Diez ideas para frenar el acoso sexual en TransMilenio

La mitad de las mujeres que usan TransMilenio se sienten inseguras durante el viaje y una de cada tres dice no haber usado este sistema de transporte masivo por miedo a sufrir algún tipo de violencia sexual ¿qué se puede hacer al respecto?

Eduardo Briceño Florez
Eduardo Briceño Florez
Coordinador de La Silla Llena
823 Seguidores922 Siguiendo

22 Debates

93 Columnas

Columna

1170

0

11 de Agosto de 2017

Usar Transmilenio es incómodo para casi todos los bogotanos. Pero para muchas mujeres es, además, miedoso.

Una encuesta de la Secretaría de la Mujer de Bogotá encontró que la mitad de las mujeres que usan TransMilenio se sienten inseguras durante el viaje y una de cada tres dice no haber usado este sistema de transporte masivo por miedo a sufrir algún tipo de violencia sexual.

Para tratar de encontrarle una solución a este problema, Bancolombia y la Silla Vacía decidieron una vez más aliarse para generar un escenario en el cual se gestaron posibles soluciones a problemáticas de ciudad, con el fin de generar propuestas para llevar a la acción. Es por esto que convocamos a los expertos de la Red Cachaca, a una sesión de ideación -un hackathon- de la cual salieron estas diez ideas que se llevó Cristina Vélez,  la Secretaria de la Mujer del distrito, para eventualmente incluir algunas de ellas en su plan de acción dentro del programa “Safe Cities” de Onu Mujeres del cual hace parte la ciu

1. TransmiRecording

A través de los sistemas de sonido que ya existen en Transmilenio, reproducir mensajes que con cifras o casos de acoso reciente adviertan sobre las consecuencias de ser acosador.   

2. Botón de Pánico

Ubicar botones de pánico que sean de fácil acceso a lo largo de los buses para que las personas que se estén sintiendo acosadas puedan generar una alarma y exponer a los acosadores.

3. Alto Fuego

De la misma forma en que la gente grita “¡Fuego!” cuando hay un incendio, se busca establecer un palabra clave para los usuarios griten si ven que una mujer está siendo acosada. Esto busca generar una alerta y captar atención en los otros pasajeros para que el acosador se detenga.

4. Mírame a los ojos, no mis tetas

La organización del espacio de los buses de TranMilenio puede ser un factor determinante para desincentivar formas de acoso como los roces o las miradas incómodas. Esta idea busca que la organización del espacio haga que los usuarios tengan que estar frente a frente, mirándose a la cara.  

Además de la organización física, se busca acompañar la idea con una estrategia de comunicación fuerte para que los hombres miren a los ojos a las mujeres, y no a las tetas.

5. Mujeres superpoderosas

Capacitar a las mujeres en defensa personal (de formas no violentas) para empoderar a las mujeres desde jóvenes y darles herramientas con las cuales ellas se sientan seguras en los diferentes entornos de sus vidas.

6. Vida en la milla

“La última milla”, el último tramo que recorren las mujeres desde las estaciones de bus hasta su destino final, es un lugar en el que las mujeres se sienten muy inseguras. La idea es, entonces, llenar de vida estos tramos, contratando artistas y músicos para que ese último recorrido sea más seguro, lleno de vida y limpio.

También se propuso que los puentes de Transmilenio y la última milla puedan ser “adoptados” por empresas o fundaciones, quienes van a poder hacer intervenciones para embellecerlos, mejorar y aumentar seguridad.

Se busca que en los puentes o debajo de ellos haya música, exposiciones o incluso ‘clases’ de inglés (con palabras nuevas todos los días), entre otros, para cambiar el imaginario sobre esto lugares que generalmente son sinónimo de inseguridad.

7. El grupo de la milla

En el mismo sentido que la idea anterior, este ejercicio propone crear grupos de WhatsApp para que los vecinos puedan hacer el equivalente a un ‘car pool’ con diferentes horarios para caminar juntos ese último trayecto.  Al mismo tiempo, se busca alertar a los vecinos para que estén pendientes de esos grupos desde su casas y tiendas.

8.   Torni pene

El torniquete, que es la primera barrera para entrar al sistema, también sería la primera barrera contra el acoso. La idea es que el torniquete tenga forma de pene para generar repulsión en el usuario, haciéndolo sentir empatía con la víctima. La idea es que los usuarios hombre se pongan en los zapatos de la mujeres y se solidaricen con ellas.

La idea busca documentar en video el momento en que las personas se estrellan con el torni pene, para hacer una campaña en medios de comunicación y redes sociales para transmitir el mensaje.

9. Manos positivas

Esta campaña busca mostrar las cosas positivas que pueden hacer los hombres con sus manos: pintura, carpintería, arreglar una bicicleta, etc. La idea es mandar un mensaje para que los acosadores se sientan mal de que lo mejor que pueden hacer con sus manos es cometer un crimen como el acoso sexual.

10. Transmi Ángel

La idea es crear una red de voluntarios dentro de TransMilenio para que cuiden a las mujeres tanto en los recorridos de bus como en la “última milla”. Las tarjetas de “Tu Llave”, que ya tiene la posibilidad de ser personalizadas, permitirían identificar a los TransmiÁngeles.