Panorama general de la violencia contemporánea en los Montes de María

El ciclo de violencia armada en los Montes de María culminó con el proceso de desmovilización paramilitar ocurrida el 14 de Julio de 2005. En la actualidad, la región vive nuevos conflictos.

Luis Fernando Trejos Rosero
Luis Fernando Trejos Rosero
Docente
3 Seguidores4 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

379

0

05 de Octubre de 2017

Los Montes de María se encuentran ubicados entre los departamentos de Bolívar y Sucre. De ellos hacen parte 16 municipios, nueve se encuentran en el departamento de Sucre: Chalán, Colosó, Los Palmitos, Morróa, Ovejas, San Antonio de Palmito, San Onofre, Sincelejo y Toluviejo.

Los siete restantes están en el departamento de Bolívar: Córdoba, El Carmen de Bolívar, El Guamo, María la Baja, San Jacinto, San Juan Nepomuceno y Zambrano.

Los ejes viales de la región son la carretera Troncal de Occidente que comunica los municipios de San Juan Nepomuceno, San Jacinto, Carmen de Bolívar, Ovejas y Los Palmitos, y la Troncal del Caribe que comunica los municipios de Marialabaja, San Onofre y Toluviejo, permitiendo la comunicación de los Montes de María con el norte y el sur del país, y la Transversal de los Contenedores que une los municipios de Plato (Magdalena), Zambrano, El Carmen de Bolívar y que permite la comunicación de los Montes de María con el oriente y el centro del país, a través de la Troncal de Oriente. En el centro de estos ejes, se encuentra ubicado el municipio de El Carmen de Bolívar (PNUD, 2011).

Los orígenes de la violencia paramilitar en esta región del país, se remontan a la década de los setenta del siglo anterior.

Según verdadabierta.com, estos primeros grupos fueron organizados por las élites ligadas a la tenencia de la tierra como los ganaderos y los latifundistas, en el marco de la ocupación que de ella adelantaban los pequeños arrendatarios, con el apoyo de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC).

Alejandro Reyes, en investigación citada por verdadabierta.com, afirma que para 1976 más de 400 haciendas habían sido invadidas por campesinos, consiguiendo en la segunda mitad de los ochenta que el INCORA titulara colectivamente 546 fincas que sumaban aproximadamente 120 mil hectáreas.

Para finales de los ochenta e inicios de los noventa, aparecen en los Montes de María los narcotraficantes y sus grupos armados. Estos comenzaron a usar el Golfo de Morrosquillo como un importante punto de salida de clorhidrato de cocaína. Las mayores adquisiciones de tierras por parte de los narcotraficantes se dieron en los municipios con territorio en el litoral sucreño como Tolú y  Toluviejo, teniendo también a San Onofre, dentro de la ruta de la droga hacia el Golfo de Morrosquillo.

De este segundo momento de la violencia paramilitar en los Montes de María, se destacan en el Golfo de Morrosquillo “Los Carranceros”, que hicieron presencia activa en la Libertad y Rincón del Mar, corregimientos de San Onofre. Prestaban seguridad en los corredores por los que se movía la cocaína desde San Onofre y María la Baja hacia el Golfo.

En el Departamento de Bolívar, se destaca el caso de Luis Ramírez, alias: “Miki Ramírez”, quien se ubicó en la hacienda El Hacha, en zona rural del municipio de Zambrano. Según verdadabierta.com, Ramírez estaba detrás de la conformación de un grupo llamado “Los Valdés” que operaba en Bajo Grande, corregimiento de San Jacinto. Este grupo es sindicado de perpetrar una de las primeras masacres de Sucre cometida el 4 de diciembre de 1996, en Pichilín, municipio de Morroa.           

En este contexto, dichos grupos son legalizados a través del Decreto Ley 356 de 1994 que estableció las condiciones para regular nuevos servicios especiales de seguridad privada que operarían en zonas de combate donde el orden público fuese precario.

El 27 de abril de 1995, una resolución de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada denomino a estos “servicios de seguridad privada” como Convivir.

En simultanea aparecen, entre otras, las convivir “Caser” en Arjona y Turbaco, la  “Nuevo Amanecer” en Coveñas, la convivir “Esperanza Futura” en Magangue y la “Montesmar”, con sede en Zambrano.

