Caminos posibles para avanzar en el logro escolar

Las apuestas por el mejoramiento de la educación parten de una comprensión: este proceso favorece directamente el desarrollo social y económico. Por esta razón, la educación es considerada un medio importante para reducir los niveles de pobreza, generar mayores tasas de crecimiento económico, mejorar la productividad, aumentar los salarios y por ende los ingresos de las personas.

Diana Paola Basto
Diana Paola Basto
Directora de Educación de Proantioquia
73 Seguidores62 Siguiendo

0 Debates

12 Columnas

Columna

113

0

21 de Marzo de 2017

Así mismo, la educación tiene efectos positivos sobre la salud de los niños y las tasas de fertilidad; y es considerada un factor fundamental para mejorar los niveles de innovación en diversos sectores de la economía (Barrera, Maldonado y Rodríguez, 2012).

No obstante, cuando se trata de explicar cuáles son los determinantes del logro escolar, los estudios señalan evidencia que en algunos casos es contradictoria y poco concluyente. Sin embargo, la mayoría de los análisis sobre factores asociados, muestran que variables relacionadas con el origen del estudiante, tales como el nivel socio-económico, el nivel académico de los padres (especialmente el de la madre), la vinculación laboral de la madre por fuera del hogar y el acceso permanente a internet en el hogar tienen una relación directa y significativa con los aprendizajes de los estudiantes.

Así mismo, variables relacionadas con las características de la escuela y del sistema educativo como la jornada completa, la autonomía escolar, y el liderazgo del directivo (en este caso la influencia sobre el logro escolar es de tipo indirecta) han mostrado tener efectos positivos en los aprendizajes de los estudiantes. Ahora bien, entre las variables escolares aquellas que tienen una mayor relevancia en el logro escolar son aquellas relacionadas con la calidad de los docentes y las prácticas en el aula.

Las anteriores aproximaciones deben ser insumos claros para la generación de políticas educativas, permitiendo retomar aprendizajes de diversos contextos y sectores para priorizar las inversiones e interacciones en las variables de mayor incidencia. Así, por ejemplo, las características del origen del estudiante exceden los alcances la política educativa, lo que hace urgente pensar en dos vías: la interrelación rentre políticas sectoriales y la delimitación clara de las metas y objetivos que se asocian real y directamente con las prácticas educativas.

En hemos hecho una apuesta, hace ya una década, en políticas para fortalecer el liderazgo de los maestros y directivos docentes. Así mismo, pensamos que el país debe avanzar en políticas relacionadas con la aplicación de evaluaciones a los docentes, compensación diferenciada de maestros ligada a los resultados de estas evaluaciones, atracción de los mejores profesionales hacia la carrera docente, entre otras, las cuales han mostrado efectos positivos en diversos países (Fundación Compartir, 2014).    

Finalmente, políticas que aumenten la autonomía escolar y generen una mayor competencia entre las escuelas han mostrado efectos positivos en el logro escolar. Sin embargo, estas deben ser diseñadas cuidadosamente para que no incurran en problemas de segregación. Aquí es interesante revisar el artículo de Barrera, Maldonado y Rodríguez (2012), quienes analizan la efectividad de políticas en esa dirección y señalan las condiciones que permiten que estas sean exitosas.

 


Fundación Compartir (2014). Tras la excelencia docente: cómo mejorar la calidad de la educación para todos los colombianos. Bogotá D.C., 2014.

Barrera, F., Maldonado, D. y Rodríguez, C. (2012). Calidad de la Educación Básica y Media en Colombia: Diagnóstico y Propuestas. Serie Documentos de Trabajo, No. 126, octubre del 2012.