El "terror" es fundado

Los reparos de los militares  sobre el cariz parcial de la Comisión de la Verdad no son fruto de la paranoia. Una carta del padre De Roux al ministro Luis Carlos Villegas demostraría el sesgo en la tarea de escribir la verdad del conflicto armado.

José Obdulio Espejo Muñoz
José Obdulio Espejo Muñoz
Especialista en Derecho Internacional de Conflictos Armados - Coronel retirado del Ejército
97 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

13 Columnas

Columna

13

10 de Julio de 2018

Durante mi trasegar por la noble carrera de las armas, he sido particularmente escéptico con relación a las teorías conspirativas y jamás he dado mayor trascendencia a foros, reuniones u otro tipo de manifestaciones de las organizaciones armadas ilegales en desarrollo de lo que se conoce en el argot castrense como “la combinación de todas las formas de lucha”. Ocupar el primer puesto en el décimo curso internacional de operaciones psicológicas me hizo inmune a los cuentos de hadas que se fabrican para justificar hechos y acciones propios de la guerra.

También influyó en esta postura mi profesor de historia universal durante los tres primeros semestres de periodismo en la Universidad Central, mucho antes de hacerme oficial del Ejército. El benemérito catedrático Antonio Ricaurte −en sus interminables monólogos sobre la Grecia clásica, el imperio romano y las campanas de Napoleón− dijo alguna vez a sus imberbes discípulos que la mejor forma de combatir el ideario comunista era leyendo El capital de Marx y que para rebatir el clero bastaba con estudiar La Biblia. En otras palabras, nos enseñó a no comer entero.

Después de estos párrafos iniciales, debo señalar que la filtración del contenido del memorial inquisitorio que envió el padre Francisco De Roux −presidente de la Comisión de la Verdad− al ministro Luis Carlos Vuillegas, me lleva a la incuestionable conclusión de que el "terror" (las comillas son mías) de los militares y policías de Colombia frente a esta especie de seudo tribunal es más que fundado.

Blandiendo la pluma y la palabra, al punto de ser tachado de chafarote y retrógrado por sectores propios y externos, el general Jaime Ruiz Barrera, actual presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares, Acore −en representación de 17 organizaciones de la reserva activa de la Fuerza Pública− ya había vaticinado la inminencia de una cacería de brujas y cuestionado la imparcialidad de la Comisión y de los comisionados elegidos por el célebre Comité de Escogencia.

“La reciente Comisión de la Verdad dada a conocer por este Comité, en cuanto al perfil de la mayor parte de sus integrantes, no ofrece ninguna garantía de imparcialidad en razón a sus vínculos directos o indirectos con organizaciones que tradicionalmente han fungido como detractoras permanentes de militares y policías comprometidos en la seguridad, defensa nacional y la vigencia de la institucionalidad democrática que rige en este país”, dijo el general Ruiz.

“Se pretende con esta Comisión institucional controvertir y aclarar prioritariamente la distorsión de la verdad dada a conocer por el Centro de Memoria Histórica con su informe Basta ya y el de la Comisión Histórica del Conflicto creada en la mesa de negociaciones de La Habana, a través de lo cual se intenta justificar para las Farc el derecho a la rebelión como principio y tradición jurídica universal”, agregó.

Escondidos en los 40 requerimientos de la misiva de De Roux, en el acápite segundo −cuyo eje gira alrededor de documentos operacionales y de inteligencia militar− se destila e inocula el más mortal de los venenos. Entrelíneas, en las preguntas numeradas del 29 al 34 se da por sentado que los funcionarios de las agencias de inteligencia de las FF. MM. cumplieron el rol de victimarios durante el conflicto armado. Se les pretende equiparar con Heinrich Himmler y sus lugartenientes en la temida SS, policía secreta Nazi responsable de la solución final de la cuestión judía ordenada por Hitler a través de los llamados Einsatzgruppen.

Específicamente en el numeral 29 del escrito se solicita “las hojas de vida del personal de inteligencia y contrainteligencia” desde 1953 a la fecha. Esta singular petición −a la que se suma la totalidad de los archivos de la inteligencia militar en las últimas seis décadas− da a entender que, en el imaginario del padre De Roux y otros comisionados, los agentes de inteligencia quizá se graduaron con honores en tortura, desaparición forzada, homicidio y toda suerte de violaciones a los derechos humanos. Pretende encontrar en los manuales militares y en las órdenes de operaciones, grabados en letras de molde, mandatos e instrucciones para librar una guerra sucia contra las víctimas del conflicto, cual patente de corso que justificaría en las Fuerzas Militares el concepto medieval de tierra arrasada.

