¿Y el Cesar para cuándo?

Edgardo Maya, es de Valledupar, pareciera que no le duele la región, en todos los foros habla de corrupción pero en su patria chica lo domina el miedo a los poderosos clanes políticos.

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
101 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

83 Columnas

Columna

625

0

28 de Agosto de 2017

Es la pregunta que se hacen muchos en el departamento, debido a los recientes casos de corrupción que han estremecido al país como la Ñonomanía y el cartel de magistrados (Bustos y Ricaurte) que absolvía senadores (Musa, Andrade y Ramos) a cambio de onerosas sumas, sin en el más mínimo atisbo de asombro y una desfachatez inmensa que denotan el peor momento de la justicia colombiana.

Por fin la Fiscalía, aunque el caso se haya iniciado en EEUU, comienza a tumbar poderosos que tienen al país invadido por el cáncer de la corrupción, ojalá llegue hasta el Palacio de Nariño, quedó claro que la firma Odebrecht penetró los gobiernos de Santos y Uribe; las acciones en Córdoba y La Guajira son plausibles, pero preocupa que en el Cesar, donde hay mucha más corrupción en todas las esferas, no pasa nada, pese a que el Contralor General de la Nación, Edgardo Maya, es de Valledupar, pareciera que no le duele la región, en todos los foros habla de corrupción pero en su patria chica lo domina el miedo a los poderosos clanes políticos.

También debería averiguar en el Consejo de Estado por el proceso que le devuelve el Parque de la Leyenda al municipio, cumplió 5 años y el único resultado que se ha visto es a Danilo Rojas, su Presidente como jurado de la final del Festival, y parranda con Ernesto Samper ¡y guepajé!

Sin entrar en detalles, solo por encimita, podemos mencionar: en Chiriguanà, todo el dinero que se han robado y los exalcaldes disfrutando sin pagar un día de cárcel; en Valledupar, el alcalde Tuto Uhía hizo nombrar al contralor Álvaro Castilla, a pesar de haber sido uno de sus aportantes, lo que terminó en una sanción para los concejales, pero en la nefasta Procuraduría de Ordoñez, fueron absueltos en segunda instancia, parece ser que Carrillo por fin los tiene en la mira y pronto llegará un sorpresa; mientras el exalcalde de Valledupar Luis Fabián Fernández huye de la justicia, Ape Cuello, a pesar de la parapolítica y Odebrecht, prepara su próxima candidatura con la caja menor de Emdupar y despachando en la alcaldía.

Por estos lares se han paseado felices y campantes Natalia Springer, quien pringó a Fredy Socarras con 1400 millones en un tema de paz y no pasó nada, por el contrario fue premiado como viceministro por Santos; también vino Emilio Tapia y poco se sabe de sus paso por el SIVA, que nada que arranca y la estelar adquisición de Luis Alberto Monsalvo que le compró el pase a la belleza del hermano de Manolo Duque, José Julián Vázquez capturado en Cartagena por un sinnúmero de casos de corrupción, para que asesorara todas las licitaciones que terminaron en un rosario de obras inconclusas como, el estadio de Valledupar, la Universidad Nacional, la vía Zanjón Pueblo Bello, el canal de Panamá, etc, a las cuales hubo que hacerle adiciones y nada que se terminan,

El llamado es al Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, que en su cruzada contra la corrupción se de una pasadita por el Cesar, más ahora que vienen las elecciones y comienza el juego de contratos y amarres, para que revise muchos casos que están como Alka Seltzer en mazamorra, sin moverse, vaya uno a saber por qué, perdón, si sabemos, pero la responsabilidad es suya y no la puede eludir.