¿Cómo disminuir los robos de casas en los barrios de Bogotá?

En este artículo podrán encontrar herramientas de seguridad, por si están buscando cómo aumentar la seguridad en sus barrios también. Les voy a contar cómo logramos disminuir los robos de casas en mi barrio Malibú en Bogotá. 

Juanita Díaz Torres
Juanita Díaz Torres
Empresaria dedicada al sector social, Fundadora/CO I de Insistencia, artista visual y activista
46 Seguidores249 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

1089

2

26 de Febrero de 2018

Mi barrio “Malibú” queda ubicado en el Noroccidente de Bogotá entre los barrios Alhambra y el Batán, es estrato 5 y poca gente lo conoce. En el 2015 se registraron 9 robos de casas de la carrera 50 a la carrera 45 con calle 121 a la calle 120, del barrio Malibú. No sabemos cuántas bandas de atracadores eran el total, sin embargo eran grupos de ladrones que tenían su plan de robo sumamente calculado: Se transportaban en camionetas de lujo, tenían armas de fuego, sabían exactamente qué robar en las casas, amordozaban a los propietarios de las viviendas y en ocasiones les pegaban. A pesar de que la policía intentaba actuar de forma rápida, nunca lograron capturar a los delincuentes. Esta situación se repite constantemente en Bogotá. Pero, hoy les voy a compartir cómo logramos disminuir éste problema en mi barrio, de forma efectiva hasta la fecha.

En noviembre del 2015, decidí investigar cuáles barrios vecinos habían encontrado solución al problema, ya que más de 70 viviendas estábamos en riesgo y 9 de ellas ya habían sido víctimas del delito en tan sólo un año. Encontré que la otra mitad de mi barrio (es decir, de la Carrera 50 con calle 121, calle 120 y calle 119 hasta la Carrera 53 aproximadamente), tenían todo un sistema de seguridad funcionando y tenían una asociación registrada en Cámara de Comercio llamada ASO MALIBÚ, conformada por los mismos vecinos. Me reuní con ellos y me contaron que ellos tuvieron el mismo problema con las mismas bandas de ladrones. Como solución, instalaron una alarma comunitaria, cámaras y reemplazaron la empresa de vigilancia por una mejor.  Yo les conté que en los conjuntos de casas ya teníamos cámaras de seguridad y vigilancia; y que en la calle 121 también había servicio de vigilancia, pero que no era suficiente. Ellos me dijeron que la clave para que el sistema funcionara, es que todas las viviendas que no teníamos el sistema, nos uniéramos. Así que convoqué a 90 casas a una reunión con el fin de implementar una solución. Así mismo, cité a la policía y a la representante de ASO MALIBÚ para estar todos alineados.  Asistimos 80 viviendas de las 90 convocadas. En esa reunión se acordaron varios puntos:

1. Implementar el sistema de una alarma comunitaria antes de finalizar el año, teniendo en cuenta que en diciembre aumentan los robos y ya estábamos en noviembre.

2. Organizarnos, no como una asociación sino por un equipo conformado por comités, los cuales se conformarían por los mismos vecinos.

3. Elegir a líderes para cada comité y a un líder del equipo.

En cuestión de 1 mes, ya teníamos la alarma implementada y todo el equipo organizado. La alarma funciona de la siguiente manera:

  • Se contrata a una empresa que instale la alarma comunitaria.

  • Cada sirena de la alarma se instala de forma estratégica en el barrio; el número de estas varía de acuerdo a la zona.

  • La alarma se activa con un botón de pánico o con el celular.

  • Cada vivienda y/o conformantes de la vivienda tienen un botón de pánico, el cuál puede activar la alarma en cualquier momento.

  • Cada vecino puede activar la alarma desde su celular con un número específico igual para todos.

  • Cada botón, celular y dirección quedan registrados en un panel de control, ubicado estratégicamente, con el fin de que se sepa qué casa activó la alarma en el momento de una emergencia, o, simplemente por prevención (si alguien "ve algo raro"). Éste panel funciona con una SIM de celular.

  • Todos los que hacemos parte del sistema estamos conectados en un grupo de WhatsApp con la policía, así estamos todos alineados.

  • Cada vivienda que quiera pertenecer al sistema pagó una cuota única de $70.000 a la empresa contratada.

  • Anualmente se le hace mantenimiento a la alarma, esto tiene un costo de aproximadamente $30.000 por vivienda, a la empresa contratada.

Todo esto suena interesante hasta acá, pero nada de esto funciona sin antes unirnos como comunidad. Esta es la parte retante para que el sistema sea efectivo realmente. ¿Entonces cómo unirse entre vecinos?

