¿Vargas y Uribe juntos?

La política es, definitivamente, dinámica y cambiante, porque obedece a intereses mezquinos de dinero y poder.

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
98 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

81 Columnas

Columna

332

0

10 de Octubre de 2017

La política es, definitivamente, dinámica y cambiante, porque obedece a intereses mezquinos de dinero y poder, sin mayor preocupación por la dignidad y los problemas de la gente; los enemigos de antes son los aliados de hoy, puede pasar con Germán Vargas Lleras y  Álvaro Uribe quienes tienen un pasado tormentoso de enfrentamientos, pero ahora, cada vez, tienen más razones, coincidencias y preocupaciones comunes para convertirse en los nuevos mejores amigos.

El escenario es complicado para que ambos estén en segunda vuelta, se están repartiendo la franja de la derecha y eso le abre paso al sector de centro-izquierda que unidos pueden derrotarlos, más aún por lo fortalecidos que están con el discurso anticontinuismo y anticorrupción. Sería un duro golpe para Vargas Lleras, quien toda su vida se ha preparado para ser presidente y no llegar y para Álvaro Uribe, que no aguantaría otro cuatrienio sin poder; ante esta cruda realidad, tienen que pensarlo muy bien, el problema será ¿quién se une a quién y cuándo? algo difícil porque ambos son egocéntricos y soberbios.

Pero las circunstancias los obligarán y dependerán del rumbo de las campañas en las encuestas, hoy, el líder es Germán Vargas porque el Centro Democrático todavía no elige candidato, pero más adelante, equilibrarán fuerzas y tendrán que analizar los numeritos para no terminar chamuscados en las próximas elecciones, que sin duda las ganará quien más alianzas logre. 

Las coincidencias: ambos están contra la JEP y todo lo que representa la implementación del proceso de paz y la serie de beneficios que le están dado a las Farc; ambos tienen enemigos comunes en el partido de la U, como Roy Barreras y Armando Benedetti; ambos tiene un discurso de mano dura que le llega a un generoso sector de la población, que se manifestó en el plebiscito votando por el No. 

Ambos están contra Cesar Gaviria que, a pesar de ser un político tradicional y obsoleto, sigue mandando en el Partido Liberal y maneja una gran fuerza que puede terminar llevando a De la Calle al sector de centro izquierda; otro punto en que coinciden es en el discurso anti Maduro y todo lo que representan la situación de Venezuela, que también genera votos y eso lo sabrán aprovechar; al parecer, también coinciden en el distanciamiento con Santos, que ya es bien conocido con Uribe, pero con Vargas apenas comienza, luego de que el Presidente amenazara con dejarlo sin la burocracia, representada en el los Ministerios de Vivienda y Ambiente, más el Bienestar Familiar y la Oficina de Notariado y Registro, que ya perdió Cambio Radical para entregárselo a la U.

Los dos, cuentan con un grueso número de empresarios privados con mucho dinero, quienes también incidirán para que se dé la unión, a cacaos, como Luis Carlos Sarmiento Angulo y otros, les preocupa que un gobierno ajeno a ellos llegue a cambiar las reglas de juego. 

Todo está servido para que aunque se odien, tengan que darse el abrazo de Judas, algo que puede generar un efecto boomerang, la gente está saturada de esta clase de componendas, que tienen al país al borde del colapso de sus instituciones. Amanecerá y veremos, pero blanco es y la gallina lo pone en un rincón.