de octubre

Acto Legislativo 01

C-674 de 2017

Nro. 55 del 14 de noviembre

* Se incluye el link al expediente para permitir la verificación correspondiente. En la mayoría de los casos si bien el link a la sentencia está creado, no reposa nada en el mismo. Ninguna de las decisiones ha sido notificada por edicto.

Esto tiene dos consecuencias prácticas: i) no podemos saber las razones de la decisión ni su sentido con precisión para efectos de los análisis correspondientes, así como para presentar las solicitudes de nulidad en caso que aplique, y ii) no se activan los efectos de la decisión.

Sobre el primer aspecto se crea una incertidumbre que impide el debate público documentado, generando reacciones críticas, algunas veces injustas, en relación con el contenido de la decisión, y se plantea la posibilidad de encontrar cambios entre el contenido del comunicado y la futura sentencia. Sobre este último aspecto, la Corte en el Auto 201 de 2013 señaló que ésta: “ha reconocido la posibilidad de que se presenten variaciones entre el comunicado de prensa y la sentencia ‘documentada y firmada’. Así, atendiendo a las discrepancias que pueden surgir entre uno y otro, de una parte, y a la naturaleza y alcance que diferencian los comunicados de prensa de las providencias judiciales, de la otra, la Corte Constitucional sostuvo que no se le puede otorgar al comunicado ‘capacidad para afectar la providencia cuya adopción se limita a anunciar’, pues ‘se le conferiría una fuerza vinculante que, fuera de no corresponderle, enervaría la sentencia misma y la vaciaría de su contenido y de su valor’”.

Sobre el segundo aspecto, a partir del año 2013 se creó una contradicción sobre los efectos jurídicos de los comunicados de prensa y la obligatoriedad de la decisión adoptada por la Corte. Al respecto, en el Auto 022 del mencionado año la Corte señaló que los comunicados de prensa “(…) no son simples noticias o resúmenes de las sentencias de la Corte, ni menos afirmaciones imprecisas sobre lo decidido por la Sala Plena. El comunicado de prensa sintetiza la ratio decidendi de la decisión de control de constitucionalidad y, en especial, expresa el contenido preciso de la parte resolutiva de la misma, bien sea de inhibición, exequibilidad simple o condicionada, o inexequibilidad, al igual que los fundamentos de los salvamentos y aclaraciones de voto. La función del comunicado de prensa, en ese orden de ideas, es equilibrar la necesidad que el texto completo de la sentida respectiva sea conocido, con la obligación de comunicar de inmediato el sentido de la decisión y sus razones, habida cuenta su vínculo inescindible con los principios de legalidad y seguridad jurídica, lo que implica que los fallos que ejercen el control abstracto de inconstitucionalidad tengan efectos desde el momento en que se adoptan”.

Si bien algunas decisiones de la Corte fueron adoptadas hace pocas semanas, existen otras que llevan varios meses surtiendo el trámite de firma, entre otros, necesarios para la publicación de la sentencia. En esa medida, es necesario que las decisiones de trascendencia para la sociedad sean tramitadas por la Corte de tal manera que el plazo que pase entre su adopción y comunicación hasta el conocimiento de la sentencia sea, en todo caso, razonable.

La implementación normativa del Acuerdo Final que debe continuar, aunque sin facultades extraordinarias o fast track, depende sin duda de la labor del Gobierno Nacional y del Congreso de la República, pero su consolidación en el ordenamiento jurídico constitucional depende exclusivamente de la Corte Constitucional. ¿Cuándo conoceremos las sentencias?

[1] Auto 283 de 2009.

[2] Ver, entre otros, Autos 283 y 315 de 2009.

Fuente de la imagen: semana.com