Gobernados por la basura

No se ha dado la discusión sobre la gobernanza de la basura y el alcalde actual no parece tener la capacidad política para darla.

Stefan Ortiz
Stefan Ortiz
Economista
231 Seguidores8 Siguiendo

1 Debates

13 Columnas

Columna

737

8

07 de Febrero de 2018

Bogotá y su basura son como uña y mugre. Decisiones de “grandes gerentes” y “alcaldes visionarios”, en este caso Enrique Peñalosa, provocan la reacción de los empleados de Aguas de Bogotá que defienden su derecho al trabajo, al respeto y al reconocimiento.

La ciudad se atrasa en la recolección de basuras por más de 6 días ya. Todo es parte de la transición entre un modelo predominantemente público de gestión y recolección a uno 100 por ciento privado. Modelos pensados en oficinas y según la perspectiva ideológica del alcalde de turno. Pero también modelos que generan ganancias, pues la basura también es negocio.

Bogotá existe y crece sobre su propia basura. La crisis actual da la oportunidad de evidenciarlo (y olerlo) en cada esquina. Normalmente, esos acumulados de desechos reciclables y no reciclables se van, en su mayoría, a un gran cerro de basura al sur de la ciudad. Para los habitantes de ese sur periférico y relegado, especialmente en Mochuelo, la convivencia con la basura y sus hedores es cotidiana. Para el resto de la ciudad, es una crisis que pasará. Para los que queden con el negocio, es una oportunidad. Para los que se quedan sin trabajo, es un grito desesperado. Para los políticos, es un ingrediente más de campaña. Para los que venden bolsas de basura y los recicladores, es una posible prima extraordinaria.

“¡Bolsas para la basura!”, grita el vendedor que pasa frente a mi ventana. Me pregunto si cobrará el impuesto a las bolsas plásticas, $20 pesos por bolsa, aumentando $10 cada año hasta llegar a $50 en 2020 según la Ley 1819 de 2017. Con ese impuesto el Estado quiere desincentivar su uso. Me pregunto qué querrá incentivar la Alcaldía de Bogotá con el paso a un modelo 100% privado de recolección de basuras.

Mientras tanto, esta coyuntura nos da la oportunidad de ver una cantidad aproximada de la basura que producimos a diario. Mientras la recogen, aprovechemos para admirar nuestra capacidad de ensuciar, y la capacidad de los trabajadores de la basura para limpiar, reciclar y evitarnos ver nuestra cochinada acumulada. Son muchos, aproximadamente .

También son muchos empleos los que podría generar una política de reciclaje seria, estructural y de largo plazo. Una que se basara en entender lo público como una responsabilidad colectiva, y no sólo como un andén de paso, "limpio" de trabajadores informales que conforman la economía popular.

La basura es un asunto público, por tanto requiere de una política pública y no de decisiones de gerencia de corto plazo que cambian cada 4 años. La basura es un asunto de gobernanza, porque en torno a ella confluyen múltiples actores cada uno con intereses particulares y colectivos. La gobernanza la puede ayudar a construir un gobernante, facilitando espacios de diálogo y concertación entre esos actores. No la construye un gerente, es decir, un administrador de empresas. Se construye en lo político, que es el espacio colectivo de decisión y deliberación en el que debe participar la ciudadanía.

La llamada “crisis de las basuras” es en realidad un estado permanente en Bogotá, aunque lo ocultemos acumulando desechos en Doña Juana, como el que barre su cuarto y mete el polvo debajo de la cama o del tapete. Lo que está ocurriendo en estos días es una democratización de la crisis permanente de las basuras en Bogotá. Las protestas de los trabajadores de Aguas de Bogotá es un reflejo de la crisis, no es la causa.

El problema es profundo, pues involucra a toda la sociedad bogotana y la cuestiona sobre la esencia del problema de las basuras: es un asunto público.

Lo primero que sobresale es la necesidad de reducir la producción de basura. Reciclaje, reutilización, reducción. ¿Es necesario producir tanta basura? El reciclaje es una decisión a muchas escalas: en el hogar, en el barrio, en la política pública, en la actividad privada. Sin incentivos, sensibilización, campañas pedagógicas, e infraestructura adecuada, no habrá reciclaje.

Lo segundo es pensar quién debería prestar el servicio. ¿Privados o públicos? ¿Ambos? La pregunta se vuelve estéril si no existe una política pública para el manejo de las basuras. Independientemente de quién preste el servicio, si no hay regulación a los precios del mismo, si no hay regulación a las responsabilidades de los prestadores del servicio, si no hay decisiones sobre Doña Juana y el uso a gran escala de los desechos que llegan ahí sin ser separados y clasificados, entonces la crisis de las basuras seguirá conviviendo con una ciudad que crece sin ver el barranco que la espera al final del camino.

Lo tercero es pensar en la sostenibilidad del modelo de gestión de las basuras en el marco de la sostenibilidad general de la ciudad. ¿Cuáles son los actores involucrados en el tema desde la generación de basura hasta su desecho en el botadero de Doña Juana? ¿Cuál es la cadena total de la producción de basura? ¿Están cumpliendo los actores de esa cadena con sus responsabilidades? ¿Cómo incentivar a que las cumplan?

