Los retos del nuevo Fiscal para el posconflicto

¿Cuáles son los retos que tiene Néstor Humberto Martínez en un contexto de terminación del conflicto armado?

Andrés Ucrós M
Andrés Ucrós M
Abogado - politólogo
532 Seguidores44 Siguiendo

3 Debates

4 Columnas

Columna

322

0

11 de Julio de 2016

El nuevo Fiscal tendrá inmensos desafíos institucionales, de credibilidad y de gestión. La Fiscalía es una entidad compleja, grande y con un poder central dentro de la sociedad y el Estado en Colombia. Es también una entidad que deberá apoyar y liderar muchos procesos relacionados con la transición pactada en La Habana. Entre los muchos retos que enfrenta el nuevo Fiscal en un contexto de terminación del conflicto armado con las Farc, vale la pena resaltar los siguientes:

- El Fiscal deberá apoyar de forma constructiva la implementación del acuerdo del punto 5, sin desconocer que el mismo creó una jurisdicción especial que tendrá su propio ente investigador y acusador. No es un reto menor, pues existirá la tentación política e institucional de cooptar dicho sistema. El Fiscal deberá ser garante de la independencia de la jurisdicción especial de paz y al mismo tiempo abstenerse de intervenir indebidamente. Adicionalmente, debe existir total coordinación entre la Fiscalía y las nuevas instituciones creadas en el marco del acuerdo de paz con las Farc.

- El Fiscal deberá decidir sobre casos de relevancia política nacional, que si bien no están directamente relacionados con el conflicto armado, si pueden afectar la estabilidad de la transición. Habrá casos relacionados con grupos económicos y con corrupción no derivada del conflicto armado, que deben ser decididos en los próximos meses. El reto del Fiscal será el manejo inteligente y digno de dichos casos, para al mismo tiempo administrar justicia y proteger la estabilidad del sistema político.

- El Fiscal deberá también coordinar con el sistema de justicia transicional qué casos ingresarán a la jurisdicción especial para la paz y qué casos se quedarán en la justicia ordinaria. Este criterio estará dado por el desarrollo legislativo de los acuerdos del paz en el Congreso. El Fiscal deberá intervenir en dicho debate legislativo de forma independiente, pensando en el interés general y pensando en los derechos de las víctimas. No se puede repetir la experiencia de una Fiscalía interviniendo en procesos legislativos por interés propio. 

- Finalmente, para que la transición sea exitosa, el Fiscal deberá ser un referente de fortalecimiento institucional de la justicia. La justicia es tal vez la mejor garantía de no repetición del conflicto armado. En este sentido, el Fiscal deberá proyectar la Fiscalía a todo el territorio nacional, para que las causas no relativas al conflicto armado, puedan ser decididas por el sistema ordinario, mientras que el sistema de justicia transicional cumple con los objetivos de dar seguridad jurídica a los actores del conflicto y al mismo tiempo satisfacer los derechos de las víctimas. Es decir, el Fiscal deberá administrar la relación entre el sistema de justicia transicional, el sistema de justicia ordinario y el proyecto de fortalecimiento institucional que implica llevar el Estado de Derecho a zonas del país, donde nunca ha imperado la constitución. 

Sólo el tiempo dirá si el nuevo Fiscal, estuvo a la altura del momento histórico y político por el que atraviesa Colombia. A todos conviene que así sea.