Tres estrategias para empezar a innovar

Encuentre algunas estrategias que puede poner en marcha en su próximo proyecto para inyectarle nuevas ideas. 

Carolina Mejía
Carolina Mejía
Senior Planner, Mullen Lowe - SSP3
129 Seguidores63 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

211

0

06 de Noviembre de 2017

La necesidad de innovar, de hacer las cosas de forma diferente, es algo que muchos detectan en sus compañías, sin embargo, a veces no se sabe por dónde empezar.  A continuación les propongo tres estrategias que pueden aplicar en el próximo proyecto, y así empezar a dar un primer paso en una nueva dirección. 

 

1. ¿Cómo se puede mejorar algo que ya se está haciendo hoy?

Una parte fundamental para cualquier proceso de innovación es entender cómo se lleva a cabo la tarea que se quiere mejorar. Se trata de fragmentar todas las etapas del proceso y observar con atención cómo se realizan. ¿Cómo empieza el proceso? ¿Quién ejecuta cuál tarea y por qué? ¿De qué se quejan más las personas que hacen o reciben el trabajo? ¿Qué tipo de atajos usan las personas para llevar a cabo la tarea?

Los expertos de IDEO, una de las firmas más respetadas de innovación en el mundo, afirman que en las soluciones cotidianas la gente puede ver necesidades que no están resueltas de las personas. Por ejemplo, no existe en el mercado una empresa que desarrolle zapatillas de ballet para bailarinas afrodescendientes, lo que las obligaa teñirlas.​

Por otra parte, se puede aplicar la teoría de “ del exitoso SKY team de ciclismo, quien logró que un equipo inglés ganara el Tour de Francia en solo 3 años preguntándose, ¿cómo podemos mejorar cada momento del proceso en un 1%? A través de esta técnica cada elemento del proceso mejoró de una forma muy reducida, sin embargo, al sumar cada una de las mejoras, se lograba un cambio sustancial en el proceso completo.

 

2. Generar escenarios gana- gana

Muchas veces hay una gran intención de innovar desde adentro de la compañía, pero hay temor frente a las repercusiones que puede tener esto en la opinión de los clientes. Se trata de una preocupación válida, sin embargo, no se debe perder la intención de innovar.

Para este escenario es útil generar un incentivo para que las personas estén más dispuestas a la innovación. Por ejemplo, un restaurante australiano “Attica”, tiene implementada una noche en la cual ofrece el menú a mitad de precio, a cambio de que los comensales prueben platos con los cuales el chef está apenas experimentando. Gracias a esta estrategia el restaurante no solo ha logrado generar grandes innovaciones para su carta permanente, sino que le ha brindado acceso a muchas personas que no pueden pagar el precio normal del mismo.

En otro escenario, es interesante generar dos opciones para los clientes, un camino más seguro y tradicional que cumple con lo que éstos esperan, y otra opción más arriesgada, más a tono con la innovación que se busca proponer.

Con estas dos estrategias, tanto empresas como clientes ganan pues obtienen soluciones más innovadoras con un riesgo percibido menor.

 

3. Reinterpretar las normas

Detrás de todas las categorías de productos y servicios yacen unas “normas” o “códigos” de comportamiento que la gente está acostumbrada a recibir tanto en el modelo de negocio o en su comunicación. Muchas de las empresas deciden consciente o inconscientemente seguir dichas normas. Sin embargo, cuando se cuestionan se pueden encontrar grandes resultados.

A nivel de producto en Colombia, Tostao, la tienda de café con mayor crecimiento este año, rompió todos los códigos o normas que marcas como Juan Valdez y Starbucks llevaban enseñando a los colombianos, mostrando que se podía tener una oferta de valor competitiva a un menor precio.

Por su parte, Koala, revolcó la categoría de caldos de gallina, rompiendo el código que habían establecido las grandes multinacionales: las gallinas azules de sus empaques. Con su “Caldo de gallina criolla”, Koala logró demostrar que los colombianos no querían gallinas artificiales, sino las que estaban acostumbrados a ver en el campo.

De esta forma, una manera de innovar es preguntarse qué es lo que la marca está haciendo actualmente que sigue las normas del resto de las marcas, y en qué situaciones podrían llegar a romperse para encontrar nuevos resultados.

Por su puesto, estas son solo algunas ideas, lo importante es conservar la intención de innovar a favor de mejores realidades para las personas y para los negocios.