Desmovilizarse es paz

El proceso de desmovilización individual en Colombia resulta ser un ejemplo para el mundo y ha sido propiciado por las Fuerzas Militares y la Policía Nacional ante quienes se han presentado el 78% de las personas que han dejado la guerra. 

Jean Carlo Mejía
Jean Carlo Mejía
" Asesor y consultor en derecho internacional, derechos humanos y derecho humanitario"
11 Seguidores453 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

79

0

13 de Noviembre de 2017

A pesar de la cruenta guerra durante las últimas cinco décadas que esperamos  acabe definitivamente  con la desmovilización, desarme y reintegración del ELN, las disidencias de Farc - Ep y la de los demás grupos ilegales,  Colombia es capaz de mostrarle al mundo  un esfuerzo humanitario exitoso  diseñado para  sacar  seres humanos de la contienda bélica de forma individual.

La Ley de orden público  (418 de 1997)  y sus prórrogas han permitido desde comienzos del siglo XXI procesos de desmovilización colectiva, e  individual a través del Grupo de Atención Humanitaria al desmovilizado (GAHD) que celebra 15 años de funcionamiento por estos días.

Globalmente 59.931 seres humanos han dejado la guerra desde el año 2001. Es trascendental evidenciar  que individualmente se han desmovilizado 32.586 personas, presentándose directamente ante las Fuerzas Militares y la Policía 25.363, lo que no tiene antecedente en la experiencia comparada y que demuestra la singularidad del conflicto armado no internacional colombiano.

Instituciones ante las cuales se presentan los desmovilizados individuales.

Fuente : GAHD noviembre 2017.

Ahora bien, del proceso de desmovilización individual liderado por el sector defensa surgen continuamente aportes para diseñar nuevas estrategias con el fin de lograr la convivencia pacífica; inteligencia eficaz para desestructurar la criminalidad a lo largo y ancho del país e información vital que ha permitido proteger los derechos humanos  de miles de residentes en el país.  

De igual forma habrá que indicar que  los desmovilizados individuales se constituyen dentro del Sistema Integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición (SIVJRNR) en una de las fuentes más confiables para contarle al mundo qué fue lo que sucedió en Colombia durante la guerra, especialmente sobre  fenómenos como el reclutamiento forzado, la violencia sexual, el desplazamiento, los homicidios selectivos o el uso indiscriminado de medios y métodos de conducción de hostilidades.

Pero lo  más importante es que el escenario estratégico de desmovilización lo han propiciado soldados y policías siguiendo los postulados del derecho internacional humanitario (DIH) y el derecho internacional de los derechos humanos (DIDH), demostrando una vez más que las guerras modernas no son escenarios de destrucción recíproca. La paz estable y duradera real surge de la valoración contextualizada,  integral y objetiva de lo sucedido en la guerra.


Fuente. Extra Bucaramanga. noviembre 2017.

grupos residuales como los tipificó la Policía Nacional

Histórico de personas desmovilizadas a julio del 2017. Agencia para la reintegración y la normalización a julio del 2017.