Un libro llamado RED: ¿otras formas de narrar la intimidad femenina?

Red: un color, un libro, una propuesta para pensar lo femenino, lo que nos une, lo que tenemos en común, dejando a un lado lo que nos diferencia. 

Marcela Escovar
Marcela Escovar
Picnic de Palabras
151 Seguidores545 Siguiendo

0 Debates

11 Columnas

Columna

1097

0

25 de Febrero de 2018

 

El día que llegó a mis manos Red la publicación artística de dos jóvenes colombianas Alejandra Romero, conocida como Alejandra Bela, y Daniela Parga, una serie de preguntas llegaron a mi mente ¿qué puede abarcarse desde esta palabra?, ¿desde dónde se aborda este color?, ¿cómo se conecta un fragmento de mano en la portada –todo rojo- con un título que está en blanco?

Primero lo primero, este es un libro que nace de las imágenes para contar historias que se tejen entre prosa poética, poemas, fragmentos, los colores del rojo en Pantone, y el rojo en la naturaleza, empezando por el ser humano y sobre todo la mujer y su cuerpo como un territorio que debe ser reconquistado. En otras palabra, es una experiencia estética que desde la portada tiene una intención de generar algún tipo de emoción en el lector. En mi caso me perturba esa mano, y me hace pensar en Hitchcock y Sicosis.

Me parece fascinante como la cultura popular automáticamente se activa (en mi cerebro) y se crea un diálogo desde el inicio del libro con el cine y otras artes. Empieza el recorrido de lo que es Red, de sus posibilidades en poemas, relatos breves, y conversaciones que se suceden en inglés y español. Voces femeninas y masculinas afloran entre las páginas para dialogar con las imágenes, dándose, entre sí, un nuevo significado conjunto que se potencializa en esa sinergia.

Voy leyendo palabras e imágenes y cada página se siente como una puesta en escena de una vida que fue seleccionada a partir de fragmentos donde el rojo es el eje. El arte entra en escena como un espacio de reflexión de lo que significa ser “uno”. Es una exploración entre lo que es posible nombrar y lo que tan solo es posible capturar en una imagen. La narrativa visual y textual de este libro parece cuestionar la idea de que “una imagen vale más que mil palabras”, y le agrega la fuerza de voces femeninas que cuestionan eso que vemos. El lector está invitado a conectar ambas lecturas, a dejarse sorprender, conmover y conectarse, de manera íntima con el universo femenino, de ese del que “no se puede hablar”: la menstruación, una prueba de embarazo, los impulsos del amor que no se sabe correspondido, la inseguridad, y la búsqueda de la aprobación del mundo para saber nuestro valor. (Pero shhh, de eso no se habla.)

No puedo dejar de hablar de dos movimientos mundiales que se pueden referenciar en toda esta narrativa de manera transversal #Niunamás y #Metoo. Este libro como una experiencia y reflexión artística, busca dejarle más preguntas al lector que respuestas, al igual que estos dos movimientos que surgen para darle voz a lo que hemos aceptado como violencia cultural, la naturalización de situaciones de desventaja, abuso y violencia sexual y sicológica, que en muchas ocasiones somos las mujeres mismas las que más las perpetuamos.

Hay momentos en que me siento poderosa. (…)

Hay momentos en los que quiero celebrar mi cuerpo

y otros en los que quiero esconderlo. (…)

Me frustra que a pesar de mis esfuerzos

esa voz permanece ahí.

Gestando la duda,

la inseguridad.   

No excuso a los hombres de todo esto, pero si me pregunto que más nos falta para dejar de diferenciarnos, y empezar a pensarnos como personas – que como lo señala este libro desde su primera página – el rojo es una de las cosas que tenemos en común – porque lo llevamos dentro, y en parte garantiza que estemos vivos.   

Red is what connects me with you,

the one who´s reading.

As we both know that,

you and I,

are

just

red.

Fue un libro con edición limitada, así que no solo es un honor tenerlo, sino saber que es posible reinventar el discurso femenino desde una postura no sólo poética sino estética, que busca sensibilizar y conectarse con aquellos que estén dispuestos a correr el riesgo y salir de su zona de confort, para juntos empezar a contar una nueva historia y que el rojo siga creciendo en significados.