Se acabó el petróleo en Medellín

Nuestro presente y futuro depende más de la energía eléctrica limpia que de los combustibles fósiles. Podemos tener mejores ingresos y mejor calidad de vida en nuestras ciudades ejecutando una transición muy rápida a solo vehículos eléctricos. La innovación desde CT+i tiene ingredientes poderosos ya listos  para acelerar ese proceso. Líderes, es urgente actuar.

Elkin Echeverri Garcia
Elkin Echeverri Garcia
Director de Planeación y Prospectiva Ruta N, Medellín
126 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

866

0

06 de Agosto de 2017

Noruega es uno de los pocos países que no fue víctima de la llamada “maldición del petróleo”. El descubrimiento en 1969 de uno de los mayores yacimientos de petróleo del mundo en el mar del norte transformo a esta sociedad, paso de ser una de las más  pobres de Europa a convertirse en una de las más ricas del planeta: el “milagro Noruego”. Su población tiene hoy la mejor calidad de vida, medida por el Índice de Desarrollo Humano, el IDH más alto. Así mismo su población dispone de uno de los mejores ingresos per cápita: Fue superior a los 100.000  Dólares al año entre 2011 y 2013 y disminuyo a 73.590 en 2016, valor que es ahora solo superado por Luxemburgo y Suiza. 

Aunque el petróleo  representa cerca del 35% de su economía, tiene un 30% de sus autos eléctricos y está estudiando en su parlamento prohibir todo tipo de vehículos basados en combustibles fósiles a 2025. Aunque no se ha aprobado de forma definitiva, hay consenso en sus dirigentes en crear  restricciones/estímulos que conduzcan en tal año a tener solo vehículos eléctricos en sus calles.  

Se debe uno inquietar, cuando alguien cuyo presente y futuro esta tan atado al petróleo está tomando estas decisiones; y deja también sin  excusa a cualquier otra región respecto a no hacer lo mismo,  máxime si no tiene tal dependencia.

No es un caso aislado,  Francia y UK están estudiando hacerlo en 2040, la  India está discutiendo aprobar lo mismo para 2030  y los Países Bajos para 2025. Analizar este hecho  y tomar medidas desde hoy tiene enormes ventajas, le permite a la sociedad asimilar ese cambio sin traumatismos mayores, recibir una señal clara del futuro que se busca como sociedad. El aparato productivo dependiente de los vehículos con combustibles fósiles tiene así el tiempo suficiente para reducir los efectos de su desaparición y crear mecanismos adecuados de transformación.

¿El Petróleo estará barato hasta el fin de su uso?

Arabia Saudita tiene una de las mayores reservas de petróleo del orbe y también el menor costo marginal de producción por barril del mundo: 3 Dólares. Sus dirigentes dan por hecho que en una o dos décadas la combinación de nuevas tecnologías de producción de energías renovables  y de consumo (autos-eléctricos por ejemplo), presión pública y nuevas regulaciones por el calentamiento global; como las que acabamos de describir, van a eliminar paulatinamente el mercado para los combustibles fósiles. Ellos saben que deben extraer ahora la mayor cantidad posible de su petróleo y mantener sus ingresos mediante aumentos en su volumen de producción. Sin no lo hacen, en pocos años se disminuirá de manera dramática su actual poder geoestratégico y quedara sin futuro una nación que depende en un 90% de este recurso. Sin duda no lo quieren permitir.

Con precios bajos pueden ir desplazando a otros países del mercado (los que tengan costos muy altos para extraer y “levantar” sus barriles), evitar también que otros aumenten su producción por tecnologías de Fractura Hidráulica (“fracking”) y hacer mucho más difícil el cierre financiero a cualquier proyecto con energías renovables en el mundo. De esta forma podrán extraer más de sus recursos para intentar agotar sus reservas antes de que sea demasiado tarde. Mientras ello sucede, invierten también en nuevas tecnologías renovables y atienden sus compromisos internos que son bastante amplios  y complicados.

Colombia: ¿qué vamos a hacer?

En ese escenario es bueno preguntarse: ¿quién  está pensado desde los líderes en Colombia qué va a suceder con Ecopetrol y nuestra economía sustentada en los hidrocarburos? El carbón y el gas van a transitar por un futuro similar.  

El costo marginal de producción de Colombia por barril es mucho más alto, aún más alto que el de Venezuela y el de Ecuador (son hidrocarburos muy pesados). Tendremos entonces precios bajos, poca utilidad final, casi nulo estímulo a exploración de nuevos yacimientos y muy bajas o nulas inversiones en “fracking” en los yacimientos existentes. Las reservas son también pequeñas y se cree que nos quedan solo 5 años de ellas.

