Hay que salir a votar, así sea en blanco.

Si de esos casi 20 millones de abstencionistas saliera a votar tan solo el 30 por ciento, otro gallo cantaría; sería un buen comienzo para que muchas cosas comiencen a cambiar. Hay que votar así sea en blanco.

Luis Oñate Gámez
Luis Oñate Gámez
Periodista
113 Seguidores0 Siguiendo

2 Debates

15 Columnas

Columna

201

0

11 de Marzo de 2018

Por Luis Oñate Gámez.

La protesta más contundente es con el voto. No hay mejor manera de castigar a los corruptos que ahogarlos en las urnas. De nada valen los gritos, caminatas, paros o protestas si votamos por los mismos o nos dejamos llevar por la doctrina del “meimportaunculismo” y no salimos a ejercer ese derecho y ese deber ciudadano.

Creo que esto último es lo que nos está matando. Según los datos de la Registraduría Nacional, en el 2014, para las elecciones legislativas, la abstención se situó por encima del 55 por ciento, lo que quiere decir que de los casi 33 millones de personas habilitadas para votar que para esa época había en el país, únicamente llegaron a las urnas 14 millones.

Muchos críticos aseguran que de ésos que están saliendo a las urnas un alto porcentaje se mueve a través del voto amarrado; por compromiso político, coacción o la compra. Inescrupulosos se valen de la necesidad, la miseria y la falta de educación política de la gente para montar sus empresas electorales.  Así el renglón de la conciencia o la opinión queda reducido y una minoría termina eligiendo.

Actualmente somos 36 millones de colombianos habilitados para votar y elegir congreso y por el ambiente electoral que se siente en los pueblos y ciudades es difícil más no imposible que baje la abstención. Si de esos casi 20 millones de abstencionistas saliera a votar tan solo el 30 por ciento, otro gallo cantaría; sería un buen comienzo para que muchas cosas comiencen a cambiar. Hay que votar así sea en blanco.

Por lo que estamos viendo, uno de los más importantes eslabones de la corrupción se da desde el congreso, por el concubinato en el que viven ejecutivo y legislativo, muchos extorsionan de frente. De ahí la importancia de elegir bien en Cámara y Senado. Y es también el desprestigio del legislativo lo que aleja a mucha gente de las urnas.

En el Magdalena los representantes a la Cámara luego de su elección se perdieron y hace unos días regresaron. Pasaron con más pena que gloria el periodo que está por concluir. No se les vio ni en las curvas del congreso contestando lista o presentando proyectos, y ahora con esa misma cara regresaron a solicitar nuevamente el voto.  Tres de ellos aspiran a repetir, dos van a cámara y uno a senado, y al igual que hace 4 años no tienen nada que mostrar ni forma de convencer.

Sin embargo, hay que reconocer que entre los 49 aspirantes hay nombres nuevos e interesantes que nos permiten soñar con una mejor representación y por ende superiores resultados para la región y el país. Del mismo modo, entre los aspirantes al Senado existen personas con un ambiente diferente, que no han estado untados de corrupción y prometen mejores augurios, solo hay que mirar bien.

Por eso reitero que hay que salir y hacerse partícipe, y con el voto honesto dar los primeros pasos para derrotar muchos de los males que nos aquejan en el país. Es hora de comenzar a vencer la indiferencia y buscar mejores horizontes. Siempre deberíamos tener presente que quien paga para hacerse elegir roba para compensar esos gastos.

Otro aliciente para salir a votar es las consultas que buscar elegir representantes del uribismo y de la izquierda para la presidencia. En la primera están Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez, y en la segunda los exalcaldes de Santa Marta y Bogotá Carlos Caicedo y Gustavo Petro. Consultas que asimismo podrían aclarar un poco más el panorama para la presidencia.