La figura jurídica de las Convivir le permitió a los paramilitares acceder legalmente a armas de uso privativo de la Fuerza Pública.

Entre 1994 y 1997, el grueso de la violencia paramilitar se dirigió contra las fuerzas políticas de oposición que amenazaban con alterar el statu quo de la región, tal y como sucedió con el “Movimiento Cívico” de Sucre. Para este momento, se suman a la organización y conformación de estructuras paramilitares muchos políticos tradicionales de la región, especialmente en Sucre. Es decir, desde mediados de los noventa, narcotraficantes, políticos, ganaderos y hacendados de la región, fueron configurando un nuevo orden social.

En paralelo, desde inicios de los ochenta las organizaciones guerrilleras adelantaron trabajo político entre la población, aprovechando la frustración del movimiento campesino de los años setenta. A fines de los años noventa, las Farc, el ELN y el ERP se disputaban con los paramilitares el control de la zona por su alto valor estratégico, ya que funciona como refugio y corredor vital para la movilización de estas organizaciones en la Costa Caribe.

Así mismo, el secuestro y la extorsión de ganaderos y agricultores, son las principales fuentes de financiación de la insurgencia armada.

Precisamente, la práctica reiterada de la extorsión y el secuestro fue usada como una causal legitimadora del accionar paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia en los Montes de María. Según verdadabierta.com, los primeros secuestrados de las Farc datan de 1989 y a inicios de los noventa comenzaron a asesinar a los que no pagaban. En 1996, Sucre, con 36 secuestros extorsivos, estuvo entre los diez departamentos más golpeados por este delito en el país.

En 1997, élites políticas locales, reconocidos ganaderos, hacendados y oficiales de la Fuerza Pública de la región se reunieron en la finca “Las Canarias”, ubicada en el departamento de Sucre. En dicha reunión se concretó el plan para conformar un frente paramilitar que accionara en los Montes de María. El objetivo fue continuar con el proceso de expansión paramilitar por toda la costa atlántica.

Como fruto de esta planeación se produce la articulación de todos los grupos de seguridad privada referenciados en la primera parte del escrito, dando como resultado en 1997 la creación del frente Rito Antonio Ochoa, adscrito al Bloque Norte de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU).

Fue solo hasta diciembre de 1999, por medio de un comunicado que se hizo público en el municipio de Ovejas, que la estructura paramilitar es definida como Bloque Héroes de los Montes de María, que respondía al mando de Diego Vecino. Aunque cabe destacar que otras versiones sostienen que esta estructura nace formalmente con la Masacre de “El Salado”, ocurrida entre el 16 y 19 de febrero del año 2000.

La estrategia contraguerrillera fue exitosa militarmente ya que los grupos guerrilleros se vieron obligados a desplazarse hacia el sur de Bolívar, pero los costos sociales y humanos de dicha estrategia se tradujeron en asesinatos selectivos, masacres, desplazamientos y desapariciones forzadas, expropiación ilegal de tierras y la eliminación de cualquier expresión social o política que amenazara el statu quo de la región.

Además, la expansión del paramilitarismo en los Montes de María fue simultánea con la incursión de las AUC en la serranía de San Lucas (Sur de Bolívar). Estos hechos evidencian que los paramilitares no solo querían asegurarse el control de los cultivos ilícitos, sino también de los corredores estratégicos para sacar la droga del país, en este caso por el Golfo de Morrosquillo.

El ciclo de violencia armada en los Montes de María culminó con el proceso de desmovilización paramilitar ocurrida el 14 de Julio de 2005. En la actualidad, la región vive nuevos conflictos, ahora ligados a la tenencia y restitución de tierras y hace presencia el crimen organizado con intereses puramente económicos. 

---

Referencias

- Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario 2003 Panorama Actual de la Región de Montes de María y su entorno, Bogota. Serie Geográfica No. 19.

- Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario 2006, Panorama Actual Sucre, Bogota. Serie Geográfica No. 27.

- Reyes, Alejandro 2009 Guerreros y campesinos. El despojo de la tierra en Colombia. Bogotá, Grupo Editorial Norma.

- Verdadabierta.com “Cómo se fraguo la tragedia de los Montes de María”  [En línea]: http://www.verdadabierta.com/gran_especial/montes_de_maria/montes_de_maria.html   [Consulta: 28/ 08/2012].