El futuro de los cerros es un asunto de niños

En los Cerros de Bogotá hay 74 colegios y 13 universidades que tienen cerca de 116 mil estudiantes. Ellos puedan tener un papel protagónico en el cambio ambiental que necesita nuestra ciudad, por encima incluso de cualquier decisión política de turno.

Diana Wiesner
Diana Wiesner
Voluntario-Director Fundación Cerros de Bogotá - Ecologia Urbana Director Arquitectura y Paisaje EU -
211 Seguidores1 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

304

0

31 de Octubre de 2016

La Fundación Cerros de Bogotá ha insistido en que toda acción sobre los Cerros debe realizarse con acuerdos entre los vecinos inmediatos al borde para asegurar unas relaciones cívicas con las quebradas, bosques y montañas. 

Pero estos pactos deben sumar no sólo a los habitantes de barrios de diversos orígenes que están el borde de los cerros sino también a las instituciones educativas y sobre todo a sus estudiantes. Por eso, hemos decidido involucrarlos activamente creando una red institucional que selle dicho pacto.

En los Cerros de Bogotá hay 74 colegios y 13 universidades. Estos son dueños de terrenos que llegan a las 80 hectáreas cada uno.

Esos mismos colegios y universidades tienen un población estudiantil de unos 116 mil estudiantes que puedan tener un papel protagónico en el cambio ambiental que necesita nuestra ciudad, por encima incluso de cualquier decisión política de turno.

La Red de Colegios Cerros de Bogotá surge entonces como un proyecto innovador que permite incluir a los colegios de Bogotá en la gobernanza de los Cerros de la ciudad. Lo que busca es que los niños y niñas que hagan parte de dichas instituciones formen competencias y conocimientos para la sostenibilidad ambiental y un efectivo manejo de los recursos ecológicos.

¿Por qué surgió La Red?

Dada la falta de prioridad política de las últimas alcaldías para actuar con acciones concretas y positivas en los cerros, consolidamos un grupo de trabajo de quienes estamos convencidos que la educación es transversal a todos los temas, y que la cultura ecológica y la experiencia de la naturaleza pueden generar transformaciones a largo plazo si decidimos unirnos para tales fines.

Por tanto, la Fundación Cerros de Bogotá, OpEPA, el colegio Gimnasio Femenino y aliados como el Jardín Botánico y el Instituto Humboldt, le apostamos a este proyecto como una unión de voluntades que sin apoyos económicos y con la energía de un grupo de personas decididas al cambio, que más allá de sus instituciones, han trabajado con convicción y esperanza invirtiendo tiempo y energía en lograrlo.[1]

Ilustración de Brayan Orlando Daza Herrera de la I.E.D. Porvenir

La Red de Colegios Cerros de Bogotá ofrece la oportunidad de que colegios públicos y privados se articulen en torno a acciones, proyectos y procesos que aborden problemáticas de suma importancia para la estructura ecológica de la ciudad.

Los Cerros Orientales, debido a su importancia ecológica, social y cultural, fueron objeto de un importante fallo del Consejo de Estado en el año 2013; en éste, varias instituciones distritales fueron ordenadas a ejecutar programas que le permitieran a la ciudadanía compensar el daño ambiental que por años la ciudad ha causado a sus cerros.

¿Qué hemos hecho?

Con el espíritu de cumplir con la labor trazada, el 19 de octubre de 2016 hicimos el primer encuentro con más de 25 colegios de nuestra Red en la reserva Mano de Oso (84 hectáreas de propiedad del Gimnasio Femenino), vecina a la quebrada Trujillo, para compartir ideas, escuchar el bosque y observar los planes de restauración que han sido propuestos por los estudiantes.

Mapa de la Red de Colegios presentado en el evento inaugural el pasado 19 de octubre

Representantes de cada colegio con sus profesores idearon sus primeras acciones y sueños para transformar los cerros y su forma de actuar con ellos.

A su vez, el objetivo de la red se expuso para ser ofrecido a todas las instituciones educativas y fundaciones que quieran ser parte de este sueño.

La Red de Colegios Cerros de Bogotá se consolidó entonces como un “espacio de integración y colaboración activa entre instituciones educativas para la apropiación de los Cerros de Bogotá". 

Para ello, brindará herramientas a colegios, públicos y privados, para la articulación, fortalecimiento, visibilización y ejecución de Proyectos Ambientales Escolares u otros proyectos pedagógicos, que tengan como objetivo la conservación, apropiación y uso sostenible de los Cerros de la ciudad de Bogotá y de los servicios ecosistémicos que provee.

Así mismo, actuará como un ente facilitador del trabajo colaborativo entre colegios e instituciones con intereses afines a los objetivos de la red. Este objetivo podría contribuir a aquellos colegios que aún no tienen una línea estructurada de su Proyecto Educativo Institucional (PRAE) o que quisieran orientarlo hacia líneas de investigación, prácticas y experiencias de aprendizaje sobre estructuras ecológicas cercanas a sus colegio y a los cerros de la ciudad (cuencas, vegetación, fauna…). 

Del mismo modo, dentro de nuestra acción en red, realizamos la séptima versión del concurso de pintura “Somos Cerros” en la que 1950 estudiantes de más de 26 instituciones y entidades educativas participaron dibujando los cerros bogotanos y replicando el mensaje de conservación y amor por este territorio. A partir del viernes 11 de noviembre de 2016 los dibujos de los cien finalistas estarán expuestos en el Jardín Botánico Domo SEC por los siguientes diez días.

Creemos que estas acciones comunitarias son el reflejo de la capacidad autogestora de los ciudadanos bogotanos, del amor por nuestro territorio natural y  de la necesidad perentoria de re-conocer nuestros cerros para su protección.

Los paseos inolvidables para conocer nuestra geografía, conocernos entre nosotros y recorrer la ciudad y sus interminables senderos, no pueden quedarse como relatos de nuestros padres y abuelos enclavados en un pasado que ya no tiene pies para ser caminado de nuevo; nuestros pasos deben renovarse, sea en solitario, en junta o en red, para generar alternativas cívicas, y respetuosas huellas en nuestro paso por el mundo.

Con la alegría de una propuesta nueva que inicia su camino, compartimos la experiencia de estos niños y niñas que estarán involucrados en las decisiones de su ciudad y no tendrán que pensar en mejores ciudades sino en mejores ciudadanos que las transformarán.

Ilustración de Nicolás Krassnoff del Colegio Claustro Moderno


[1] Luis A Camargo, Juana Figueroa, Lina Maria Hoyos, Natalia González, Luz Helena Oviedo, Jazmín Arias y Diana Wiesner.