Elon Musk vs. Jarrett Walker (El carro del futuro vs. transporte público humano)

Relato comentado de la discusión entre el exitoso billonario Elon Musk y el planificador de transporte Jarret Walker que representa el debate sobre el futuro de las ciudades: ciudades para carros o ciudades para personas.  

Dario Hidalgo
Dario Hidalgo
Director de la Práctica de Transporte - Centro WRI Ross de Ciudades Sostenibles
224 Seguidores129 Siguiendo

3 Debates

33 Columnas

Columna

420

0

22 de Diciembre de 2017

es el fundador y mayor accionista de Tesla, la fábrica de carros eléctricos de mayor participación en el mercado de EEUU, y proponente de nueva y del “” y tecnología espacial. Su fortuna se calcula en 51 miles de millones de dólares. Tiene 16.9 millones de , y su éxito en los negocios lo hace creíble en tiempos de Trump (o ¿siempre?).

es un consultor en transporte público, autor del libro “”. Cuenta con PhD en transporte y una larga experiencia ayudando a ciudades a mejorar sus sistemas de trenes y buses.  Es un escritor frecuente de , una plataforma de The Atlantic donde se discuten temas de planificación urbana.  Tiene , y es una figura reconocida entre quienes trabajamos en transporte público y desarrollo urbano sostenible.

Como lo había notado Juan David García en una previa; la arrancó con unas desafortunadas declaraciones de Musk, una respuesta sensata de Jarret Walker, a la que Musk responde: “eres un idiota”.  Esto desencadenó una campaña de (gurú Canadiense de nuevo urbanismo en redes, con ), con cientos de respuestas de personas contando buenas historias que les han pasado en transporte público.

El animado intercambio, que incluye una , fue recogida por medios como y de noticias.  Y no paró allí, Musk volvió a responder de forma ruda a Walker, y eso interesó a , BBC y otros.

Como , más que el infantil debate de ponerle nombres al otro (idiota, “cat meme”, PhD no te hace inteligente, etc.), la discusión de fondo es sobre el futuro de las ciudades. ¿Debe ser de transporte individual, con autopistas subterráneas y tubos de vacío que lleven los carros autónomos, eléctricos, de forma que no tengamos que estar en el mismo sito con los otros? (una proyección elitista, como indica Walker) o ¿Transporte público y compartido donde se aprovechen economías de aglomeración y estemos cerca de los demás, aunque no necesariamente super cómodos?

Son dos visiones distintas.  En el siglo XX, aparte de unas pocas ciudades en el norte de Europa y en Japón, predominó la primera visión. Estados Unidos, Canadá y Australia privilegiaron a tal punto el transporte individual, que se convirtió en forma de vida, y modelo para el resto del mundo.  Todo parecía marchar muy bien, hasta que descubrieron que más autopistas y más expansión urbana eran insostenibles (Ver de Brookings Institution, porque la congestión está para quedarse). El trancón, según la estadística de la ; y el sueño de y , no cuajó.  Bueno, los indicadores muestran que no es sostenible, pero el sueño está tan arraigado en la mente de las personas, en la industria, en las instituciones, que sigue siendo el sueño de las mayorías (en EEUU por lo menos).

Los , pero las ideas (e inversiones) en carros autónomos y eléctricos, y en ideas como los supertúneles de Musk, son los que están atrayendo el talento innovador. Y con declaraciones como las del líder tecnológico esta semana, es claro que puede ser un futuro probable, aún si nuestra casa común no lo resista.

La visión alternativa, altruista, solidaria y que muchos creemos sostenible, incluye el transporte público como la principal forma de moverse en la ciudad, al lado de la caminata y la bicicleta. Como algunas utopías, el tema de pedirle a los humanos que seamos solidarios no pega en los grupos de poder. Ese cuento de buscar el bien común, por encima de los intereses de individuos o élites, suena bien, pero parece siempre ganar el egoísmo. 

Aunque no en todas partes; las ciudades Japonesas, Hong Kong y Singapur son dominadas por el transporte público, así en algunos casos toque usar trenes repletos e incluso separar a hombres y mujeres para evitar acoso.  Muchas ciudades del norte europeo, como Copenhague, ya tienen más usuarios de bicicleta que carros (Bogotá también, según la última , así la diferencia aún no sea estadísticamente significativa).

Como he leído que decía la , por estas latitudes tenemos aún la ventaja de escoger porque nuestras ciudades aún están por construir. Bueno, han pasado muchos años y no la tenemos clara, todavía.  En algunos sitios le seguimos poniendo una vela a Dios y otra al diablo (como en Medellín y Barranquilla, donde se hacen esfuerzos por transporte público al tiempo que se sigue construyendo infraestructura para carros). Bogotá incluso anuncia nuevos accesos y la ALO, luego de muchos años de tenerlos en los planes y no lograrlos; pero dice que con andenes anchos, ciclorruta y futura prioridad de transporte público.   

La discusión de Musk y Jarret, es la discusión clave del futuro de las ciudades.  Parece que ser grosero e irrespetuoso es la forma de actuar de unos, y sereno y basado en evidencia de otros. Seguiré del lado de “Human Transit” así el mundo se mueva en otra dirección.

Inspirado en Brent Toderian, inicié una cadena con el HT #BuenasCosasQuePasanEnTransprotePúblico con el bellísimo FlashMob de Despacio y Bicivilizate.  He recogido bonitas historias en Bogotá, Medellín, Cali, Santiago, La Paz, México y sigo buscando. Gracias por sus aportes, RT a los buenas historias.