Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El problema no es la polarización sino la división nacional

Muchos perdedores y algunos ganadores en las pasadas elecciones presidenciales. Sin embargo, el problema, más allá de la "polarización política" (por lo menos como yo lo veo), es estructural, por tanto, muy angustiante.

Rodrigo Pombo
Rodrigo Pombo
Abogado
319 Seguidores0 Siguiendo

1 Debates

31 Columnas

Columna

266

4

30 de Mayo de 2018

Los resultados de la pasada fiesta democrática son una manifestación, una secuela o un síntoma de algo mucho más grave que la denominada “polarización” política. De hecho, considero que el análisis se está enfocando por el lado equivocado pues el problema no reside en que los dos candidatos representen cosmovisiones totalmente antagónicas, sino que nuestra comunidad está irreversiblemente dividida.

El punto de partida, a la luz de los resultados electorales, es obvio: los grandes perdedores fueron los candidatos del Presidente Santos. El Primero, su fórmula vice presidencial y el segundo, el líder negociador de los acuerdos con los terroristas.

Si el acuerdo de la Habana hubiese sido tan “fantástico” como ellos advirtieron y las gestiones de gobierno tan “maravillosas” como ellos predicaron, ni hubiesen perdido el referendo del 2 de octubre de 2016, ni les hubieran dado tan penoso palo en las pasadas elecciones presidenciales.

Y ya no vale el argumento sectario y excluyente según el cual “el pueblo es bruto” y no comprende a “sus iluminados gobernantes”. O que los que no votaron por ellos son unos guerreristas, unos terratenientes del odio, unos mentirosos miserables que lo único que quieren es la destrucción y el caos de la patria. Insistir en tales ofensas no solamente es injustificado y deshonroso, sino que no se acomoda a la verdad histórica.

La gente no le votó ni a los acuerdos del Gobierno Santos con las FARC, ni a los candidatos Santistas sencillamente porque legítimamente consideran que tales acuerdos no son tan “fantásticos” como ellos dicen. Fueron estas vastas mayorías las que no se dejaron intimidar por el fantasma de la “guerra” y el maniqueísmo de la Paz Vs. la guerra. Los que aún sufren los vejámenes cotidianos del conflicto armado con los criminales. A los que no les gustó que los hubieran tildado de mentirosos, amantes del odio y de la guerra y, los que se sintieron robados cuando pusieron en marcha el acuerdo por el que las mayorías democráticas votaron que NO.

Ese fue el gran legado del señor Presidente: haber heredado una nación irremediablemente dividida. Por eso los candidatos que más encarnaron la insatisfacción ciudadana se alzaron con las más altas votaciones de la historia. Petro encarna el anti-sistema, Duque el anti gobierno Santos, es decir, la oposición. En tal condición triunfaron.

Lo grave entonces es que independientemente de quien gane las elecciones, el panorama va a ser muy oscuro. No tendrá mayorías en el congreso y las altas cortes se convertirán en los verdaderos partidos de la oposición, ergo, difícil será la gobernabilidad. El país esta quebrado, con una deuda externa superior al 34% del PIB y unas vigencias futuras agotadas. El decrecimiento industrial, comercial y económico es evidente y las promesas derivadas de los Acuerdos, materialmente incumplibles de cumplir, más un largo etc (inflación, déficit fiscal y de la balanza de pagos, altos impuestos, alto desempleo, entre otros)

Con ese duro escenario económico y el no menos complejo escenario político, la posibilidad de superar las dificultades es muy baja y la probabilidad de aumentar la insatisfacción por el incumplimiento de las promesas estatales es muy alta.

Todo lo cual, decíamos, es ya de por sí cosa grave, pero más grave aún es el hecho de sabernos una comunidad irreversiblemente dividida por cuenta de unos acuerdos “de paz” mediocremente logrados con unos terroristas felices al ver cómo se deshace nuestra nación por cuenta de esa inmensa minoría.

Democráticamente es preferible tener en el ramillete de opciones electorales a todos aquellos que representen distintas opciones, (a eso le llaman “polarización”) antes que la connivencia de las élites del poder, lo que coloquialmente se conoce como “los mismos con las mismas” donde lo único que cambia es el color de la corbata entre azul, roja y amarilla.