¿Han escuchado ustedes entre la muchedumbre de pre-candidatos presidenciales que tenemos en nuestro país, a alguno de ellos mencionar este tema? No es muy responsable hacer promesas sin saber muy bien de dónde provendrán los recursos para ejecutarlas.

Las montañas otra vez

Colombia tiene una de las matrices energéticas más limpias del mundo. La producción hidráulica es uno de los puntos fuertes de Antioquia, que contribuye con aproximadamente el 30% de la producción nacional. Hidro-Ituango va a duplicar a partir de 2019 la capacidad de generación energética de EPM y las contribuciones desde esta organización a los programas sociales de Medellín, así mismo las regiones del departamento tendrán recursos no vistos antes para su desarrollo.    

Las montañas son responsables de estas oportunidades, pero también de que el Valle de Aburra sea demasiado estrecho y que su número máximo de vehículos circulando tenga que ser mucho menor que en  la mayoría de  ciudades comparables en número de habitantes.  Esto está  produciendo desde el uso de combustibles fósiles niveles de contaminación que le ponen ya un tope claro al crecimiento del área metropolitana.

Medellín no ha vivido del petróleo, más bien va a morir lentamente por su culpa, de no actuar ya de forma contundente. Uno de los  principales recursos de esa región ha sido la energía eléctrica, así que vale la pena preguntarse: ¿Qué es lo que estamos esperando para prohibir  allí los combustibles fósiles?, al menos para desestimular agresivamente su uso  y tener solo vehículos eléctricos a 2025. Si Noruega lo está intentando con un plazo ambicioso pero razonable; ¿qué estamos esperando nosotros que tenemos todo por ganar con la energía eléctrica que producimos?

La gran notica es que el sistema de ciencia tecnología e innovación de la ciudad ha dado enormes pasos en ese mismo sentido y está listo para ser un componente clave que acompañe de forma poderosa  esa estrategia.   

Desde nanotecnologías producidas en Medellín por compañías como y Tronex que generan propuestas de clase mundial para nuevos tipos de baterías, hasta empresas como Inmotion Group, una “spinoff” de Eafit  que produce bicicletas eléctricas de última generación especialmente diseñadas para la topografía de la ciudad (con geo-referenciación y conectividad), que ya emplean muchas empresas de la ciudad como Argos o Celsia en el desplazamiento de su personal. Existen también iniciativas en marcha para producir celdas solares flexibles y  orgánicas de bajo costo desde la Universidad de Antioquia, vehículos eléctricos en diverso tipo y formato, incluyendo vehículos alimentadores individuales del sistema de transporte masivo, de carga y buses para transporte masivo. Existe también una red operativa de electro-lineras y varias firmas, incluyendo EPM, están poniendo en marcha nuevas iniciativas para ampliar esa red

El potencial de generación limpia es muy grande, no requiere necesariamente de nuevos mega proyectos hidroeléctricos, ya que hay grandes avances también en los conocimientos técnicos en la ciudad que habilitan muchos proyectos en micro-generación y  redes-inteligentes de energía que permiten a cualquier organización vender los excedentes de su producción al sistema.

Grandes fabricantes mundiales de carros eléctricos han puesto su mirada en Medellín como el mejor lugar para iniciar de forma agresiva  su proyecto de carros eléctricos en Latinoamérica, de los cuales se estarán revelando en poco tiempo algunas de sus iniciativas. Así mismo están en estructuración proyectos de movilidad como servicio con aliados internacionales (bicicletas, motocicletas y autos).

Si el modelo es exitoso en los próximos años; y tiene muchos elementos ya en su lugar para serlo, muchas capitales en Latinoamérica querrán implementarlo también, pero tal vez no tendrán la energía eléctrica limpia necesaria, lo que abrirá las puertas a exportaciones mayores de energía eléctrica desde nuestro país respecto a las que ya hacemos en la actualidad,  no solo desde EPM, sino también por otras grandes empresas productoras de nuestro país.

Eso también impone una prioridad en el avance  rápido a la interconexión con Centroamérica que efectúan ISA y ETSA de Panamá, el cable submarino para conectar a Puerto Rico  y república Dominicana y la Interconexión Región Andina – Mercosur. Están esas iniciativas en nuestra prioridad como nación, ¿cierto?

Parte del futuro de Antioquia y el de mucha parte del de Colombia está indudablemente atado a poder decir en muy pocos años que ya NO existe petróleo en Medellín.