Lincoln y la JEP

Cambio Radical, partido de la coalición de gobierno, se opone a la aprobación de la JEP basados en cálculos políticos de cara a las cercanas elecciones presidenciales.  En una situación politica similar, en 1865 el presidente Lincoln fraguó la aprobación por un estrecho margen, de la decimotercera enmienda para ponerle fin a la esclavitud en los EE.UU.

Diogenes Rosero
Diogenes Rosero
Director de Foro Costa Atlántica.
101 Seguidores1 Siguiendo

0 Debates

15 Columnas

Columna

143

0

03 de Octubre de 2017

En una polémica película del director de cine Steven Spielberg (2012), se retrata parte la vida de uno de los presidentes más queridos por los estadounidenses: Abraham Lincoln.

El film cuenta la historia de lo complejo que fue lograr las mayorías necesarias para aprobar la enmienda del fin de la esclavitud en medio de unos posibles diálogos para acordar el fin de la guerra. Por ello, algunos copartidarios aconsejaban posponer la votación a la espera de la firma de una tregua, que permitiese una solución política al conflicto nacido de los problemas raciales entre el norte y el sur del país.

Lincoln se opuso tajantemente, aduciendo que no correría riesgos con un nuevo congreso que retrocediera lo avanzado en las libertades de la población afroamericana. Un argumento moral, que ponía en vilo una paz negociada.

Para la aprobación final de la enmienda constitucional, el Secretario de Estado William H. Seward y el Presidente Lincoln, tuvieron que acudir a diferentes métodos, incluso ofrecer sobornos, para lograr la votación mínima en el Congreso. Lo demás es historia: se firmó la enmienda, el ejército confederado se rindió -sellando el final de la guerra- y a los pocos meses Lincoln fue asesinado mientras asistía a una obra teatral en Washington.

En Colombia también congresistas de Cambio Radical, partido de la coalición de gobierno, se oponen a la aprobación de la JEP basados en cálculos políticos de cara a las cercanas elecciones presidenciales. Prácticamente proponen aplazar la discusión para el próximo Congreso.

La respuesta del Gobierno y del Ministro del Interior ha sido mover sus fichas en el Congreso logrando unas efímeras mayorías que han aprobado 100 artículos de 160 relacionados con la reglamentación de la JEP. Una titánica tarea, en medio de un Gobierno fuertemente golpeado por la opinión y  con poco margen de maniobra.

Como en Estados Unidos –recordar los recientes eventos en Nashville- nos espera un largo proceso de cara a la reconciliación nacional. Algunas veces los intereses supremos de una nación chocan con los intríngulis del poder político o la apretada opinión del pueblo.

Se necesita una férrea voluntad política que impida revocar el derecho de los pueblos a vivir en paz. Así sea con escasos votos, es vital aprobar los temas sustanciales del acuerdo de la Habana: Reforma Política, la JEP y las Circunscripciones Especiales de Paz. Postergar su aprobación sería un error histórico imperdonable.