Para solidarizarnos, en primer lugar hay que conocernos los unos a los otros, por lo menos sabernos los nombres de todos, vernos las caras y saludarnos cuando nos encontremos en la calle. En las reuniones realizadas tuvimos la oportunidad de empezar a conocernos. En segundo lugar, utilizamos una estrategia que hacen en Londres-Inglaterra. Esta estrategia es bastante sencilla y funciona de la siguiente manera: El vecino A cuida del vecino B y C, y viceversa. Ejemplo: Si yo me voy de viaje, le aviso a mi vecino B y C para que estén pendientes de mi casa y viceversa. De esta forma todos nos cuidamos mutuamente. Así lo hacen en Londres. Como todos están pendientes de sus vecinos, la policía actúa cuando es exclusivamente necesario. En Inglaterra, la policía es en realidad un apoyo para la ciudadanía. La ciudadanía es muy activa y se protegen los unos a los otros. En Colombia, casi siempre esperamos a que la policía y los vigilantes hagan todo, o, a que el gobierno haga todo. En mi opinión, los que debemos “hacer todo” somos los ciudadanos porque la ciudad nos pertenece; la autoridad debe ser un apoyo, mas no podemos depender de ellos. Así fue como nos convertimos en ciudadanos activos en Malibú y empezamos a cuidarnos los unos a los otros.

Adicionalmente, el equipo se organizó de la siguiente manera:

- El líder: La función del líder es mantener la unión y la organización del equipo. Estar presente en toda actividad que se haga y convocar a las reuniones.
- Comité organizacional: Apoyar las funciones del líder. Tener un mapa del sector de la zona y tener un listado de los integrantes del sistema.
- Comité tesorería: Administrar el dinero del equipo y recaudar el dinero.
-Comité de comunicaciones: Comunicar cada reunión, recaudo de fondos, comunicar cualquier aviso y/o inquietud para el equipo y alinear las comunicaciones entre cada comité.
-Comité de relaciones: Apoyar al líder a mantener la unión del equipo. Realizar los eventos extra curriculares.
-Administrador del grupo de WhatsApp: Velar por el buen uso del grupo de Whatsapp, asegurarse de que cumplamos las reglas y se mantenga el enfoque del grupo con claridad.

*Cada comité se conforma por un líder, un grupo de 5 personas máximo, y un suplente para el líder.
*Cada 6 meses el liderazgo del equipo y los integrantes de cada comité, deben rotar. Es decir, los liderazgos son de carácter rotativo. De esta forma, TODAS, las 70 viviendas, participan activamente.

Para mantener la unidad en el equipo, nos pusimos un nombre: “MALIBÚ VIVE”. También, es importante hacer algunas actividades extracurriculares en comunidad. La primera que hicimos ese diciembre fue para el Día de las Velitas. A esta actividad la nombramos “Iluminémonos”. En vez de pasar el día de las velitas cada quién en su casa, hicimos un punto de encuentro en una de las casas y todos llevamos algo de comer para compartir: buñuelos, natillas, etc. Luego, hicimos una caminata a modo de recorrido por todo el barrio con velas prendidas, y a medida que caminábamos más gente se iba sumando. Y finalizábamos el recorrido en una de las casas.

En el 2016, logramos reducir los robos de 9 al año a 2 al año. En el 2017 a 1. Estos robos se dieron por 2 factores: la casa que robaron, no quizo pertenecer al sistema de MALIBÚ VIVE y la otra casa no siguió las instrucciones de avisarle a su vecino B y C cuando A fuera a salir.  Ese año hubo otro intento de robo pero gracias a que la persona activó el botón de pánico, todos los vecinos acudimos en su ayuda y logramos capturar a los ladrones entre los vecinos y la policía. Le hicimos lo que llaman “encerrón”. Así, cada vez que hay un intento de robo, activamos la alarma, todos los vecinos accionamos en conjunto, y evitamos los robos.

En conclusión, este sistema solo es efectivo si cumplimos con ser solidarios, ser comprometidos, trabajar en equipo, ser organizados, ser éticos y nunca perder la visión.  Logramos disminuir los robos uniéndonos por una causa común, manteniendo el norte. Hoy somos más de 74 viviendas unidas al sistema MALIBÚ VIVE y vivimos en sincronía. No buscamos eliminar las bandas de ladrones, sino convertirnos en una banda mucho más grande que ellos. Si vivimos desde la unión y no desde el miedo, de a poquitos podemos aportar al barrio, al sector, a la ciudad y al país. Tal vez ésta no sea una forma tan 'innovadora', porque todo lo que está acá escrito, ya está inventando. Sólo es unir las piezas del rompecabezas, y darnos cuenta de que ser ciudadanos activos y unidos, es más sencillo de lo que parece cuando todos tenemos un mismo motivo que nos llama a actuar.

 

Comentarios (2)

Simón Sarmiento

03 de Marzo

0 Seguidores

Felicitaciones. Es un muy buen ejemplo de que los buenos somos más y que tenemos que ganar las batallas haciendo algo más que vivir en el egoísmo de nuestra propia situación.

Felicitaciones. Es un muy buen ejemplo de que los buenos somos más y que tenemos que ganar las batallas haciendo algo más que vivir en el egoísmo de nuestra propia situación.

Juanita Díaz Torres

04 de Marzo

46 Seguidores

Muchas gracias Simón. Así es. Los buenos somos más, sólo hay que unirnos.

Muchas gracias Simón. Así es. Los buenos somos más, sólo hay que unirnos.