Así informan los medios sobre sectas en Colombia

El cubrimiento de la prensa en Colombia respecto de las sectas religiosas se ha centrado en las de tipo satánico y el famoso caso Piraquive, dejando por fuera sonados casos de abusos sexuales y el dinero que las personas destinan a sus creencias religiosas.
 

Óscar Durán
Óscar Durán
Periodista - Docente
154 Seguidores7 Siguiendo

0 Debates

10 Artículos

Artículo

911

0

25 de Julio de 2016

De acuerdo con los resultados de la investigación de documentos sobre Movimientos religiosos, sectas religiosas y trata de personas, podemos reportar que en los tribunales de los Estados Unidos y en Colombia, no se ha reportado ningún caso de alguien que haya sido judicializado por haber manipulado las creencias religiosas de una persona. En España, por ejemplo, sí. Esto no significa que esta problemática social no exista, razón suficiente para empeñarse en ofrecer información para prevenirla, específicamente desde la comunicación humana y social, campos disciplinares, que tampoco reportan estudios directamente relacionados con nuestro objeto de estudio: Movimientos religiosos y trata de personas.

Lo que publican los medios

La prensa representa aquella “página en blanco” a través de la cual, los periodistas escriben diariamente la historia que no aparece en los libros que se usan en los colegios para contar la historia de nuestra nación. Más que un escrito de naturaleza académica, este texto es una provocación dirigida a los periodistas y comunicadores en ejercicio y en formación, para que registren parte de la historia cultural “que no nos han contado”, a través de géneros periodísticos distintos a la noticia, que requieren de un proceso de investigación reposado y continuado en la prensa nacional y local, y por supuesto, a través de las redes sociales.

Lo que se hizo con un equipo de aproximadamente 25 estudiantes, fue localizar durante el mes de mayo del año 2015, la información publicada sobre sectas por periódicos de circulación nacional como El Tiempo y El Espectador, la revista Semana y de circulación local como Vanguardia Liberal de Bucaramanga, el Heraldo de Barranquilla, El País de Cali y el portal de las Dos Orillas.

Los primeros resultados nos permiten afirmar que se publica, en su mayoría, sobre sectas satánicas, la forma como estas operan en algunas regiones de nuestro país y el perfil de quienes se convierten en sus víctimas. También, y en la misma proporción, sobre la Secta Piraquive, nombrada de esta forma por algunos medios. Escasa (aunque no lo parezca) es la información que se refiere al caso de los abusos sexuales cometidos por el pastor Álvaro Gámez Salem, el porcentaje y el valor de los salarios que destinan algunos colombianos para apoyar sus creencias religiosas, el perfil de los líderes de las sectas, iglesias y religiones y su capacidad para seducir a sus fieles de entregar sus bienes terrenales a cambio de un lugar en la eternidad, y una red de apoyo para víctimas de sectas.

Nos referimos a la red de apoyo para víctimas de sectas que se hizo visible a través de la Revista Semana y que nombra los abusos sexuales cometidos contra las víctimas de Salem. Las características de los líderes de las sectas y su capacidad de seducción, quienes son descritos por El Espectador como “personas carismáticas, muchas de ellas profesionales, con buena facilidad de expresión, dominio de la Biblia, capacidad de convocatoria y liderazgo, lo cual les permite penetrar en los barrios, municipios y veredas más deprimidas, empezando por llevar mercados y realizar obras de menor cuantía. Existen, dice El Espectador, "sectas religiosas tan peligrosas, que tras convencer a los ingenuos fieles de entregarles todos los bienes terrenales para limpiar su alma y esperar la llegada del Mesías… desaparecen por arte de magia sin dejar rastro…” .

Los resultados de un estudio publicado por El Espectador y realizado por la red de universidades Universia y el Portal Trabajando.com, quienes después de consultar a 1.200 colombianos de las principales ciudades del país, dicen que 780 (de estos 1.200), practica una religión, que 612 (de estos 780) asigna parte de su salario para apoyar sus creencias religiosas. Y que de estos 612, 354 destinan más de 50 mil pesos mensuales a la causa, así: 171 personas, entre 50 y 100 mil pesos. 61 personas entre 100 mil y 300 mil pesos. 18 personas, entre 300 mil pesos y 1 millón, y 6 de las 612, destinan más de 1 millón para apoyar sus creencias religiosas.

La Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional

Héctor Navarro es el abogado y creador de la Fundación “Victimas de sectas en Argentina” quien, de acuerdo con Semana, es un “convencido de que la labor pastoral no puede hacerse bajo engaño". Luego de la labor adelantada en su país, Navarro escogió a la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional (IMDJI) como su más reciente objetivo…”, razón por la cual, “viajó a Colombia, estuvo en Bogotá y Bucaramanga, donde entrevistó a decenas de ex seguidores de esta iglesia. Recogió información documental, hizo grabaciones, constató hechos y no dudó en interponer una denuncia contra María Luisa Piraquive y el senador Carlos Alberto Baena, por una serie de presuntos delitos: estafa, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, constreñimiento electoral, falsedad en documento público, falsificación de identidad de personas, discriminación, violación a los derechos de los niños, lesiones, acceso carnal, atropellos contra la dignidad humana, narcotráfico y posible homicidio.

En el caso de constreñimiento electoral, revisó videos que muestran al senador Baena exigiendo a los fieles conseguir votos para su partido MIRA. En cuanto al presunto homicidio, la denuncia asegura que Iván Moreno Piraquive, hijo de Luis Moreno y María Luisa Piraquive, denunció en el año 2005 el presunto homicidio de su padre ocurrido en el año 1996. Iván Moreno, había sido apartado de la IMDJI por su confesa condición homosexual, sin embargo se retractó de su denuncia cuando su madre le entregó una mansión en Miami (Florida) y dos automóviles Audi. Todo esto se suma a la posible denuncia por lavado de activos que llevó a María Luisa ante un fiscal para explicar la proveniencia de sus millonarias propiedades en Colombia y el exterior.

Por su parte, El Heraldo, agrega que “el ente acusador había pedido a las autoridades de EEUU que investigaran las propiedades de la familia en el estado de Florida, donde tienen numerosas iglesias y mansiones valoradas en 14 millones de dólares. Nos sabemos qué pasó con la declaración de Carlos Baena, quien afirmó que “la pastora iba a aclarar el origen de los aportes de más de 20.000 personas”.

En un artículo titulado “las insólitas reflexiones del libro secreto de la iglesia de los Piraquive”, El Tiempo dice: “en sus templos hay dos portales para entrar al reino de Dios: uno es la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional (IMDJI), el otro es el partido político MIRA. En uno de ellos el ticket de entrada consiste en pagar el diezmo, en el otro se cumple al emitir el voto. Esta afirmación es confirmada por el testimonio de una de las víctimas, Laura, cuando dice: “como yo era una de las más ingenuas, me comí el cuento de que esa era la obra material de Dios en la tierra y hasta repetía: Si Dios tiene su partido, ¿Por qué tenemos que juzgarlo?”

Al compilar información sobre el caso Piraquive, no podemos dejar de mencionar la punta del iceberg, es decir, la fallida acción judicial interpuesta por el abogado Germán Gómez Remolina, quien demandó por injuria a la hermana Piraquive tomando como base sus comentarios sobre las personas que tenían discapacidad física. Esta acción judicial fue fallida porque la Fiscal 286 declaró, según El Tiempo, El País y Vanguardia, que “no existía tipicidad en el delito porque no se pudo demostrar que el accionante se haya perjudicado con las palabras de Piraquive”. “Sorprendió la declaración de la hermana Piraquive pues el Partido MIRA fue uno de los promotores de la ley antidiscriminación”, agrega El Espectador.

Ahora entendemos por qué El País tituló un artículo como “el dios mafioso de los Piraquive”, y dijo que esta iglesia se nombra a sí misma como “la empresa de Dios sobre la tierra” y que su “gancho es la profecía que susurran al oído haciendo revelaciones tan contundentes como que está casado con la persona equivocada, que va a tener una gran fortuna o debe abandonar su empleo. La redacción de este diario, se pregunta: “¿a esos que discriminan también se les excluye a la hora de pedir el diezmo, el mismo que se pide a punta de amenazas de accidentes, de enfermedades, de miseria y de desamor?, ¿Podrían, estas tragedias desaparecer a cambio de una transacción bancaria?”.

