¿Hasta dónde llega Bogotá? ¿Y qué importa?

Los municipios vecinos tienen muchas motivaciones para promover más construcción: más trabajo, más impuestos y coimas para los políticos. Desafortunadamente para Bogotá, expandirse a loca es trágico porque implicará más inversión en servicios públicos, deterioró ambiental y congestión ¿qué hacer para no seguir el camino de la expansión despelotada y corrupta?

Diego Laserna
Diego Laserna
varios
248 Seguidores38 Siguiendo

2 Debates

8 Columnas

Columna

418

0

14 de Marzo de 2017

Por: Diego Laserna

Hace algunos días la Revista Semana sacó un artículo titulado  que describe de manera bastante completa cómo los gobernantes de municipios vecinos a Bogotá han venido alterando su ordenamiento territorial para permitir más construcción a cambio de pagos corruptos. Aunque la revista deja la impresión de que es un fenómeno reciente, no lo es.

Los municipios vecinos tienen toda clase de motivaciones cortoplacistas para promover más construcción en sus municipios: hay más trabajo, más impuestos y por supuesto toda clase de coimas para repartir entre el alcalde y el concejo. Desafortunadamente para Bogotá pensada no en cuanto a limites políticos sino como una aglomeración urbana, expandirse a la topa tolondra es trágico.

A largo plazo, un crecimiento desorganizado como el que está sucediendo en la Sabana implicará más inversión en servicios públicos, mayor deterioró ambiental, mayor congestión y, en general, una ciudad enferma. Luego ¿qué hay que hacer para no seguir el camino de la expansión despelotada y corrupta?

La respuesta del artículo de Semana parecería ser “sancionar a los políticos corruptos” que es obvia pero pasa por encima del tema de fondo, es decir que corrupto o no, los intereses cortoplacistas de los municipios vecinos van en contra del interés de Bogotá como aglomeración urbana.

Hoy en día la ley colombiana no contempla la posibilidad de hacer POTs regionales donde se puedan coordinar los intereses de Bogotá y sus municipios vecinos con obligaciones. La  de la región Central es una institución nueva que apenas logra coordinar proyectos entre sus actores pero no puede imponerle restricciones a nadie. Y por supuesto Bogotá no tiene las herramientas jurídicas para obligar a otros municipios a nada.

Imagen tomada del blog de Despacio en Elespectador.com

La ultima alternativa, esta sí de fondo, sería integrar algunos de los municipios vecinos a Bogotá como se  en 1954 con Usme, Fontibón, Bosa, Suba, Bosa y Engativá. Sin embargo la constitución del 91  un estándar bien alto para que eso sea posible:

ARTICULO   326. Los municipios circunvecinos podrán incorporarse al Distrito Capital si así lo determinan los ciudadanos que residan en ellos mediante votación que tendrá lugar cuando el concejo distrital haya manifestado su acuerdo con esta vinculación. Si ésta ocurre, al antiguo municipio se le aplicarán las normas constitucionales y legales vigentes para las demás localidades que conformen el Distrito Capital.

En algunos casos, como por ejemplo el de Soacha hoy en día, es posible que la población quisiera integrar su municipio a Bogotá pero ¿en qué clase de mundo sería posible que los concejales eliminaran sus empleos y su poder al desintegrar su propio municipio y entregarse rendidos ante los intereses planificadores del gobierno de Bogotá?

En 2014 Petro  de convocar una consulta para crear un área metropolitana entre Soacha y Bogotá pero la Registraduría le dijo que esa figura no existía para Bogotá y sus municipios vecinos. En todo caso, la relación de “pares” entre Bogotá y los municipios que implicaría un “área metropolitana” hará sumamente difícil prevenir el crecimiento desbordado de la ciudad por la Sabana.

Asi es que como ultima esperanza de un crecimiento del área metropolitana que no esté marcado por la corrupción y el reguero urbano nos queda hacer una reforma constitucional que le permita a Bogotá integrar a los municipios de una manera más expedita. Por autoritario que parezca es la única forma en que podemos ponerle algo de orden a como crece Bogotá más allá de sus limites actuales.

Imagen principal tomada de