El Gobierno y el ELN tienen una cita histórica en Quito

Por ahora, la palabra que define la cita de Quito es incertidumbre. Esperemos salir de ella en los próximos días.

Luis Eduardo Celis
Luis Eduardo Celis
Investigador, Fundación Paz y Reconciliación
93 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

277

0

11 de Enero de 2017

Si una palabra caracteriza el encuentro que inicia en Quito el Gobierno Colombiano y ELN es la incertidumbre. Será una cita clave donde se definirá si esta mesa con tantas dificultades avanza o sigue en el empantanamiento o en un peor escenario: hundimiento.

Venimos de un rifirraffe público que inició en el mismo instante en el que gobierno y el ELN firmaron el 30 de marzo en Caracas la agenda para iniciar una fase pública, que aún no inicia.

Las dificultades están en una distancia enorme que no permite que Gobierno y ELN puedan arrancar la mesa en su fase pública. Ambos hacen sus cálculos y están atrincherados en sus lógicas, muy encontradas y que con gran decisión  han defendido y que dan como resultado este empantanamiento.

El Presidente quiere tener mayor certeza de parte del ELN, de su voluntad de negociación, la cual es limitada y solo puede madurar en un proceso dinámico de negociaciones.

El ELN, paso a paso, quiere "explorar" si es posible la salida negociada y va con un formato rígido, nada de aperturas, gestos unilaterales, audacias que no se corresponden con su ADN. Por eso no da el brazo a torcer y se resiste a abandonar el secuestro y liberar a los secuestrados como lo exige el Presidente Santos, desde hace años.

La cita que inicia en Quito es tracendental. Es buena noticia que la delegación del Gobierno esté presidida por el señor Juan Camilo Restrepo. Esperemos buenas noticias y que Gobierno y ELN encuentren un camino para saltar a la fase pública donde podremos madurar un acuerdo posible y necesario.

Por ahora, la palabra que define la cita de Quito es incertidumbre. Esperemos salir de ella en los próximos días.