Caminos para la Dinamización Educativa

Crear rutas posibles para la dinamización educativa en Antioquia no es un reto menor y demanda la movilización de un gran esfuerzo multisectorial. Avanzar en esa vía implica que como sociedad asumamos el acompañamiento y promoción de estrategias que nos conduzcan hacia la meta de una educación con calidad y pertinencia.

Diana Paola Basto
Diana Paola Basto
Directora de Educación de Proantioquia
131 Seguidores62 Siguiendo

0 Debates

20 Columnas

Columna

98

0

16 de Noviembre de 2017

La complejidad de este propósito exige de una reflexión permanente que nos deje claro cuáles son los caminos que deben priorizarse para lograr una educación realmente buena que favorezca la equidad y el desarrollo social y productivo de la región y el país. No obstante, en este campo muchas veces las acciones de los diversos actores (público, social y empresarial) no están articuladas estratégicamente y en muchas ocasiones no se ha dado la continuidad de iniciativas y programas que han mostrado buenos resultados.

Entendiendo lo anterior, el área de educación de ha realizado un documento que propone seis líneas de acción que son consideradas unos mínimos a priorizar para mejorar la calidad y pertinencia de la educación en nuestro departamento. Dichas líneas buscan dos propósitos fundamentales: aportar a la alineación de los esfuerzos que hace el sector empresarial en educación y señalar unos mínimos que ayuden a los hacedores de las políticas públicas a garantizar la calidad de las mismas.

En este sentido, partimos del análisis de la información disponible sobre nuestro sistema educativo para identificar seis grandes retos de la educación en Antioquia:

  1. Ampliar la cobertura, principalmente en la educación media, sigue siendo una cuenta pendiente en el departamento

  2. Disminuir la deserción escolar a lo largo de la básica y media, asunto que incide directamente en el reto anterior

  3. Disminuir las brechas entre las instituciones educativas rurales y urbanas

  4. Reducir las brechas entre la educación oficial y privada

  5. Mejorar e incrementar los aprendizajes en la escuela, que permitan lograr unos desempeños que estén más acordes con nuestros niveles de inversión en educación

  6. Cualificar a nuestros maestros en los disciplinar, didáctico y socioemocional.

Los retos identificados, el estudio de la evidencia internacional y local, así como la experiencia del trabajo en educación de Proantioquia y sus aliados, nos llevaron a proponer seis líneas de acción que pretenden “movilizar” al sistema educativo de Antioquia en un plazo de 5 años.

Se consideran entonces dos grandes grupos de propuestas: en primer lugar, desde las instituciones educativas, donde aparecen la gestión curricular y el clima escolar como dos factores determinantes dentro de una propuesta educativa pertinente e innovadora. Adicionalmente la evaluación institucional se reconoce como un proceso que permite la reflexión y el mejoramiento continuo. Finalmente, la educación media hace posible cerrar las brechas existentes pues es un puente directo con la educación terciaria y las prácticas laborales.

En segundo orden, líneas desde los actores del sistema, que se refiere a acciones que permitan la instalación de capacidades en el territorio por medio de estrategias de formación de los maestros y los directivos docentes. Nuestro acercamiento parte de reconocerlos como actores claves que inciden en los aprendizajes de nuestros estudiantes.

Creemos que estás seis líneas pueden ser fundamentales para lograr avances importantes en el corto plazo. La realidad educativa de cada región nos obliga a mirar detalladamente las particularidades del territorio, pero también nos compromete con una lectura crítica de la evidencia que nos permita formar ciudadanos que logren desenvolverse tan bien en sus propios contextos como en la sociedad globalizada del siglo XXI.

Los invitamos a conocer más a profundidad nuestra propuesta en este .