Se adelantaron las presidenciales

La más reciente medición es de la firma Yanhaas, en la que lidera el voto en blanco con 23%

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
98 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

81 Columnas

Columna

2477

0

25 de Septiembre de 2017

Por cuenta de la crisis de los partidos políticos, convertidos en clanes de amigos que abandonaron las ideologías para apropiarse del erario, se adelantaron las elecciones presidenciales, los candidatos optaron por la recolección de firmas y ya comienza a moldearse el panorama de lo que puede ser el escenario presidencial;  la más reciente medición es de la firma Yanhaas, en la que lidera el voto en blanco con 23%, demostrando una vez más que la gente está hastiada de los políticos, de la corrupción de todos los poderes del Estado, especialmente en el sector judicial, inmerso en el peor escándalo de la historia.

Siguen los candidatos, encabeza Germán Vargas con 11% que desde ya evidencia su poderío mediático y de maquinaria, a pesar de que representa lo mismo que Santos, la corrupción, el voto amarrado de los clanes en las regiones y las malas maneras a la hora de tratar a los demás, además de la particular pedantería de la oligarquía cachaca.

Segundo, está uno al que le ha ido bien en todas las mediciones, Gustavo Petro con 9%, un candidato al que muchos le temen, lo ven como un segundo Chávez, algo que no creo, pero que sí le afecta, Petro es una incógnita, está solo pero siempre le va bien, en todas las anteriores encuestas va primero, no sabemos si le alcanzará.

Después aparece Fajardo con 7%, otro que marca bien, además la gente lo reconoce como un candidato ajeno a la corrupción y muy de centro. Pegadita está Claudia López con 6%, ha crecido mucho y puede ser la gran sorpresa de esta elección, estos 2 últimos, junto a Jorge Robledo, acaban de hacer una coalición que representa un porcentaje cercano al 15% y con muchas posibilidades de crecer por su discurso fresco, pueden captar una gran porción del electorado, cansado de la polarización de Santos y Uribe; y si además, se suma Humberto de la Calle con 2%, a quien no le ha ido bien con los porcentajes, pueden consolidar un grupo diverso que oxigene la política, capaz de brindarle a Colombia una propuesta seria en temas de paz,  lucha contra la corrupción y temas de igualdad social.

Muy relegado, aparece el uribismo, sus candidatos no marcan y esto preocupa al expresidente que, si bien es cierto tiene un caudal electoral cautivo, se puede complicar, porque en política no hay nada escrito, el primero es Francisco Santos con 2% y no está en contienda, después aparecen los demás con 1%, lo que no brinda garantías de triunfo, incluso ya se habla de alianzas con Vargas Lleras y otras opciones como: Alejandro Ordoñez con 4%, que aunque no ofrece más que un viaje al pasado por su fanatismo religioso y el tinte politiquero, está mucho mejor que todos los uribistas; Marta Lucía Ramírez sería la otra opción, pero tampoco despega con 2%. En el partido Liberal el mejor es Juan Manuel Galán con 6% y Cristo, crucificado con un 0,2%. 

Como pintan las cosas, esta elección será entre un candidato de derecha con un obsoleto discurso guerrerista de continuismo y otro de centro izquierda moderado, que puede dar la sorpresa, con un discurso anti clase política tradicional y la lucha contra la corrupción, un tema crucial que se ha tomado al país y tienen en vilo a nuestras instituciones. Falta mucho y las encuestas no tienen la verdad revelada, pero sí van moldeando la opinión y elevan y entierran candidatos.