¿Será que el padre De Roux siente que él es la reencarnación del presbítero dominico Tomás de Torquemada, quien, apoyado en una bula del papa Sixto IV, sentó hacia 1478 las bases de la Inquisición en el Reino de Castilla, institución al servicio del poder real cuyo legado histórico fue nefasto para la corona española y la misma iglesia católica, especialmente en el Nuevo Mundo?

Después de más de quinientos años, la cacería de brujas que promovió este tribunal eclesiástico derivado de la Santa Inquisición parece repetirse en las oficinas de la Comisión de la Verdad. Los inquisidores (comisionados) provienen de sectores extremistas que inoculan odios viscerales, los cuales, en muchos casos, arropan sus intereses con el justo dolor y deseo de verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición de las víctimas.

El Gobierno ha pregonado hasta el cansancio que lo actuado en la Comisión no tendrá repercusiones en la Jurisdicción Especial para la Paz. Es decir, que la verdad que allí se conozca no será utilizada como auto cabeza de proceso en contra de los uniformados que comparezcan voluntariamente o de hecho ante este tribunal de justicia transicional. Después de conocer el contenido del escrito que nos ocupa, son más las dudas que las certezas.

Para terminar, sería bueno que Colombia estuviera al tanto si una solicitud en el mismo sentido fue enviada a los hoy dirigentes del partido político Farc −en otrora integrantes del Secretariado, del Estado Mayor Conjunto y de los frentes y cuadrillas−, desde su conformación en el marco de la llamada Primera Conferencia Nacional Guerrillera (1964) hasta su disolución tras la firma de los acuerdos de La Habana. Padre De Roux: ¿qué nos responde usted?

 

 

Comentarios (13)

Simón Sarmiento

11 de Julio

0 Seguidores

La manipulación de que hemos sido objeto, nos ha llevado como colectivo a considerar que todo lo que huela a FARC fue y es un desastre. Lo cierto es que esos grupos surgieron por la falta de presencia del estado en algunos sitios y por la cultura que se apoderó de gran parte de la sociedad al admirar a quien en corto tiempo se enriquece ilícitamente. El ejército como parte del régimen causó muchos desmanes y malos manejos para desprestigiar y combatir el accionar del enemigo. Es importante entonces que se conozca la verdad y que así sea un saludo a la bandera, todas las víctimas de un lado y otro si lo requieren o lo necesitan, sepan qué pasó en determinadas situaciones de dolor, para que ante todo no se vuelva a repetir jamás.

La manipulación de que hemos sido objeto, nos ha llevado como colectivo a considerar que todo lo que huela a FARC fue y es un desastre. Lo cierto es que esos grupos surgieron por la falta de presencia del estado en algunos sitios y por la cultura que se apoderó de gran parte de la sociedad al admirar a quien en corto tiempo se enriquece ilícitamente. El ejército como parte del régimen causó muchos desmanes y malos manejos para desprestigiar y combatir el accionar del enemigo. Es importante entonces que se conozca la verdad y que así sea un saludo a la bandera, todas las víctimas de un lado y otro si lo requieren o lo necesitan, sepan qué pasó en determinadas situaciones de dolor, para que ante todo no se vuelva a repetir jamás.

José Obdulio Espejo Muñoz

12 de Julio

97 Seguidores

Gracias por sus palabras. Son un alimento para quien escribe, pues fomentan pu...+ ver más

Gracias por sus palabras. Son un alimento para quien escribe, pues fomentan puntos de vista respetables como el suyo, pero que no comparto en su totalidad. Mi propósito no es tapar el sol con un dedo y mucho menos excusar a quienes, traicionando los principios y valores que son hoja de ruta en las Fuerzas Militares, cometieron actos oprobios y ruines, verbigracia los homicidios en persona protegida, conocidos mediaticamente como "falsos positivos". Soy la voz de los funcionarios públicos honestos presentes en mi Ejército y en las demás Fuerzas Militares. Comprenda que somos más los buenos que los malos y prejuzgar no ayuda a construir país y paz. Gracias.

