Es mejor subirle 500 pesos al galón de gasolina

En Colombia (como en muchos países), el precio del combustible es definido parecido a como se define el sabor de la cocacola: con una fórmula secreta. Pero sí es posible entender por qué es algo tan misterioso, y por qué hubo tanto problema con la sobretasa de gasolina y los 300 pesos que el gobierno no quiso subirle al galón. Yo digo que hay que subirle 500.

Carlos Felipe Pardo
Carlos Felipe Pardo
Fundación Despacio
184 Seguidores3 Siguiendo

0 Debates

10 Columnas

Columna

1282

1

17 de Febrero de 2017

El precio del combustible es una de las pocas cosas que puede hacer que un gobierno tambalee. Es más crítico que reducir el gasto en salud, o que se deje de invertir en educación. Por alguna razón, subir el precio del combustible es semejante a declarar guerra abierta - y de hecho se percibe así: como una guerra abierta al trabajo, a la productividad, a los alimentos y a la democracia. Las razones por las que se ha asociado tan fuertemente el precio del combustible a la libertad son sencillas: se asocia muy directamente con el bienestar, porque se asume que el petróleo es necesario para sobrevivir y para tener una buena vida: yo quiero comer carne, arroz y papa y pagarlos un precio justo, y todo eso llega a mi casa en un camión. Yo necesito ir a comer esa comida en un vehículo. No importa que la política agrícola esté al revés y los precios de los alimentos no se definan bien, siempre se asigna gran parte de la responsabilidad del alto precio de un pollo asado al precio del combustible. Eso es muy raro.

Para reflexionar de manera más concreta: el gobierno de Colombia tuvo la idea de reformular un precio base que ayuda a definir la sobretasa de la gasolina en Colombia y, por ende, reducir los recursos que generalmente han financiado la malla vial y la infraestructura de transporte masivo (o público) de las ciudades colombianas. Esto se convirtió en una porque, básicamente, se les cayó la casa de naipes con que habían creado una parte fundamental del presupuesto de transporte para su ciudad (y con ello, su futura popularidad por o cualquier cosa de concreto o pavimento). En términos muy concretos, el gobierno prefirió subir 130 pesos el galón de gasolina en lugar de subirlo los 300 pesos que debieron subirlo si seguían las reglas que tenían antes, y con esos 170 pesos de más desfinanció gran parte de los proyectos actuales de transporte del país.

#subale500

Las razones por las que el gobierno dijo que había cambiado el precio base son super confusas, pero intuyo que las razones reales son una mezcla de varias cosas: que políticamente no se podía incrementar el precio del combustible en 300 pesos al mismo tiempo que entraba en rigor la , y que tocaba prever de una vez que el "impuesto verde" (también asignado al precio del combustible) fuera a incrementar aún más el precio del combustible. En resumen: desfinanciaron la infraestructura de transporte (para carros, buses y metros) y redujeron la eficiencia energética del país porque de pronto la gente se ponía brava y la popularidad del gobierno bajaba (más). Astutos en el corto plazo, no tanto en el mediano y largo plazo.

Varias cosas a considerar:

- La sobretasa grande (la de 25%) está asignada a la gasolina, mientras que la de diesel es apenas 6%. Esto reduce la posibilidad de decir que la carne-arroz-y-papa va a salir más caro porque los camiones que traen la comida desde bien lejos tienen combustible diesel.

- Es fundamental generar instrumentos con los que el precio del combustible se ajusta de manera más directa a un consumo responsable, mientras se fomentan las opciones de transporte sostenible. Y, lo más importante: las dos cosas son mutuamente dependientes (con un precio más justo de gasolina, se puede financiar más y mejores sistemas de transporte público con mayor calidad, y podría pensarse en más cosas).

- Nuestra gasolina no es la más cara del mundo, ni de la región, ni siquiera de la comarca. Estamos justo debajo de la mitad. Para la prueba, véase la encuesta global que hace GIZ cada año y dónde quedan Colombia, Venezuela y Paraguay indicados en la gráfica de abajo (el documento completo ).

- Está más que que incrementar el precio del combustible no es malo para la economía, y de hecho es bueno a este recurso energético (hay más temas relacionados con , pero no es el tema aquí).

La lista es muy larga, pero lo mejor es pensar en las opciones para mejorar. Yo veo dos: la primera es que no se suba el galón de gasolina 300 pesos, sino más bien 500 pesos. Mi lógica es la siguiente:
- Se genera un precio más equitativo para todos
- Se pueden utilizar los 300 pesos a las vías normales y al transporte masivo, pero se pueden destinar 200 pesos más a construir ciclorrutas, financiar sistemas de bicicleta pública y en general a fomentar el transporte sostenible en un sentido más amplio.
- Nos volvemos más cercanos al precio real de usar modos de transporte no sostenibles, y comenzamos a volvernos más conscientes del costo de la contaminación y el uso irrestricto de recursos escasos.

Está bien: si esa opción de subir el galón en 500 pesos es ridícula, lo que propongo es que apoyemos al gobierno en su reformulación de componentes del precio de la gasolina y que solo suban el galón por 130 pesos como lo habían propuesto. Con esto, los gobiernos locales van a tener que encontrar maneras más inteligentes de financiar la infraestructura de transporte, y algunas ciudades encontrarán que la manera más costo-efectiva de financiar el transporte es construyendo ciclorrutas en lugar de autopistas y metros. Y con eso mejoramos la seguridad vial y reducimos la congestión. Además, los que sigan andando en carros van a estar felices porque, aunque anden entre huecos, la gasolina les va a costar menos.

Respuestas al Debate (1)

Dario Hidalgo

19 de Febrero

191 Seguidores

Realmente una polémica causada por exceso de celo del MInisterio de MInas y Energía con el precio de los combustibles. No estoy seguro que la resulu...+ ver más

Realmente una polémica causada por exceso de celo del MInisterio de MInas y Energía con el precio de los combustibles. No estoy seguro que la resulución del descuento de 28% en la base gravable para la Sobretasa que se destina a municipios y departamentos fuera resultado de una discusión del equipo económico del Gobierno.  Suena muy, muy raro que el MInisterio de Hacienda promueva un incremento en el impuesto en la reforma tributaria, vestido de verde (para bajar el consumo y mitigar el cambio climático) aunque sea otra fuente de cubrimiento del hueco fiscal, para que luego el Ministerio de MInas resuelva que el precio global "no suba".   
Fuerte y contundente la respuesta de municipios y departementos que respondieron a la reducción en "gavilla", pues los afecta a todos.  Un cambio de tono en las relaciones super cordiales (a veces demasiado) entre el Gobierno Distrital y Nacional. 
Supongo (espero), que el MInisterio de MInas cambiará la resolución, y todos pagaremos lo que el Congreso en su sabiduria aprobó en la Reforma Tributaria Estructural: más por la gasolina como debe ser.  
De acuerdo Carlsofelipe "subale500