El caso del pastor Álvaro Gámez

El caso Álvaro Gámez, el presunto pastor abusador de menores. El diario El Tiempo, reseña en una de las últimas noticias publicadas sobre este tema, que el pastor Álvaro Gámez, fundador de la iglesia cristiana Salem en Pasto, fue sancionado con medida de aseguramiento en centro carcelario por los delitos de acceso carnal a persona en condición de discapacidad psíquica y acceso carnal abusivo con menor de 14 años. Gámez es señalado de haber abusado sexualmente de 27 fieles de su iglesia, cuatro de ellos menores de edad. Según el ente acusador, Gámez habría abusado de feligreses de su congregación evangélica, al parecer, convenciéndolas de acceder a sus deseos sexuales con el argumento de que se trataba de una alabanza a Dios.

Los medios retoman la información, recordando que el pastor fue capturado el 7 de febrero de 2013 en Honduras de donde fue deportado a Colombia. El proceso en su contra se inició en abril del 2012, después de que varios medios de comunicación publicaran un video en el que se ve a Gámez sosteniendo relaciones sexuales con diferentes mujeres. El pastor quedó en libertad el 9 de julio del 2012 porque la juez del caso consideró que la Fiscalía había cometido errores en el proceso de imputación. Meses después, un juez revocó la decisión que lo dejó en libertad y las autoridades hondureñas, país al que había viajado, procedieron a su captura y deportación.

La defensa de Gámez ha alegado que, si bien el pastor tuvo relaciones con mujeres, no las forzó ni ellas estaban en estado de indefensión, como lo alega la Fiscalía. También niega que menores de edad hayan estado involucradas.

Por su parte, las sectas satánicas y de acuerdo con Semana, Vanguardia y El Heraldo, hacen presencia en Bogotá, Santander, Pereira, Santa Marta, Valledupar y los llanos orientales. Asesinan, envenenan y secuestran en Semana Santa y el Día de los niños, a sacerdotes, indígenas y menores de edad. A los primeros para acabar con los representantes de la Iglesia Católica, a los segundos para enseñarles el padre nuestro y a los terceros llamados “cuerpos santos”, para matarlos, es decir, entregarlos a la secta para que los maten como una prueba de desprendimiento que se les exige a los posibles candidatos a “sacerdotes”.

Según El Tiempo, una secta que hace presencia en Valledupar pensaba conmemorar sus 40 años de permanencia en el país matando 40 niños, uno por año de existencia. Según, el portal de Las dos orillas, otra de las sectas que hace presencia en Pereira, “usa mujeres para reclutar jóvenes, ellas les ofrecen dinero y los llevan a fincas de la zona donde realizan fiestas en las que reparten droga, matan animales y beben su sangre para, supuestamente, hacer pactos con el diablo”. Según El País, los candidatos a sacerdotes (víctimas) se describen como “jóvenes frágiles, con problemas de identidad, de ruptura familiar y de fracaso escolar”, completamente vulnerables, tanto que se “incita a crear el sentimiento de haber sufrido falsos abusos durante su infancia”. “Si recorremos las cárceles, no son pocos los llamados pastores, dice El Espectador, que se encuentran tras las rejas o huyendo de la justicia, enfrentando procesos penales por delitos como: abuso de confianza, estafas, abuso sexual violento y corrupción de menores. Lamentablemente para quienes profesamos la fe católica, tenemos que decir, que nuestra religión no se escapa de semejantes atrocidades”.

Nuestra intención no es la de decir que nada se haya hecho o escrito. Por el contrario, es la de promover la certeza de que juntos (prensa y academia) podemos hacer más. Creemos que valdría la pena hacer una investigación periodística “no oficial” sobre la denominada iglesia de la eutanasia, el movimiento raelianos, la cienciología y algunas técnicas del coaching empresarial. En el primero, cuarto y quinto caso, porque sus fundamentos podrían provocar explotación económica, en el segundo: suicidios colectivos como los históricos de Johanestown-Guyana y Wako Texas, y en el tercero: explotación sexual.

Comentarios