Lo peligroso no es la polarización que representan los candidatos, sino la desunión de una comunidad política que está al borde del abismo y que antes de tomar una acción conjunta para mitigar las dificultades, cada vez alimenta más y más un odio por cuenta de un acuerdo de “Paz” a los que las élites de gobierno decidieron bautizar como “maravillosos”.

Comentarios (4)

Juan Felipe Berrio

30 de Mayo

0 Seguidores

Como lo veo yo, es que la División Nacional inició en el momento en que Urib...+ ver más

Como lo veo yo, es que la División Nacional inició en el momento en que Uribe se sintió traicionado porque él que el escogió como su candidato no hizo lo que él quizo. La oposición a los acuerdos, de paz no se dio cuando se ya se conocían lo que se había negociado, ni siquiera, durante el desarrollo de ellos, se dio desde que se supo que Santos había inicado diálogos exploratorios y quizo comenzar a mejorar las relaciones con los vecinos de manera diplomático, no gritando que sea varón. Si al menos hubiera esperado a que se conociera cómo se iban a llevar a cabo los acuerdos y hubiera trabajado de la mano y no como una roca en el zapato desde el primer momento, seguro el resultado hubiera sido distinto. Ahora Uribe cambió de estrategia; es cogió a alguien que no tiene experiencia, ni una agenda política propia y ni tampoco la capacidad de desligarse de a quien se debe y representa, que es un proyecto político unipersonal, que hasta tiene como el simbolo de su partido su silueta. Todo un narcisista. Para mí, la figura que más divide al país es Alvaro Uribe, que es el dueño del poder, como quedó demostrado y no lo piensa soltar.
Por otro lado, si se miran las cifras de disminución de la pobreza, salud, educación, infraestructura, muertos por acciones violentas, reconocimiento internacional, el pais no queda tan mal como ud. lo muestra. Hasta plata para dar la vuelta al mundo le dejó a algunos.
Saludos Sirios!

Mauricio Torres Madrid

30 de Mayo

0 Seguidores

Juan Felipe, creo que el gobierno de Santos fue un gobierno bueno y construyó sobre lo que dejó el Senador-Presidente aunque él no lo reconoce así. Hay varios indicadores que hablan bien de la situación económica y social del país después de estos 8 años de gobierno como la entrada a la Organización para la Colaboración y El Desarrollo Económico, entiendo que éste es una asociación de países desarrollados que aprenden y sugieren prácticas económicas probadas para el desarrollo económico y eso atrae inversión extranjera, una estrategia un poco diferente a la del Senador -Presidente durante su periodo de gobierno que consistió en feriar títulos mineros en zonas donde el ambiente es altamente vulnerable y dar toda clase de ventajas a las multinacionales mineras. Creo contrariamente al autor, que conozco personalmente, que la votación del pasado Domingo no fue una que confirma la gestión de esta administración sino una votación que replica el plebiscito por la paz y en este La Paz ganó de manera abrumadora 9.5 contra 7.7 millones.
La segunda vuelta tiene el atenuante del candidato Petro que es un pésimo gestor porque no sabe lo que es negociar, él está convencido que la verdad está de su lado y así gobierna, afortunadamente lo tendremos como Senador que es un papel que conoce y lo realiza bien. Yo votaré en blanco porque no puedo votar por un presidente que como alcalde acabó con todos los programas excelentes que planteo por no ser capaz de negociar.

Juan Felipe, creo que el gobierno de Santos fue un gobierno bueno y construyó sobre lo que dejó el Senador-Presidente aunque él no lo reconoce así. Hay varios indicadores que hablan bien de la situación económica y social del país después de estos 8 años de gobierno como la entrada a la Organización para la Colaboración y El Desarrollo Económico, entiendo que éste es una asociación de países desarrollados que aprenden y sugieren prácticas económicas probadas para el desarrollo económico y eso atrae inversión extranjera, una estrategia un poco diferente a la del Senador -Presidente durante su periodo de gobierno que consistió en feriar títulos mineros en zonas donde el ambiente es altamente vulnerable y dar toda clase de ventajas a las multinacionales mineras. Creo contrariamente al autor, que conozco personalmente, que la votación del pasado Domingo no fue una que confirma la gestión de esta administración sino una votación que replica el plebiscito por la paz y en este La Paz ganó de manera abrumadora 9.5 contra 7.7 millones.
La segunda vuelta tiene el atenuante del candidato Petro que es un pésimo gestor porque no sabe lo que es negociar, él está convencido que la verdad está de su lado y así gobierna, afortunadamente lo tendremos como Senador que es un papel que conoce y lo realiza bien. Yo votaré en blanco porque no puedo votar por un presidente que como alcalde acabó con todos los programas excelentes que planteo por no ser capaz de negociar.

