¿Y Nuestros niños qué?

Estamos en manos de 2 partes intransigentes y ególatras.

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
83 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

72 Columnas

Columna

181

1

11 de Junio de 2017

 

Por: JACOBO SOLANO C.*

Un mes cumplen nuestros niños de los colegios oficiales en paro ¿A quién le interesa? Es tal vez, uno de los ceses más extensos y desastrosos de la historia, las posiciones del Gobierno y Fecode se han radicalizado hasta un punto que es fácil compararlos con los perros de la lata de bóxer, peleándose un zapato, y lo más grave, no hay quien lo suelte; la situación da vergüenza como país y eso que estamos en Colombia, “la más educada”.

¿Por qué se ha llegado hasta este extremo? Es un problema histórico que cambia de acuerdo al gobierno, hoy los profesores piden: alimentación escolar de calidad, pero todos sabemos que el PAE y el trasporte escolar, son los programas preferidos de los corruptos en las regiones, es necesario que vuelvan al orden central; en cuanto a la jornada única, es claro que más que aulas, se requiere inversión para hacer instituciones dignas; también demandan un servicio de salud eficiente, todos lo queremos, pero el sistema corrupto no lo permite. Lo más triste es que los profesores antepongan el derecho al salario, a la protesta y a la movilización, a los sagrados derechos fundamentales de los menores, saben que tienen un deber moral con sus estudiantes y, por eso, aducen incumplimiento de lo acordado en el 2015, eso no es nuevo, si ahora, logran llegar a un acuerdo con el gobierno, también incumplirá, es el modelo. También piden ampliación de planta y estatuto único, piden y piden, a un gobierno como el de Santos, caracterizado por la indolencia con todos los sectores, además, los gobiernos locales tienen mucho que ver. Lo que más les interesa  a los profesores es que les reajusten los sueldos a niveles de EEUU y Europa, como pregonan, a pesar de que ganan un porcentaje más alto que cualquier empleado público y con beneficios, primas y pensiones adicionales; hábilmente, se inventan un pliego que si bien es justo, no es solidario con los profesores contratados por OPS, sin ninguna prestación social y abandonados a su suerte; no es fácil que este gobierno lo concrete, le atañe más a los candidatos presidenciales, que al mismo Santos con su 14% de popularidad, no le interesa, está de salida, además es experto en manejar mal los paros, ofrece y no cumple, será recordado por ser el gobierno con más paros e inconformismo de la historia reciente, ya pasó con los camioneros (el tal paro no existe), en el Chocó y en Buenaventura, además de la brutal represión, las imágenes lo confirman, la marcha de profesores más parecía en Caracas que en Bogotá.

Estamos en manos de 2 partes intransigentes y ególatras que no logran ponerse de acuerdo y no entienden que para que Colombia sea “la más educada”, se necesita una reforma estructural de fondo con un presupuesto amplio, con políticas serias y compromisos reales, tanto del gobierno como de los profesores, algunos porque están en el sector oficial y no tienen tantos controles la quieren coger de alivio y los perjudicados son los menores (dudo que repongan las clases, como hicieron en el 2015 que se inventaron no sé qué tipo de actividades y rápido salieron a vacaciones), ojalá entiendan el daño que le están haciendo a Colombia, dejen a un lado el orgullo y acudan a la sensatez para sentarse a negociar con la verdad, y lleguen por fin a un acuerdo que nos saque de este caos.

Respuestas al Debate (1)

juan manuel rodríguez. c.

11 de Junio

0 Seguidores

No es cierto que un docente gane más que cualquier empleado público. Los problemas de la educación y de los docentes son múltiples y complejos por...+ ver más

No es cierto que un docente gane más que cualquier empleado público. Los problemas de la educación y de los docentes son múltiples y complejos porque son históricos y estructurales. En 1979 con la expedición del Decreto-Ley Nº. 2277 se dio un importante paso en profesionalizar la actividad docente y escalafonar a los educadores. Los años que siguieron casi  no contemplaron paros. No obstante e irresponsablemente el gobierno sin beneficio de inventario, empezó a revolcar el sistema educativo con la descentrlización, el suprimir un las cajas de previsión social quienes directamente prestaban el servicio de salud y en coonivencia con als directivas de FECODE promovió y logró que el Congreso de la República le aprobara una Ley General de Educación que no ha servido para nada. A partir de esa norma, el Ministerio de Educación incrementó el trabajo de los docentes, desconoció el Estatuto Docente y creó desorden en el sistema de evaluación amparándose en referentes que desconocen la cultura y la historia de Colombia.