La acumulación visible de basuras en las calles de Bogotá es un recordatorio de que ningún actor de la cadena está haciendo su trabajo y cumpliendo su responsabilidad. Ni los habitantes en sus hogares, ni los operadores públicos y privados, ni los gobernantes. No se ha dado la discusión sobre la gobernanza de la basura, y el alcalde actual no parece tener la capacidad política para darla.

Nos sigue gobernando la basura…

Comentarios (8)

Andres Felipe Garcia Rovira

07 de Febrero

1 Seguidores

Desde Jaime Castro tenemos una politica de recolección de basuras con operado...+ ver más

Desde Jaime Castro tenemos una politica de recolección de basuras con operadores privados, asi que el cambio politico, no fue Peñalosa eso es ignorancia, fue Petro, tercer alcalde de izquierda quien cambio el modelo que Lucho y Samuel mantuvieron. Este problema de basuras fue la misma causa por la que cerraron la EDIS, la politiqueria e ineficiencia del sector publico, costo recursos que en un estado eficiente ayudarian a redistribuir el ingreso, no a los cuñados de Petro y sus testaferros. Por cierto en Venezuela no hay desempleo y esos 3.700 nunca serian despedidos asi se desperdicien recursos que despues los obligue a aguantar hambre, pero supongo que en economia no le enseñaron eso.

Natye

07 de Febrero

0 Seguidores

El columnista en ningún momento cuestiona el modelo de recolección privado, ...+ ver más

El columnista en ningún momento cuestiona el modelo de recolección privado, sino la falta de políticas públicas alrededor de este tema.
Tiene mucha razón cuando dice que esto es un problema que va más allá de un simple operador, porque el problema con los botaderos, por ejemplo, si data de muchos años atrás.
Usted debe entender que atacar una política no es defender otra. No entiendo para qué demonios trae a colación el tema de Venezuela.

Andres Felipe Garcia Rovira

07 de Febrero

1 Seguidores

Cuestionar es poner en duda lo que parece aceptarse y el lo cuestiona cuando d...+ ver más

Cuestionar es poner en duda lo que parece aceptarse y el lo cuestiona cuando dice "quien deberia prestar el servicio", el problema de los botaderos es politico, las comunidades no aceptan que se abran nuevos botaderos porque eso desvaloriza sus tierras, asi que las autoridades ambientales siguen dandole años a lo que hay para evitar el costo politico de hacer algo nuevo. En Venezuela tambien estarian pensando que es mas importante el trabajo de 3.700 recomendados politicos de la izquierda en la administración anterior en lugar de la salud de 10 millones de personas. El punto es en las sociedades avanzadas no se resuelven los problemas que ya estaban resueltos, antes de Petro uno no hablaba de basuras desde que creo este problema ya hemos tenido 2 crisis de basuras, escandalos de corrupcion por camiones comprados a leasings en USA que eran chatarra, negociados con Corea que no cumplen los 8 años de vida util y todo eso va a una tarifa, asi que la discusión no existe sino que es un problema creado por un inoficioso que deseaba enriquecesrse.

harriarq

09 de Febrero

0 Seguidores

Se habla de modelo cuando lo que se hizo fue apenas lo que se debía hacer, la...+ ver más

Se habla de modelo cuando lo que se hizo fue apenas lo que se debía hacer, la licitación de la recolección de basuras que Petro no quiso hacer incumpliendo una orden de la CRA. No es una idea de Peñaloza, es simplemente acatar lo que ya estaba decidido, lo malo aquí es como Aguas Bogotá y su Basura Cero jugaron con sus empleados al no informarles que no licitarían, porque no cumplen las condiciones de experiencia y costos que la misma exigía... las perdidas de la ciudad arrancaron desde el imaginario del Petro y su ejercito de desarrapados... recuerden como el cambio anterior dejo sin empleo a los trabajadores de las otras empresas, eso fue a la fuerza... lo de hoy es por irresponsabilidad del empresario, diferente pero igual-

Quasar 1970

09 de Febrero

0 Seguidores

Buen punto eso de hacerle la finta a la dicotomía "Petro-Peñalosa", "izquier...+ ver más

Buen punto eso de hacerle la finta a la dicotomía "Petro-Peñalosa", "izquierda-derecha". Hay un actor al que se le evita en esta discusión de forma casi dolosa y son _las_ iglesias. Un mundo de gente hace fila para entrar a los cultos inmensos que hay en Bogotá, así como muchos católicos celebran sus fiestas con apenas algunos puntos de mejora respecto a la basura que dejan. El punto es un asunto _ético_, y no como un grupo u otro, sino como ciudad. ¿Quién debe, entonces, dirigirnos en asuntos de valores y metas comunes? Es obvio que no son sólo las iglesias (así tengan una gran influencia en las decisiones a largo plazo de la mayoría). Muchas sufren desgastes, en especial las más fuertes por sus muchos pendientes y sospechas; pero los otros actores, la academia, las autoridades civiles y los liderazgos comunitarios, tampoco es que muestren mucho. Bogotá es, sin lugar a dudas, el "municipio" más rico del país. El desprecio que han mostrado los dos últimos alcaldes hacia el tema de las basuras (en su desmesurada improvisación y desgreño) es apenas la punta del iceberg de ese problemón que es la _construcción de ciudad_. Un solo actor (la Alcaldía) no podrá ni de lejos asumir los costos financieros y políticos de todo orden que se necesita para cambiar las actitudes colectivas de 8 millones de personas. Eso es más que la población de Guatemala y de muchas otras naciones. Es hora de pasar a un modelo más realista que incentive de verdad la participación y construya de verdad metas comunes alcanzables y acordes a la capacidad de la ciudad.

