De las habilidades y otros retos

La importancia de las habilidades para adaptarnos al futuro del trabajo

Ricardo Pineda Vila
Ricardo Pineda Vila
Director de EduEmplea
108 Seguidores131 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

0

11 de Julio de 2018

Los cambios de la cuarta revolución son una realidad que no puede cambiarse en clave de pasado, por tal motivo es importante revisar los métodos de solución o preparación a futuro. De esta forma, la propuesta educativa como remedio hacia el cambio es fundamental; el vuelco hacia la preparación individual en materia de habilidades se constituye como necesaria. Sin embargo, no para todos los actores es clara la necesidad de explorar la importancia de las habilidades en materia de política pública, estrategia empresarial y superación personal, en muchos casos porque no es claro a que se refiere el mundo educativo con este concepto, o en caso de ser preciso, no es exacto su tratamiento lo que genera confusión en líderes de recursos humanos, educadores y demás.

De esta forma, las habilidades como generalidad son las capacidades que presenta un sujeto hacia cierta tarea cognitiva específica, que bien puede ser innata o constituida. Por lo mismo, estas se pueden fomentar desde la práctica y la conciencia para cumplir con cierto objetivo específico y/o determinado.

Esto conlleva a que en grandes términos existan al menos dos tipos de habilidades, las duras, que constituyen las especificidades técnicas que llevan a desempeñar una labor, y las mal llamadas blandas o transversales, que se refieren a las aptitudes para afrontar situaciones sin ser per se las que dan solución a esas necesidades particulares.

En este sentido, se puede afirmar que las habilidades duras se adquieren de formas mucho más directas que las habilidades transversales, pues para desempeñar una tarea cualquiera desde una habilidad dura se necesita de entrenamiento y conocimiento directo sobre tal faena.

Para ser más específico, un ejemplo de una habilidad dura sería saber martillar, conocimiento que solo se adquiere mediante el acto mismo de conocer cómo, cuándo y que se puede martillar; mientras que una transversal, sería poder comunicar qué, cómo y cuándo martillar o saber generar relaciones interpersonales para recibir ayuda o trabajo en equipo con la misma tarea.

Como ya debe ser obvio en este punto, las habilidades transversales se consiguen de forma directa o indirecta, es decir, se puede adiestrar la mente y el cuerpo para adquirirlas o desarrollarlas desde conocimientos teóricos y técnicos, pero resulta mucho más provechoso realizarlo desde un mecanismo indirecto que genere curiosidad directa e incentivo para la de la habilidad.

Así pues, las habilidades transversales se desarrollan incluso sin estar puramente enfocado en tal destreza, pues se ejercitan incluso en casos donde parecen no estar presentes.

Sin embargo, esto no quiere decir que las habilidades transversales se consigan de forma inmediata y sin esfuerzo, por lo que nuestra invitación es a hacer conscientes de las flaquezas o debilidades en estas aptitudes para poder mejorarlas constantemente mediante trabajo directo e indirecto, con el objetivo de preparar para el futuro del trabajo al gran talento colombiano .

 

Ricardo Pineda y Mateo Londoño