Mauricio Torres Madrid

30 de Mayo

0 Seguidores

Mi estimadísimo Rodrigo, otra vez te veo un poco desenfocado de lo principal porque si el representante de las maquinarias, el vicepresidente Vargas Lleras fue una gran decepción electoral y el candidato del partido Liberal y negociador del mejor acuerdo posible Humberto De La Calle abandonado y casi que marginado por el director del Partido más interesado en asegurar el posicionamiento de hijo fue penoso para el partido, también tiene que considerar que las fuerzas alternativas Petro y Coalición Colombia derrotaron por un margen sustancial al candidato que dijo el Senador-Presidente Uribe y con quien usted a se identifica. Yo creo que la lectura correcta es que Colombia en una mayoría abrumadora prefiere el marco legal de La Constitución de 1991 que el Senador-Presidente insiste en desconocer en espíritu y letra. Si Petro no fuera un negociador tan torpe porque no entiende que la política es el arte de la negociación votaría por él porque creo que lo más importante para el futuro del país es salvaguardar La Constitución de 1991 y El Estado Social de Derecho y por lo próximos 4 años tendremos la dictadura desde el congreso desmontando los principios de esta constitución si La Coalición Colombia, como ya lo ha dicho deja en libertad a sus electores y no nos llama a apoyar a Gustavo Petro. Bueno nos queda el consuelo que Petro lo hizo muy bien como Senador y posiblemente aprenda a negociar para ganar influencia en este periodo y Mockus liderará la oposición creativamente. Finalmente creo que votaré en Blanco para mantener la consciencia libre de no haber dado mi voto por un presidente que apoye los desmanes del Senador-Presidente, que estoy seguro arremeterá sin límites. A usted lo estimo mucho por ser amigo de Juan Camilo Torres e hijo de su papá y su mamá pero no me inspira el menor respeto cuando hace un análisis político tan limitado.

Mi estimadísimo Rodrigo, otra vez te veo un poco desenfocado de lo principal porque si el representante de las maquinarias, el vicepresidente Vargas Lleras fue una gran decepción electoral y el candidato del partido Liberal y negociador del mejor acuerdo posible Humberto De La Calle abandonado y casi que marginado por el director del Partido más interesado en asegurar el posicionamiento de hijo fue penoso para el partido, también tiene que considerar que las fuerzas alternativas Petro y Coalición Colombia derrotaron por un margen sustancial al candidato que dijo el Senador-Presidente Uribe y con quien usted a se identifica. Yo creo que la lectura correcta es que Colombia en una mayoría abrumadora prefiere el marco legal de La Constitución de 1991 que el Senador-Presidente insiste en desconocer en espíritu y letra. Si Petro no fuera un negociador tan torpe porque no entiende que la política es el arte de la negociación votaría por él porque creo que lo más importante para el futuro del país es salvaguardar La Constitución de 1991 y El Estado Social de Derecho y por lo próximos 4 años tendremos la dictadura desde el congreso desmontando los principios de esta constitución si La Coalición Colombia, como ya lo ha dicho deja en libertad a sus electores y no nos llama a apoyar a Gustavo Petro. Bueno nos queda el consuelo que Petro lo hizo muy bien como Senador y posiblemente aprenda a negociar para ganar influencia en este periodo y Mockus liderará la oposición creativamente. Finalmente creo que votaré en Blanco para mantener la consciencia libre de no haber dado mi voto por un presidente que apoye los desmanes del Senador-Presidente, que estoy seguro arremeterá sin límites. A usted lo estimo mucho por ser amigo de Juan Camilo Torres e hijo de su papá y su mamá pero no me inspira el menor respeto cuando hace un análisis político tan limitado.

Juan Felipe Berrio

06 de Junio

0 Seguidores

De pronto estas cifras le pueden interesar.
https://agaviria.blogspot.co...+ ver más

De pronto estas cifras le pueden interesar.
https://agaviria.blogspot.com/2018/05/el-pais-progresa.html?m=1