Henry Castro Gerardino

10 de Febrero

140 Seguidores

Este tema es bien interesante. Le doy un dato: en Buenos Aires uno de los siti...+ ver más

Este tema es bien interesante. Le doy un dato: en Buenos Aires uno de los sitios donde apilan los residuos tiene una vida útil de cinco años y nadie sabe qué se hará de ahí en adelante, pues no hay tierras disponibles. No me esforzaré en probar que Peñalosa no tiene nada que ver con ese caso. Y lo mismo sucede en muchas ciudades latinoamericanas. El problema parte de una sociedad acostumbrada a deshacerse de los residuos, de cualquier manera y voltear la espalda como si el asunto no fuera de todos. El problema, insisto es nuestro y la solución pasa por el manejo de los residuos in situ, la educación ambiental, el acatamiento a las normas, el pago de tarifas adecuadas, la conciencia del bien común, y todo ello no lo puede abarcar el gobierno, aunque sí debe liderarlo. Reto al gerente más conocedor del sector para que salve a nuestra querida Bogotá. No lo hay en todo el país. Y es porque los deshechos son una molestia de la que nos debe librar otros, pero sin exigirnos nada distinto a una tarifa baja, ojalá cercana a cero pesos. Y esa idea la comparten todos los estratos por igual, es decir, es un lugar común para todos los ciudadanos. Y si al servicio se le adiciona la política, pues apague y vámonos.
Así que señalar a una persona, Petro o Peñalosa, y declararla culpable, pues vale para un debate sucio en política, cuando somos nosotros los ciudadanos los que debemos pedir que se busquen soluciones racionales y aceptarlas e incluirlas como parte de nuestro diario vivir. Cómo queremos solucionar el problema si nos contentamos con culpar al uno y al otro mientras continuamos nuestra tarea depredadora, antisocial e irresponsable. No es discurso moralista, es la conclusión a la que he llegado por haber ejercido mi profesión de ingeniero en casi todo el país, en los sectores de agua potable y saneamiento básico. Duele ver las basuras inundando las vías, los parques, los sitios históricos, las calles, los terrenos baldíos o abandonados, las fuentes de agua, las playas, las sabanas, las montañas, etc, etc.

Juan David Gonzalez

10 de Febrero

0 Seguidores

El problema no es solo de America Latina sino por ejemplo hay una directiva en...+ ver más

El problema no es solo de America Latina sino por ejemplo hay una directiva en estados unidos para buscar que Pakistan reciba basura de estados unidos, porque china a partir de enero de este año notifico a la OMC que no iba a recibir mas basura, colapsando el precio de los residuos. Si hablamos de un problema global como ¿Qué hacemos con la basura? al final no hay responsabilidad política es como el calentamiento global casi que lo que se haga esta condenado de entrada.

Por ello la discusión debe ser analizada en contexto, esta crisis de basura no es por Doña Juana por ahora, aunque es como el tema de la segunda pista del Dorado gente que invade predios formando urbanizaciones ilegales apoyados por politicos generan restricciones a la sociedad que cumple las reglas, es la historia típica del país, pero en este caso estamos hablando de una crisis sanitaria por la liquidación de un engendro jurídico con motivaciones políticas que fue una maquinaria bien organizada de corrupción para la campaña que hoy tenemos. Recordar el tema de los contratos de volquetas, de los carros comprados como chatarra en usa, de los camiones comprados para obtener los sobornos en Corea y de como los acabaron al poco tiempo por no hacerles mantenimiento es desde el punto de vista de la inversión lo que cuando se ve que en la operación, se contrataban recomendados politicos, la crisis que ha estallado era predecible hay es donde esta la responsabilidad, en los detalles no en lo macro.

edgar montenegro

11 de Febrero

406 Seguidores

Lo repito como un loco porque es el colmo que hoy este asunto de la basura sig...+ ver más

Lo repito como un loco porque es el colmo que hoy este asunto de la basura siga donde esta. Directo a la yugular se necesita 1. Separación en la fuente (que somos todos), 2. Recolección selectiva (lo contrario de compactadores) y 3. Destino productivo a centros especializados (de los papeles, los plásticos, los metales, los vidrios, los escombros, los raees). NO SE HACE. Esto ahora esta bajo una montaña de basura jurídica, política y hasta electoral. Lo concreto es que acaba de decidirse otros diez años del esquema de desperdicio y contaminación. Pagamos millones para enterrar millones a producir daños multimillonarios. No debe haber peor negocio en el mundo. Que tal el gerente.