La parte más sencilla de emprender es crear la empresa: Educación para el Emprendimiento Sostenible

Si hicieras el ejercicio de juntar los documentos y formalizar tu empresa ante una cámara de comercio, a lo sumo te tomará una semana realizar todo el proceso. Con ello ya eres emprendedor. ¿Cómo dije? ¿Emprendedor? Sí, pues ya emprendiste el camino para desarrollar y hacer evolucionar tu idea y tu modelo de negocio.

Julio Andrés Rozo G
Julio Andrés Rozo G
Director de AISO- Academia de Innovación para la Sostenibilidad
179 Seguidores178 Siguiendo

0 Debates

33 Columnas

Columna

118

0

01 de Julio de 2016

La parte más sencilla de emprender es crear la empresa. Si hicieras el ejercicio de juntar los documentos y formalizar tu empresa ante una cámara de comercio, a lo sumo te tomará una semana realizar todo el proceso. Con ello ya eres emprendedor. ¿Cómo dije? ¿Emprendedor? Sí, pues ya emprendiste el camino para desarrollar y hacer evolucionar tu idea y tu modelo de negocio.

No soy experto en semántica pero cuando escucho y analizo la palabra emprender la asemejo con otras palabras como: iniciar o comenzar. En ese sentido, emprender para mí signifca dar ese primer paso que resume el lanzarse de cabeza hacia el proceso de desarrollar el proyecto propuesto. A ver, es como cuando se está en un trampolín frente a una piscina. Emprender lo interpreto como esa decisión de pararse en frente de la piscina, superar ese culillito de la incertidumbre y lanzarse. Lo que sigue de ahí en adelante, para mí, no es emprender; es más bien mirar cómo no ahogarse, nadar, cruzar y llegar a la otra orilla de la piscina, salir de ella, volver al trampolín (ahora sin culillo) y volver a lanzarse, con mejor técnica.

Espero que la analogía haya sido clara. Si bien uno de los primeros grandes retos está en superar ese miedo y lanzarse, lo que demanda más energía, paciencia, tiempo, confianza y constancia está en el mantenerse y en el replicar el proyecto propuesto.

MANTENERSE Y REPLICAR

Esta historia envuelve muchas lecciones aprendidas que se reflejan en el libro. El reto y la meta de un emprendedor es convertirse en un empresario, en un líder o en un gestor organizacional sólido y estable. Para lograrlo, la paciencia, la constancia y, sobre todo, la fortaleza mental para aguantar y hacerles el quite a las situaciones duras que se viven todos los días son fundamentales. Esos tres atributos resumen la caja de herramientas para mantenerse e ir evolucionando con el proyecto.

Pero lo verdaderamente admirable es hacer que este se replique; es decir, que el modelo de negocio se expanda a otros lugares, que sea atractivo para otros grupos de personas y que su impacto positivo tenga un mayor alcance. Para conseguir replicar tu proyecto, la estrategia lo es todo.

VALE LA PENA

Emprendedores, si ya están en el agua, pues ¡a nadar y a mejorar la técnica! El cuento del emprendimiento es gaseo- so si se queda en intenciones y palabras. Querer no significa hacer; y hacer solo una vez no significa lograrlo.

Conoce nuestro libro “Las 30 cosas sobre emprendimiento que nadie te enseñó en la universidad” Recuerda que puedes descargar el primer capítulo gratis del siguiente link: