Convergencias educativas con impacto colectivo

Si se aplicara la racionalidad del negocio de las empresas a la inversión social, se podría tener una mayor eficiencia.

Elcy Patricia Peñaloza
Elcy Patricia Peñaloza
Gerente del Sistema de Información de la Intervención Privada en Educación - Fundación ExE
82 Seguidores135 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

74

0

21 de Junio de 2017

Para socializar los avances, retos y aportes que el ha venido generando sobre la inversión social en educación, la Fundación Empresarios por la Educación, la Fundación FORD y Proantioquia llevaron a cabo el pasado 7 de junio el encuentro .

Además de aportar a la comprensión del estado de la inversión social en educación en el país, el evento resaltó la importancia de orientar la toma de decisiones de las organizaciones que invierten en el sector: las iniciativas deben ser pertinentes con las prioridades de las instituciones educativas y la política educativa nacional y local, a través del diálogo y la socialización de experiencias y aprendizajes alcanzados, así como mediante el uso de los reportes de información que presenta el SIIPE.

Participaron más de 115 líderes de organizaciones públicas y privadas que invierten o han recibido inversión social en el sector educativo, y un selecto grupo de panelistas tanto de las organizaciones convocantes como del Ministerio de Educación Nacional, Prosperidad Social, el Grupo SURA, la Fundación ANDI, la Secretaría de Educación de Bucaramanga, la Pontificia Universidad Javeriana de Cali y la Institución Educativa Santa Elena de Medellín.

Quiero compartir aquí algunos datos y conclusiones relevantes que considero pueden generar reflexiones interesantes en quienes trabajamos en el sector:

Según el MEN, en Colombia el gasto en educación tiene la mayor tasa de retorno (23,3%). Familias en Acción, por ejemplo, tiene una tasa de retorno es del 7%. En lo que resta de la administración Santos, el plan de desarrollo se centrará en educación para el postconflicto: se está diseñando el Plan Especial de Educación Rural, con énfasis en temas como analfabetismo, infraestructura, educación para la ciudadanía y educación superior y sus áreas geográficas prioritarias de intervención serán los 170 municipios de mayor conflicto armado.

Tras cuatro años de mapeo, en el SIIPE se han registrado 194 organizaciones, que desarrollan 563 iniciativas y se cuenta con información detallada hasta el nivel de establecimientos educativos. El sistema registra inversión privada en 5.118 establecimientos educativos, un 9% del total del país, concentrada en las grandes ciudades y áreas de influencia de las empresas. Desafortunadamente, aunque los grupos de interés deberían estar básicamente dados por la necesidad y el interés de construir nación, como muchas empresas no están en la ruralidad, no incluyen éstas regiones en su zona de influencia. El sector privado debería desproveerse del protagonismo de logos para seguir trabajando en modelos de impacto colectivo que lleguen a distintas instituciones, con grados de integración que apunten a propósitos comunes. Igualmente, se recomienda al sector privado reconocer el contexto de cada institución educativa a la que llega y dejar capacidad instalada.

El reto de la administración pública territorial es focalizar la intervención privada en diálogo con las apuestas regionales. Ya que la generación de data permite tomar mejores decisiones y focalizar indicadores de mayor impacto, es importante que las iniciativas compartan aprendizajes para fortalecer sus procesos en otros contextos, partiendo de la confianza para trabajar juntos.

Además, es necesario abordar la inversión social con mayor rigor técnico, planear, tener metas y objetivos claros y diseñar indicadores de evaluación de proceso, resultado e impacto esperado. Si se aplicara la racionalidad del negocio de las empresas a la inversión social, se podría tener una mayor eficiencia.

Es evidente que a mayor inversión social menor índice de pobreza multidimensional. Nuestro gran desafío es lograr que todas las organizaciones públicas y privadas del país registren sus iniciativas en educación en el SIIPE y que tengan en cuenta su información e indicadores para alcanzar mayores impactos en la inversión. Así, ganamos todos.

Conozca las memorias del evento