42: ¿Utopía educativa o realidad?

¿La educación va a desaparecer? se va a complementar con otros modelos no formales o informales? estas y muchas preguntas más quedarán en sus cabezas luego de conocer a cerca de 42.

Claudia Aparicio
Claudia Aparicio
Directora Ejecutiva Dividendo por Colombia - United Way
171 Seguidores0 Siguiendo

1 Debates

3 Columnas

Columna

141

0

05 de Septiembre de 2017

Hace un mes exactamente había estado hablando en México, de un proyecto educativo revolucionario que se llama 42.

42 es un número mágico que se insertó en el léxico geek cuando Douglas Adams escribió "Hitchhiker guide to the galaxy" algo así como "hechar dedo para viajar a la galaxia" en 1979; una novela humorística donde la trama gira en torno a explicar el misterio de la vida y del universo a partir de este número.

Inspirado en el número cabalístico, Xavier Neil un súper millonario, cofundador de 42, decidió crear el proyecto. Para que se hagan una idea del personaje, a sus 19 años fue el creador del Minitel; precursor del internet en Francia, y se hizo rico gracias a su empresa de telecomunicaciones "Free", que se sustenta en modelos de negocio gratuitos.

42 nació en Paris y recientemente abrió una sede en Fremont California. Tiene el mérito de haberse atrevido, a redefinir las reglas de la educación superior, mediante un modelo pedagógico centrado en los aprendices.

Había oído hablar de ellos y gracias a una amiga colombiana que trabaja en SchoolLab Paris, me presentaron y pudimos agendar una cita para visitar su campus en Fremont.

Luego de 90 minutos de viaje en tren, allí estaba. Les comparto el de mi llegada.

Lo que encontré fue un espacio abierto enorme, lleno de computadores sin mucha magia donde nos recibió un estudiante que se presentó como embajador y nos contó su día a día sin filtros. Les comparto lo que para mí fueron los mayores hallazgos:

Regla No 1.: La universidad se parece a la vida real, de alguna manera el sistema educativo que conocemos es una creación artificial que divide el mundo entre el estudio y el trabajo, los que reprueban y los que pasan, en 42 la comunidad es la clave del éxito, se aprende y se aplica al mismo tiempo.

Imagínese en su primer día, usted llega a este espacio, prende el computador y recibe un correo donde aparece un reto complejo por resolver, no hay profesor, la única opción para sobrevivir es cooperar.

Trabajar en equipo, pedir ayuda a los que están en niveles más avanzados, es el día a día; ¿que mejor profesor que alguien que acaba de descubrir la solución? Y no solo es ayuda informal, de hecho, en la temida prueba que se hace para pasar cada módulo, los estudiantes preparan sus respuestas, las someten antes que nada a sus compañeros para revisión y luego las mejoran, para remitirlas finalmente a los evaluadores.

¿Porqué se parece a la vida real? Porque no es solo un tema de talento, sino de garra para resistir la presión, porque no hay estudiantes perfectos, todo el mundo es falible, porque hay más aprendizaje en el camino, que en el resultado.

Regla No 2. 90/10 = El 90% del esfuerzo lo hacen los aprendices, el 10% lo hace el proyecto: Al estilo de Sugata Mitra, esta escuela se esfuerza por crear un currículo online donde los retos son la clave, el máximo esfuerzo lo hacen los aprendices en la búsqueda de las respuestas, ellos se limitan a darles palmaditas en la espalda y animarlos y esto... hace la diferencia.

Para que la magia ocurra, el modelo es 100% flexible, pues la velocidad depende de cada aprendiz y la duración del programa también, no hay grado, cada quién puede irse cuando considere que ha aprendido lo que necesita y no hay ruta de aprendizaje única, hay varias según los intereses de los estudiantes. .

Esto no es una escuela de geeks, es una experiencia personal que desarrolla habilidades para el trabajo en equipo, la creatividad, la comunicación, el pensamiento crítico y la solución de problemas. Acá no hay clases sobre lo anterior, pero la cultura está embebida por esta mirada, o tienes este talento o te mueres. En un campus donde a la fecha hay más de 300 estudiantes alojados, hay solo 10 empleados entre personal administrativo y académico. 

¿Cómo lo hacen? Los estudiantes hacen todo. ¿Quieren un restaurante? fácil. Escriban el proyecto, soliciten el presupuesto y ejecútenlo. ¿Quieren prepararse para el trabajo? Fácil. La interacción con las empresas es cotidiana; a través de los bootcamps o campos de entrenamientos, se hacen semanas de inmersión empresarial para resolver problemas aún sin haberse graduado. ¿Necesitan aprender algo nuevo? Fácil. Basta con reunirse con el líder pedagógico, discutir la necesidad, evaluar opciones y luego el equipo académico desarrolla el currículo, hasta que cumple las necesidades de los estudiantes. ¿Y la acreditación del programa? Olvídenlo, no existe.

Regla No 3. Bingo: Un programa barato, gratuito para los estudiantes y de alta calidad. Por su puesto Xavier Neil aporto 100M de dólares en cada uno de los campus, pero lo increíble es que genera tal entusiasmo y las empresas valoran tanto el talento que se forma para sus industrias, que la caja registradora de donaciones no ha dejado de sonar, desde 2012. Es muy barato porque el costo laboral de la planta de maestros es casi igual a 0, es gratuito para los estudiantes porque las empresas donan, al saber que allí encontrarán la fuente de reclutamiento de sus futuros empleados y es de alta calidad porque en lo único que no escatiman, es en diseñar el mejor currículo posible y en actualizarlo en tiempo real.

Adicionalmente, es democrático y escalable, pues este currículo es libre y lo ofrecen a quienes quieran replicar el modelo, lo que ha permitido que se abran varios satélites en el mundo.

En Colombia, aún tenemos un déficit enorme en la oferta de educación superior, tenemos un sistema inequitativo en términos de calidad y serios problemas de cualificación del talento "profesores". 

Espero que algunos de estos aprendizajes nos dejen inspirados para "pensar fuera de la caja".