Serial Box: historias que alimentan la ficción una vez a la semana

Pensando en los nuevos retos que tienen las editoriales y los autores para que los lectores los escojan a ellos y no a otros, en formatos impresos y digitales, tuve la oportunidad de conocer una nueva experiencia de lectura: Serial Box una editorial digital que publica relatos de bestsellers. Es un App donde la lectura, la innovación y la tecnología se encuentran.  

Marcela Escovar
Marcela Escovar
Picnic de Palabras
111 Seguidores545 Siguiendo

0 Debates

9 Columnas

Columna

247

0

17 de Noviembre de 2016

"Bueno, publicar relatos en series no es en realidad un concepto nuevo. Charles Dickens publicó algunas de sus primeras historias en series durante 1800."

Serial Box es un proyecto de escritura compartida que va más allá de un nuevo App y que nació en Nueva York, Estados Unidos. En el caso de una de las series, Tremontaine, nació una tarde de encuentro entre autores de libros de fantasía en Estados Unidos, uno sugirió un proyecto diferente: teniendo en cuenta la acogida que están teniendo las series -por ejemplo las de Netflix- de 40 min a 1 hora, entre el público, ¿sería posible hacer algo similar con historias siguiendo el mismo formato audiovisual? 

El reto estaba planteado, se organizaron y diseñaron la primera temporada, con un modelo de negocio, para garantizar el éxito de la empresa -tanto literaria como económica-. El resultado: 

Antes de llegar hasta aquí hay que saber un poco más acerca del proceso. Lo primero fue definir la extensión de las historias, alrededor de 12.000 palabras, sobre una estructura de serie, que le permitiera a los lectores leer cuentos cortos, relacionados con un contexto que se define en cada una de las temporadas. Tiempo de lectura entre 40 minutos a 1 hora, y poder hacerlo en espacios de tiempos muertos, por ejemplo, haciendo la fila en un banco. Al ser un App, incluyeron la posibilidad no sólo de lectura personalizada sino también en voz alta. Se puede ir en el bus, manejando, caminando, montando en bicicleta y leer.

Finalmente, lo más díficil y la clave donde está el éxito del proyecto: un grupo de escritores reconocidos -en vez de ser sólo uno-, para diseñar, proponer y escribir las historias, dirigidos por un equipo de editores que revisan y editan el trabajo antes de ser puesto al aire cada miércoles en la mañana. Las temporadas son de máximo tres meses.

Teniendo en cuenta todo esto, encuentro fascinante este proyecto de lectura, porque se inspira en los lectores, en sus necesidades y comportamientos, además del movimiento y la tendencia que hay en el mercado frente al consumo de contenidos culturales. Es una aproximación que incluye los tiempos y los intereses de potenciales compradores, a los que si les gusta, serán los principales "vendedores" de estos relatos. Es muy interesante porque es otra forma de pensar la lectura, como acercarse a ella, y sobre todo que no se agota el diálogo entre lo que pensamos que puede erradicar el deseo de leer, cuando los autores y editores entienden el problema y lo vuelven una oportunidad y sobre ella generan un proceso de innovación donde la experiencia es la protagonista. 

En la página de la editorial, los lectores encuentra tres títulos de tres series, además de un blog, y la posibilidad de saber más acerca del detrás de escenas de todo este mundo. Si tienen preguntas o comentarios, los pueden enviar, e incluso con sus comentarios, ayudar a re-pensar las historias. Por ejemplo, Tremontaine tiene en su primera temporada 13 capítulos, y la segunda ya está andando. El resultado sorprendió a todos.

Esta nueva editorial propone otra forma de pensar la lectura, la escritura, el trabajo en equipo, la ficción y su lugar en la realidad de los lectores. El mundo cambia a una velocidad tal que todos los días las ideas suelen estar muy cerca de convertirse en realidad, cómo nunca antes. Sin embargo, tener una idea no garantiza que sea buena, y este proyecto es el reflejo de un equipo de personas expertas que lograron sacar adelante un proyecto a partir de su experticia, sus propios procesos de escritura, que suelen darse en solitario, y trabajar juntos. 

El reto: está en inglés y esto restringe el acceso para aquellos que no saben el idioma. La idea: pensar esta propuesta como un lugar para generar un diálogo con nuestras propias circunstancias y pensar si es posible replicarlo o articularnos con ellos.