Segunda Vuelta para elegir alcaldes, un aporte a la gobernabilidad

Dentro del documento de recomendaciones de la Misión Electoral Especial -MEE- hay una propuesta que ha sido poco analizada por los medios y es la propuesta de aplicar la segunda vuelta para la elección de alcalde en las 6 ciudades más grandes del país. Para ProBogotá, la segunda vuelta puede contribuir a mejorar la gobernabilidad de los mandatarios locales.

Luis Guillermo Plata
Luis Guillermo Plata
Presidente ProBogotá Región
160 Seguidores107 Siguiendo

0 Debates

32 Columnas

Columna

414

0

10 de Mayo de 2017

Según el documento de recomendaciones de la Misión Electoral Especial, el mecanismo de segunda vuelta para la elección de alcaldes se implementaría en los seis municipios más grandes del país, cuando ninguno de los candidatos obtenga más del 40% de los votos y una diferencia del 10% con el segundo.

Desde el año pasado hemos venido analizando en ProBogotá la gobernabilidad de ciudades como Bogotá, y concluimos que uno de los aspectos que influye en este tema es el bajo porcentaje de votos con el que es elegido el Alcalde, ya que no solo existe una pequeña diferencia entre el ganador y el segundo candidato, sino que el promedio de elección ha sido del 30%, con una abstención que llega casi al 50%. Entonces es una minoría la que está eligiendo al alcalde.

Creemos que esta es la mejor salida para fortalecer la gobernabilidad de los alcaldes, y una alternativa para prevenir futuros procesos de revocatoria que afectan el curso del desarrollo de las ciudades.

Esperamos que esta propuesta en concreto sea incluida dentro de los proyectos de acto legislativo y de ley para hacer la reforma política y electoral que se espera sean presentados este mes.

En los últimos 20 años los alcaldes de Bogotá se han elegido con menos votos cada vez, afectando la gobernabilidad. 

En promedio el porcentaje de votos del candidato que ha ganado en las últimas 6 elecciones es de 41%. Siendo el punto mas bajo el 32.22% de Petro en 2011 y el más alto el 48.82% de Peñalosa en 1997. Las últimas dos elecciones, se mantienen en un nivel bajo de 30% .

Algunas conclusiones

  • El margen entre el candidato ganador y segundo candidato, en promedio, no llega a ser de 10 puntos, salvo en la elección del 2007 que fue de 15 puntos. Este es un margen estrecho.

  • La elección del 2007 es atípica dentro de las últimas 6. Tuvo el menor número de candidatos, tuvo la mayor diferencia entre el ganador y el segundo y una participación de las más altas.

  • Está consolidada la participación de multiplicidad de candidatos. 10.6 candidatos es el promedio para las últimas 6 elecciones.

  • Los candidatos distintos a primero y segundo, agrupados, significan una cantidad de votos que de alguna manera se “desperdician”. Alcanza a llegar a porcentajes similares a los que alcanza el candidato ganador y en algunos momentos incluso mayor que el porcentaje que obtiene quien ha ganado la elección.