Abril, un mes para pensar en los niños

El cuarto mes del año está destinado a la celebración del Día de la Niñez, un momento propicio para reflexionar sobre el cumplimiento de los derechos de la tercera parte de la población colombiana.

Angela Constanza Jerez Trujillo
Angela Constanza Jerez Trujillo
Gerente de Responsabilidad Social
167 Seguidores0 Siguiendo

4 Debates

30 Columnas

Columna

139

0

12 de Abril de 2017

Hace 16 años, el Congreso de la República sancionó la Ley 724 con la que institucionalizó la celebración del Día de la Niñez. Su propósito con esta norma fue avanzar en la tarea de sensibilizar a la familia, la sociedad y el Estado en la obligación que tienen de asistir y proteger a los niños y adolescentes y, de esa manera, garantizar su desarrollo.

En ese sentido, indicó que durante el mes abril las organizaciones e instituciones del orden nacional, departamental y municipal, tanto privadas como públicas, diseñen y desarrollen programas, actividades y eventos que procuren “el acceso de los niños y niñas a opciones de salud, educación extraescolar, recreación, bienestar y participación”  y además generen “espacios de reflexión sobre la niñez entre los adultos”.

Elementos extraídos del informe que hace un año publicó la Defensoría del Pueblo sobre la “situación trágica” de los niños en Colombia, pueden ayudar a esa reflexión. Édgar Gómez, delegado de niñez, juventud y adulto mayor del ente de control, se mostró preocupado por la tendencia de incremento que experimentaron en ese año las cifras de violencia sexual y muertes violentas contra menores de edad, en comparación con el mismo periodo del 2015.

Según los datos suministrados en ese momento, un total de 43 casos de violencia sexual contra los niños se producen a diario, 80 % de ellos cometidos por personas de su entorno familiar o cercanas. Uno  de cada 10 niños sufre desnutrición crónica (Unicef); solo 40 de cada 100 niños que entran a primero de primaria logran llegar a la universidad y de ellos solo la mitad se gradúa (PNUD). Solo 30 % de los estudiantes de noveno grado pasan a décimo y 60 %  de ellos no se gradúan como bachilleres por cuestiones económicas (PNUD). Poco más de un millón de niños trabaja (DANE) y entre 20 y 45 % de la deserción escolar de las adolescentes está asociada con los embarazos.

El funcionario de la Defensoría aseguró que no había una sola causa para justificar la acentuación de los datos que mostraban la triste realidad de nuestros menores de edad. Todo se debe a la “falta de sensibilización sobre el cuidado que  merecen los niños” y a “la ausencia de una respuesta oportuna por parte del Estado para generar mecanismos de protección de los menores”.

Según esto, sensibilización y respuestas oportunas requerimos para proteger a nuestros niños y de esa forma lograr que crezcan con sus derechos plenos. Como lo han señalado defensores de la niñez, entre ellos la Corporación Juego y Niñez y la Alianza por la Niñez Colombiana, este mes se presta para poner un reflector en esos dos asuntos. Para que los adultos en general y en particular las instituciones del sector oficial, paremos un momento y pensemos con detenimiento qué pasa con la tercera parte de la población colombiana y cómo podemos mejorar su situación, mucho más en la coyuntura actual en la que estamos buscando construir un nuevo país.  

Como lo señala Ruth Camelo, directora ejecutiva de la Corporación Juego y Niñez, “los adultos debemos comprender que tenemos una gran oportunidad para hacer un homenaje a la niñez y para lograr que el 29 de abril -día señalado por la ley para la celebración- sea el punto de partida o de llegada de proyectos sostenibles, que abran espacios para darles voz a la niñez y propicien relacionamiento entre ellos y los adultos”.

Los invito a que este mes pensemos en nuestros niños y adolescentes.