Flora Mercado

12 de Julio

0 Seguidores

Señor, su decorada retórica no es suficiente para esconder lo que muchos col...+ ver más

Señor, su decorada retórica no es suficiente para esconder lo que muchos colombianos hemos sospechado siempre: las FFMM han sido un actor político del conflicto, no sólo porque han seguido órdenes de los presidentes, y así mismo de los poderes locales, sino porque han actuado con agencia propia contra todo lo que para ustedes no cumple los estándares de civilización: comunistas, socialistas, sindicalistas, líderes campesinos, líderes indígenas, etc. Si para usted la búsqueda de la verdad representa una cacería de brujas, es precisamente porque sabe que las FFMM tienen las manos y los fusiles untadas de sangre de civiles. Que tienen responsabilidad en el auge y crecimiento del paramilitarismo, y así mismo, en las masacres contra la sociedad civil. Y el hecho de que sean la fuerza oficial del Estado, no las hace necesariamente legítima, sobre todo si se comprueba que estuvieron detrás de la purga sistemática que ha ocurrido en este país de todos los que pensaban distinto.

Usted sí se comió el cuento del honor. Y se comió también el cuento de la misión cumplida. Si su compromiso es con la democracia, deben reconocer que le han hecho daño a esta a través del aiquilamiento sistemático de las voces disidentes, armadas y NO ARMADAS.

Sólo viviremos en democracia cuando las fuerzas militares dejen de funcionar como los garantes del status quo, y pasen a ser garantes de la pluralidad y del respeto a los DDHH. Y para que eso pase, deben dejar de comprender -como lo han hecho por tanto tiempo-, a las voces críticas como enemigos.

José Obdulio Espejo Muñoz

12 de Julio

97 Seguidores

Flora, gracias por sus comentarios y no hay problema alguno. La discusión deb...+ ver más

Flora, gracias por sus comentarios y no hay problema alguno. La discusión debe ser alimentada, al igual que el diálogo. Jamás he cohonestado con el delito, menos para quienes por intereses mezquinos traicionaron la institución de la que fui parte y me retiré con una hoja de vida sin tacha y de manera voluntaria. La idea de mi escrito es que Colombia entienda que en las Fuerzas Militares siempre seremos más los buenos que los malos, por lo que no se nos puede tildar a todos de criminales de Estado. Pedir las hojas de vida de todos fue un exabrupto que por fortuna entendió el padre De Roux, como han dado cuenta los medios. Por eso, sólo cuestioné el contenido de cuatro o cinco preguntas del cuestionario. Gracias de todas formas, pues veo en usted una ciudadana sensata e interesada. Conocer la verdad sin sesgos es un derecho de todos. Además, me anima a escribir la idea romántica de que este país algún día quepamos todos.

Flora Mercado

12 de Julio

0 Seguidores

Bueno, escribí con ira. Perdón.
Las cosas son ciertamente más complej...+ ver más

Bueno, escribí con ira. Perdón.
Las cosas son ciertamente más complejas.
Lo que me inquieta de toda la situación es que la preocupación por salvaguardar la legitimidad que las FFMM tienen entre la población civil (legitimidad que por lo visto usted ha ayudado a construir con mucho esfuerzo y trabajo), puede llegar a entorpecer seriamente la labor de construir una verdad histórica amplia, plural y democrática. Así como a muchos nos duelen los asesinatos de soldados y policías a manos de las insurgencias, también nos duelen los asesinatos de líderes civiles que cayeron a manos de fuerzas oscuras en las que individuos, o grupos de las FFMM, participaron activamente.

Los testimonios de estas últimas víctimas, bien sabe usted, han sido calificados sistemática de "teorías de la conspiración", de "cuentos de mamertos", de "delirantes historias". Usted mismo lo hace en su columna. Pero bien sabe usted que la verdad es más compleja. Y para rescatar esa verdad, para validar esos relatos, para reivindicar esos testimonios, esas memorias, esos dolores, es necesario escarbar ese oscuro archivo que custodian las FFMM. Es una cuestión de justicia, pero no de justicia de vencedores, sino más bien, de justicia con la memoria histórica: con un relato amplio, plural, diverso, en el que todos tienen algo por decir.

Es eso lo que me molesta tanto de su intervención: que su fe en la causa lo lleve a cerrar los ojos, tal cual como lo hicieron los dirigentes otomanos tras haber aniquilado sistemáticamente a millones de armenios.

Para que vivamos en una sociedad más democrática, es necesario que todos como nación, conozcamos el peso del horror que cargamos a cuestas. Solo eso nos permitirá superar los discursos incendiarios que tanto izquierda como derecha han alentado para vencer a un enemigo: a un enemigo que los anula sistemáticamente de su proyecto de país.

