Ecos de la cumbre de Alcaldes

Lo positivo, el paseo en bicicleta de los alcaldes por Valledupar sin ser atracados.

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
101 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

83 Columnas

Columna

721

0

29 de Mayo de 2017

 

Después de cada cumbre se hacen balances, ocurre con la Cumbre de las Américas, de la OTAN, del G7, en las que a pesar de que se gasta mucho, pocos son los resultados. Pues bien, la Cumbre de Valledupar no fue la excepción, asistieron los alcaldes, pero no hubo resultados concretos, en especial para Valledupar que fue la sede, el gasto sobrepasó los 500 millones de pesos, aunque extrañamente la alcaldía no ha querido revelar el monto exacto, ni la empresa que lo hizo.

Si bien es un escenario de debate abierto para discutir políticas públicas, no hubo un compromiso real del Gobierno Nacional, ni siquiera por la presencia de altos dignatarios, quienes llegaron sin un solo anuncio importante para el departamento del Cesar. El Presidente Santos, ante las solicitudes de los alcaldes, se fue por las ramas y se dedicó a hablar de Ley de Tierras, catastro rural y el desarme de las Farc, temas importantes, pero su anuncio perfectamente se pudo haber hecho desde Bogotá; los alcaldes esperaban soluciones para sus regiones, agobiadas por problemas de toda índole.

El General Naranjo, tampoco reveló estrategias concretas para frenar la ola de inseguridad que azota a Valledupar y las ciudades capitales. Al Ministro de Defensa, Villegas, se le vio concentrado en un suculento plato en club Valledupar, pero sobre el Clan del golfo no dijo nada. En Medio Ambiente, se inauguró un “Bosque de Paz” que si bien es significativo, es la misma zona donde hace pocos días fue asesinado el director del Gaula, pero sobre los temas gruesos que son: la problemática de la Sierra Nevada y su deshielo y el contaminado río Cesar, menos de la petición del alcalde de Valledupar, la Represa de Besotes, de lo que muy poco se habló. Los alcaldes solicitaron descentralización, pero fue un saludo a la bandera porque el gobierno que ha centralizado las regalías al máximo, tampoco se comprometió. Para colmo, el show que no podía faltar estuvo a cargo de Manolo Duque, alcalde suspendido de Cartagena, que llegó orondo, muy tieso y muy majo, como una estrella de cine y aniquiló la credibilidad del evento, tanto, que obligó al Procurador Fernando Carrillo, a salir del recinto ¡Qué pena! También quedó demostrado que a Valledupar le hace falta un Centro de Convenciones para este tipo de cumbres, el club Valledupar parecía el gallinero de una floristería, con una decoración de pésimo gusto. Lo positivo, el impacto en la hotelería, la serenata del alcalde al Presidente, el paseo en bicicleta de los alcaldes por Valledupar sin ser atracados, el show de Panao con el Presidente que será retrasmitido en Cheverisimo de Telecaribe y las ventas de las marqueterías que subieron ostensiblemente por tanta foto que mandaron a enmarcar con el Nobel de paz; a todo esto hay que sumarle que el avión en que estaba viajando el Presidente se varó y debió regresar en otro, en fin, un viaje para olvidar.

Al margen de la cumbre, vale la pena resaltar el encuentro del Procurador General con la comunidad, donde una serie de veedores, a quienes felicito por su valentía y entereza, denunciaron todas las irregularidades que han convertido al “Cesar en un nido de corrupción” como aseveró el veedor Jaine Mora, ojalá se vean los resultados a los que se comprometió Carrillo.