2017 por el retrovisor: recomendaciones para aspirantes y electores

De regreso de fiestas y vacaciones, emprendiendo un nuevo año de retos y trabajo, me detengo un momento y miro el 2017 por el retrovisor.

María Carolina Meza Botero
María Carolina Meza Botero
Directora Ejecutiva Fundación Empresarios por la Educación
211 Seguidores12 Siguiendo

1 Debates

17 Columnas

Columna

324

0

16 de Enero de 2018

De regreso de fiestas y vacaciones, emprendiendo un nuevo año de retos y trabajo, me detengo un momento y miro el 2017 por el retrovisor.

El 2017 estuvo marcado por avances importantes en el sector educativo, largas conversaciones y el esbozo de proyectos ambiciosos y necesarios. En la Fundación Empresarios por la Educación celebramos 15 años de trabajo ininterrumpido y pusimos en la conversación la importancia de mejorar las inversiones en educación desde el sector público y privado, con base en evidencias, dejando grandes retos y buenas bases para el nuevo gobierno que deberemos elegir próximamente.  

El 2017 empezó con una sensación de mejoría gracias al aumento en los resultados nacionales en las pruebas PISA, que miden las competencias de los estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y lenguaje a nivel mundial. La alegría se mantuvo con los resultados de las pruebas ICCS, pues mostraron que el país ha avanzado también en la formación cívica y ciudadana de sus estudiantes. Los resultados indican que el país ha recorrido una senda de mejoramiento educativo producto de aumentos presupuestales y políticas relativamente estables desde el 2002. El próximo gobierno tendrá el reto de continuar esta senda, y hacerlo de manera acelerada pues, según análisis del BID, al ritmo que vamos nos tomaría 30 años lograr el promedio de resultados que alcanzan estudiantes de los países de la OCDE.

Las negociaciones entre el gobierno nacional y Fecode fueron otro de los grandes marcadores de la educación en 2017. Tras 37 días de álgida negociación, se firmó un acuerdo que incluyó temas centrales como la revisión del Sistema General de Participaciones – SGP, la ampliación de la cobertura en grado transición y la apertura gradual de los grados de jardín y pre-jardín, la revisión de la implementación de la jornada única y la mejoría incremental de las condiciones para el trabajo docente. Será tarea del próximo presidente cumplir de la mejor manera estos acuerdos, lo que demandará negociaciones entre sectores y con las regiones, y una gran inversión por parte de todos los colombianos.   

El proceso de paz llevó al país a ver frente a frente las deudas con las personas que habitan el campo y a comprometerse con la transformación de sus condiciones de vida. El sector educativo no se quedó atrás en esta reflexión. Junto a diversas organizaciones de la sociedad civil, de cooperación y de la academia sostuvimos largas conversaciones con el Gobierno para la estructuración del . Su resultado es un documento extenso que, además de presentar un diagnóstico detallado sobre las grandes inequidades, da luces de transformaciones fundamentales que se deben llevar a cabo. Una amplia convocatoria y selección de docentes y directivos para las zonas más afectadas por el conflicto será un primer paso en esta dirección. Este será un tema de obligado abordaje para el próximo gobierno, si se toma en serio el reto de nivelar las condiciones educativas del país.  

Largas conversaciones se dieron también en el marco de la construcción del : la cita que tiene el país cada 10 años para renovar sus intenciones por la educación, y plantear de forma participativa una ruta de trabajo para la década. En medio de discusiones entre diversas organizaciones se definieron 10 desafíos estratégicos. Entre ellos están el aumento progresivo en la participación del gasto educativo en el PIB, la priorización de la educación rural y la educación para la paz, el fortalecimiento del sistema en su descentralización y articulación, la mejoría de la política de formación docente, el impulso de pedagogías activas y el uso de nuevas tecnologías en la educación, y el establecimiento de lineamientos curriculares amplios y flexibles. Como primer paso en dirección a este último punto, el Ministerio de Educación Nacional cerró el año con el lanzamiento de unas mallas de aprendizaje en matemáticas, ciencias naturales y lenguaje. Sin ser perfecto, este plan marca una buena ruta para quien llegue a la cartera educativa este año.

A los candidatos les recomiendo revisar en detalle estos avances. Además, el año pasado dejó importantes publicaciones que deberían ser de lectura obligada para candidatos y electores, como ; la ; el que puso su foco en la rendición de cuentas y la corresponsabilidad para el logro de los ODS en educación; ; los y las . La responsabilidad recaerá ahora en nosotros, los electores, que tendremos en nuestras manos la decisión de apostarle a un nuevo gobierno que ponga la educación como prioridad.