¿Cómo pueden las marcas innovar en tiempos de crisis políticas?

La polarización que vive el mundo de hoy es una oportunidad para que las marcas se conviertan en apoyo para sus usuarios y en gestores de cambio social. 

Carolina Mejía
Carolina Mejía
Senior Planner, Mullen Lowe - SSP3
121 Seguidores63 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

153

0

14 de Febrero de 2017

En la mayoría de los casos a una marca se le recomienda que no asuma posturas políticas porque esto de alguna forma divide y polariza a la audiencia y puede envolver a la marca en situaciones donde su reputación puede correr peligro. Sin embargo,  el contexto social y político del mundo ha llegado a tal extremo que, en muchos países, la opción de mantenerse al margen no es posible para las marcas.

Los sucesos como la elección de Trump, el Brexit, la crisis de refugiados de Siria y en nuestro caso el Proceso de Paz, han despertado, de acuerdo con dos corrientes de reacción: “Los Nuevos Ciudadanos Globales” que defienden la individualidad, la diferencia, la diversidad y los “Nation Nurturers” que optan por gestar un entorno de unión y orgullo local.   En cualquiera de las dos corrientes, la invitación es que las marcas sirvan como interlocutores para que las personas puedan entender y comportarse mejor de acuerdo a su realidad, ya sea actuando como puentes entre las personas y las distintas culturas o como catalizadores de un sentimiento patriótico de unión. Un ejemplo reciente de esto es la más reciente campaña de  cerveza Corona,    en la cual invitó a los mexicanos a tener la frente el alto y a mostrar al mundo de lo que están hechos. 

En Estados Unidos, la gestión de Trump ha obligado a que las marcas tomen partido y tengan una postura clara que sus consumidores, cada vez más exigentes y conscientes, estén dispuestos a apoyar o incluso a boicotear como fue el caso de , y más recientemente  . Por medio de hashtags como #deleteuber o #grabmywallet la gente usa su acto de compra como un acto de rebeldía y oposición. 

En Colombia, la mayoría de las marcas se mantienen al margen de la discusión perdiendo oportunidades para innovar. Algunas han abordado la reforma tributaria de manera tangencial en promociones que regalan el IVA, sin embargo, el poder de las marcas puede llegar aún más lejos. 

De los tiempos difíciles nacen grandes líderes y las marcas pueden convertirse en grandes gestores de cambio si se atreven a innovar con una postura que resuene con el sentir de la gente y que sea fiel a su esencia de marca. Para encontrar algunos puntos de partida puede comenzar por preguntarse:

¿Qué del contexto político o social actual le afecta a su audiencia y que puede hacer la marca para aliviarlo?

¿Qué mensaje podría dar la marca que parta desde lo que la gente está hablando y sintiendo y se convierta para ellos en una voz de aliento?

¿Qué tipo de acciones, por pequeñas que sean, podría incitar la marca para que la gente pueda mostrar su apoyo o desacuerdo frente a temas sociales o políticos?