ANCIENT

14 de Julio

0 Seguidores

Que belleza, según este señor, no hubo falsos positivos, no se roban la pla...+ ver más

Que belleza, según este señor, no hubo falsos positivos, no se roban la plata para la FFMM de Colombia. La corrupción rampa en la Penal Militar. Me gusta la posicion de Ma. Fnanda. Cabal porque es sincera EL EJERCITO ESTA DISEÑADO PARA ENTRAR MATANDO, asi es el ejercito, por ello no permiten que los oficiales se hacerquen al pueblo sino tenerlos a su lado y a su cercanias, el que se deslice SE VA.

José Obdulio Espejo Muñoz

15 de Julio

97 Seguidores

Veo que escribió de forma viseral y amontonando ideas poco coherentes. Por co...+ ver más

Veo que escribió de forma viseral y amontonando ideas poco coherentes. Por colombianos como usted, llenos de odio y veneno, será difícil alcanzar la paz. Si se hubiese tomado el tiempo de aprehender el contenido de la columna y leer los comentarios, se hubiese percatado que nunca he negado la ocurrencia de los homicidios en persona protegida, que usted menciona en el lenguaje mediático de falsos positivos. Lo disculpó por desconocer el Ejército y los buenos seres humanos que trabajamos en esta institución. Es como querer decir que toda persona con ideológica de izquierda es por antonomasia terrorista, antisocial y asesino desde su orilla de pensamiento. Qué tristeza me da leer su comentario cargado de veneno.

Marleny Barrera López

16 de Julio

1 Seguidores

Muestra su preocupación por el sesgo del padre De Roux como también hace una presentación de ud apegado a la legalidad. Pero compara a De Roux con Torquemada y las prácticas inquisitorias de torturas, que los integrantes de la Comisión de la Verdad, inoculan odios y viscerales, quienes además se arropan en el dolor de las víctimas, esto es, no respetan ese dolor ni deseo de verdad de ellas. También dice que los está equiparando a Himmler y las temidas SS. ¿De verdad cree que el del sesgo es del padre De Roux y la Comisión de la Verdad y no de usted? Se pregunta si una carta similar fue remitida a las Farc, lo cual es cierto, lo que pasa es que no fue filtrada. Se muestra apegado a la institucionalidad, pero rechaza que esta Comisión solicite la información necesaria para esclarecer la verdad, la cual está habilitada para ello, en cuanto ejercen su mandato sin que se le oponga reserva alguna, como señaló la Corte Constitucional. No entiendo por qué revisar la documentación solicitada resulte en que van a quedar como Himmler y la SS nazis? La investigación de la Comisión no puede derivar en juicios y aún así tienen "terror". No obstante admite que si hubo excesos de las Fuerzas Militares, le pregunto: ¿Cómo pretende que estos excesos de los pocos malos se conozcan? ¿En verdad, aceptan si o no, que algunos no se encaminaron por la legalidad? De ser así ¿quieren o no, que conozcamos los hechos que no honraron el accionar militar? Solo hay institucionalidad si se trata de elogiarlos o de expresar en abstracto que algunos no la respetaron? Pretender hoy negar la existencia de algunos militares con alianzas con el paramilitarismo, la muerte de civiles inocentes, las torturas realizadas bajo el Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala y las violaciones a mujeres y niños que dan cuenta cada vez más las víctimas, es querer negarse al conocimiento de la verdad, además de una forma documentada. Las Fuerzas Militares deberían apostarle más a reconocer las equivocaciones en que incurrieron para evitar su repetición, demostrar que fueron algunas manzanas podridas y no una política institucional, como siempre han afirmado. ¿O tal vez creen que eso es lo que no se hallará? Yo estoy segura que no, siempre somos más los buenos que los malos, pero eso no basta con solo expresarlo y considerar enemigo a quien le corresponde investigar la verdad en una guerra larga que ocasionó cerca de 5 millones de víctimas. Son muchas, demasiadas, merecen respeto.

