La escuela que soñamos no debe ser una utopía para la inversión social en educación

Hay establecimientos que en el mismo período de tiempo fueron acompañados hasta por 6 iniciativas a la vez.

Elcy Patricia Peñaloza
Elcy Patricia Peñaloza
Gerente del Sistema de Información de la Intervención Privada en Educación - Fundación ExE
25 Seguidores135 Siguiendo

0 Debates

2 Artículos

Artículo

154

0

16 de Diciembre de 2016

Cuando hablamos de transformar la educación, en lo primero que pensamos es en acompañar la escuela, entendiéndola como un escenario de aprendizaje, participación y construcción de comunidad. Escuela es, en palabras de Paulo Freire, “el lugar donde se hacen amigos. No es edificios, salas, cuadros, programas, horarios, conceptos. Escuela es, sobre todo, gente. Gente que trabaja, que estudia, que se alegra, se conoce, se estima”. La escuela trasciende las tareas y el estudio de las áreas académicas o la jornada laboral de los maestros, es un ambiente para compartir, “estudiar, trabajar, crecer, hacer amigos, educarse, ser feliz. Es así como podemos comenzar a mejorar el mundo".

La escuela que todos soñamos se encuentra abierta a quienes hacen parte de ella, para que de manera corresponsable aporten a la formación de los ciudadanos de hoy y del futuro. La escuela que soñamos invita al diálogo y a la construcción social de saberes, convoca y jalona a todos para que se sumen a la construcción colectiva del país que queremos. La escuela que soñamos es inclusiva, promueve una educación de calidad para todos, valora la diversidad y las diferencias, garantiza el éxito escolar, fomenta el sentido de pertenencia y brinda esperanzas de futuro a sus estudiantes y a la comunidad educativa.

La inversión social en educación de los sectores público y privado, a través sus iniciativas, conocimientos y sinergias, tiene el reto de contribuir a la construcción de este sueño. Y para no quedarnos en una utopía, nuestras estrategias de acompañamiento a la escuela deben fortalecer su capacidad para generar condiciones que amplíen las oportunidades de aprendizaje de todos, aprovechar el conocimiento y la experiencia de los miembros de la comunidad y reconocer su contexto para entender de manera directa las dinámicas escolares y las realidades regionales.

Según cifras del , entre los años 2010 y 2015, 4.634 establecimientos educativos oficiales (8% de los establecimientos del país) fueron beneficiados por 216 de las iniciativas registradas en el Sistema (46% del total). De otro lado, 56 programas (12% del total) reportan llegar a las instituciones pero no las tienen formalmente identificadas. Además, hay establecimientos que en el mismo período de tiempo fueron acompañados hasta por 6 iniciativas a la vez.

Esta situación nos invita a promover el diálogo entre las organizaciones que invierten en educación para conocer a fondo en qué consisten sus iniciativas, identificar aspectos diferenciales y complementarios, y tenerlos en cuenta para intervenir la escuela de manera más organizada y respetuosa con las dinámicas institucionales.

Contar con esta información ya es un primer gran paso que nos permite mapear y organizar la oferta nacional, regional y local de programas y proyectos dirigidos a todos los niveles educativos, liderados por organizaciones privadas que tienen como propósito contribuir a mejorar las condiciones para el aprendizaje de los estudiantes. Ahora el reto es usar esta información para orientar la toma de decisiones de inversión social en educación que sean pertinentes para las prioridades de las escuelas y que dialoguen con la política educativa nacional y local para proyectar acciones en el territorio organizadamente.

Como insumo para ello, recientemente se publicó un e-book con información extraída de las iniciativas reportadas por las organizaciones vinculadas al Siipe, de los datos y prioridades nacionales aportadas por el MEN, las proyecciones que sobre el tema educativo presentan los planes de desarrollo municipales y departamentales 2016 – 2019 y los informes elaborados por ciudades a través de los Cómo Vamos.

Los invitamos a consultarlo, se encuentra disponible en la sección .