La ciencia colombiana se reconoce a sí misma

No es extraño que al presidente de la República le parezca muy conveniente tomarse una fotografía con un famoso ciclista y no una foto con un científico.

Enrique Forero
Enrique Forero
Presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (2013-2016 y 2016-2019)
3 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

1168

0

17 de Enero de 2018

Hay 10 mil científicos colombianos que están avalados por instituciones nacionales. Una cifra mínima, comparada con las de otros países de la región: mientras en el Brasil en el año 2010 había 700 investigadores por cada millón de habitantes, en Colombia hoy por hoy tenemos unos 218 investigadores por cada millón de habitantes.

Una cifra que queda aún más disminuida si miramos el promedio de los países que pertenecen a la Ocde que es de 7.600 científicos por millón de habitantes.

En Colombia, con el presupuesto para 2018, se invertirá 1.54 dólares por cada habitante, mientras en muchos países se invierten entre 800 y 1.600 dólares por cada habitante.

Según datos de la académica Gabriela Delgado, de los 10 mil  investigadores ya mencionados, solo hay 218 mujeres menores de 30 años, 1.307 entre los 30 y los 40, y 1.101 entre 40 y 50, lo que muestra que no habrá un relevo generacional entre las mujeres por falta de presupuesto y falta de incentivos.

El porcentaje del PIB que se invierte en ciencia, tecnología e innovación no sobrepasa el 0,2 por ciento. Una cifra que desde hace más de 20 años se ha pedido que llegue al menos al 2, sobre todo si se tiene en cuenta que el promedio en los países de la Ocde es de 2.4 por ciento.

Aún con estadísticas tan preocupantes, la ciencia en Colombia no se detiene. Los científicos colombianos son verdaderos héroes. Todos ellos trabajan con pasión y orientados por la curiosidad ya que la buena ciencia tiene sus raíces más profundas en la curiosidad.

Nuestros científicos no aparecen en las primeras planas de los diarios porque hayan ganado medallas en competencias internacionales, pero deberían aparecer. No obstante, la ciencia colombiana se reconoce a sí misma en ceremonias sobrias y llenas de contenido humano y académico.

En noviembre de 2016, por ejemplo, el Departamento Administrativo de Ciencia y Tecnología, Colciencias, entregó el reconocimiento de ‘Investigador Emérito’ a 76 hombres y mujeres cuyo trabajo ha sido un elemento fundamental para el desarrollo social y económico de la nación.


El reconocimiento de estos Investigadores Eméritos partió de la decisión de Colciencias de incluir por primera vez, en el año 2015, esta nueva categoría en el Modelo de Reconocimiento y Medición.

La categoría de eméritos es vitalicia y se entrega a investigadores mayores de 65 años que han tenido una trayectoria, aportes y producción científica de alta calidad para el desarrollo del país y para la formación de nuevas generaciones de científicos, luego de una evaluación realizada por Colciencias y apoyada por el Colegio Máximo de las Academias de Colombia.

Un hecho de tanta significación pasó prácticamente desapercibido en los medios de comunicación en 2016. La selección de los investigadores eméritos para el año 2017, siguiendo básicamente el mismo procedimiento, ya se realizó y será anunciada próximamente.

Además de la creación de este galardón, la ciencia colombiana se reconoce a sí misma con otros premios que sirven para expresar el agradecimiento de la comunidad por lo que los galardonados representan para el país.

Así, por ejemplo, la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales entrega anualmente el premio a la obra integral de un científico, el premio al joven científico colombiano con el apoyo de la Academia Mundial de Ciencias (The World Academy of Sciences – TWAS), el premio Yu Takeuchi para las mejores tesis de maestría y doctorado en ciencias naturales realizadas en Colombia, y participa en la selección de las ganadoras del premio L´Oreal a la mujer científica.

La Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC) otorga el premio al Mérito Científico en la categoría Vida y Obra.

En el año 2017 un grupo de científicos colombianos, liderados por el Académico y Profesor de la Universidad Nacional Dr. Eduardo Posada, recibió el Premio Pro-Academia que entrega la Round Table Foundation con sede en Paris.

Miembros de la comunidad científica reciben constantemente premios nacionales e internacionales por investigaciones en ciencias básicas, en ciencias de la salud, en innovación y en medio ambiente, entre otros.

Recientemente La Silla Vacía apareció un grupo de diez personas en el artículo “Los imprescindibles de la ciencia”. El autor de la nota, Diego Da Rin, consultó más de 40 fuentes que mencionaron por encima de 50 nombres para que fueran destacados en el documento.

Estos reconocimientos desafortunadamente no trascienden a los grandes medios de comunicación, y la sociedad en general, con excepción de pequeñas comunidades, no se informa de tales logros.

Por eso no es extraño que al presidente de la República le parezca muy conveniente tomarse una fotografía con un famoso ciclista, ya que ese acercamiento tiene un efecto positivo en su audiencia, más aún si la fotografía está acompañada con el anuncio de un aumento en la financiación para las actividades deportivas en el país. Pero una foto con científicos no tendría el mismo efecto, de tal manera que no se toma la molestia de recibirlos en su despacho, aunque la razón sea exactamente la misma, o sea, los recortes presupuestales en este caso para ciencia y tecnología.

Cómo nos gustaría oír a un Presidente de la Republica decir palabras parecidas a las que pronunció el General Francisco de Paula Santander al instalar las sesiones de la Academia de Ciencias de la Nueva Granada el 6 de enero de 1833:

La Patria os llama por el órgano de gobierno a componer la Academia Nacional de la Nueva Granada. Vuestra comisión se contrae a establecer el imperio de la verdad en esta naciente República, afianzarlo y conservarlo perpetuamente. Vuestras luces y vuestro patriotismo me inspiran la más fundada esperanza de que os dedicareis asiduamente a corresponder el bello encargo que la Patria os confía. Debemos marchar con el siglo, concurriendo a comunicar a nuestros compatriotas las verdades útiles, que hacen desarrollar la civilización intelectual, industrial y política

O las del Presidente Eustorgio Salgar el 20 de julio de 1871:

 “Saludemos, pues, a la Academia Nacional de Ciencias Naturales, la cual declaro abierta como gran suceso para el adelanto de nuestra patria”.