Muestra su preocupación por el sesgo del padre De Roux como también hace una presentación de ud apegado a la legalidad. Pero compara a De Roux con Torquemada y las prácticas inquisitorias de torturas, que los integrantes de la Comisión de la Verdad, inoculan odios y viscerales, quienes además se arropan en el dolor de las víctimas, esto es, no respetan ese dolor ni deseo de verdad de ellas. También dice que los está equiparando a Himmler y las temidas SS. ¿De verdad cree que el del sesgo es del padre De Roux y la Comisión de la Verdad y no de usted? Se pregunta si una carta similar fue remitida a las Farc, lo cual es cierto, lo que pasa es que no fue filtrada. Se muestra apegado a la institucionalidad, pero rechaza que esta Comisión solicite la información necesaria para esclarecer la verdad, la cual está habilitada para ello, en cuanto ejercen su mandato sin que se le oponga reserva alguna, como señaló la Corte Constitucional. No entiendo por qué revisar la documentación solicitada resulte en que van a quedar como Himmler y la SS nazis? La investigación de la Comisión no puede derivar en juicios y aún así tienen "terror". No obstante admite que si hubo excesos de las Fuerzas Militares, le pregunto: ¿Cómo pretende que estos excesos de los pocos malos se conozcan? ¿En verdad, aceptan si o no, que algunos no se encaminaron por la legalidad? De ser así ¿quieren o no, que conozcamos los hechos que no honraron el accionar militar? Solo hay institucionalidad si se trata de elogiarlos o de expresar en abstracto que algunos no la respetaron? Pretender hoy negar la existencia de algunos militares con alianzas con el paramilitarismo, la muerte de civiles inocentes, las torturas realizadas bajo el Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala y las violaciones a mujeres y niños que dan cuenta cada vez más las víctimas, es querer negarse al conocimiento de la verdad, además de una forma documentada. Las Fuerzas Militares deberían apostarle más a reconocer las equivocaciones en que incurrieron para evitar su repetición, demostrar que fueron algunas manzanas podridas y no una política institucional, como siempre han afirmado. ¿O tal vez creen que eso es lo que no se hallará? Yo estoy segura que no, siempre somos más los buenos que los malos, pero eso no basta con solo expresarlo y considerar enemigo a quien le corresponde investigar la verdad en una guerra larga que ocasionó cerca de 5 millones de víctimas. Son muchas, demasiadas, merecen respeto.

Gonzalo

17 de Julio

0 Seguidores

Sr. José Ovdulio, ¿de manera que para usted todo estos informes son un imagi...+ ver más

Sr. José Ovdulio, ¿de manera que para usted todo estos informes son un imaginario? con informes parcializados?, esta como la senadora cabal en donde la matanza de las bananeras nunca sucedio?, Tipico, es mejor negarlo todo.
Y otra corrección, se escribe "visceral" no viseral.

José Obdulio Espejo Muñoz

17 de Julio

97 Seguidores

Gonzalo, gracias por la corrección ortográfica. Jamás en el escrito, en mi ...+ ver más

Gonzalo, gracias por la corrección ortográfica. Jamás en el escrito, en mi columna en El Espectador y en las respuestas a los lectores que han hecho comentarios, he negado la inexistencia de actuaciones deplorables de miembros de la institución armada. Sólo que no es posible generalizar o estigmatizar. Es como si yo pensaría que usted es un abyecto terrorista por escribir una postura como la que esgrime. De hecho, mi crítica se centra en algunas preguntas del segundo apartado de la misiva, al punto que el mismo sacerdote De Roux reconoció ante muchos medios que él había firmado sin leer y que había cosas que no se debieron pedir. Por favor, lea sin apasionamientos. Gracias.

Gonzalo

18 de Julio

0 Seguidores

Sr. José Obdulio Espejo Muñoz, Si su escrito "se centra en algunas preguntas...+ ver más

Sr. José Obdulio Espejo Muñoz, Si su escrito "se centra en algunas preguntas del segundo apartado de la misiva" porque da a entender en el titulo de su articulo y en el encabezado sobre la parcialidad de la comision de la verdad? Usted esta generalizando y estigmatizando la Comisión de la Verdad, dice textualmente: "sobre el cariz parcial de la Comisión de la Verdad no son fruto de la paranoia." y "Los inquisidores (comisionados) provienen de sectores extremistas que inoculan odios viscerales", mi postura no es de un abyecto terrorista, solo un ciudadano al que le interesa la verdad y el equilibrio en la información. En cuanto al error ortografico no se porque dice que estoy equivocado, en su respuesta a ANCIENT, usted escribe "de forma viseral" y le estoy corrigiendo a visceral, y por ultimo tiene usted razón en cuanto al apellido Cabal. (deplorable "honorable senadora")

José Obdulio Espejo Muñoz

17 de Julio

97 Seguidores

visceral
adjetivo
1.
De las vísceras o relacionado con ellas. ...+ ver más

visceral
adjetivo
1.
De las vísceras o relacionado con ellas.
"conducto visceral; los moluscos presentan toda la masa visceral sobre el pie, y en ella se encuentran la mayoría de sus órganos internos"
2.
[sentimiento] Que es intenso e irracional.
"pánico visceral; sentía por él un odio visceral".

Ante la duda, la consulta. Gonzalo, tú eres el equivocado. A propósito, siempre los nombres propios van con letra inicial en mayúscula, verbo y gracia, el apellido Cabal.