“Chatarrización” a la carrera en Bogotá

Durante esta semana los noticieros de TV nos mostraron como los delincuentes “desguazan” carros en las esquinas de la ciudad ante la ausencia de las autoridades y sin que los ciudadanos puedan hacer nada para evitarlo. 

Hugo Acero
Hugo Acero
Experto en seguridad y convivencia
410 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

29 Columnas

Columna

4

29 de Octubre de 2015

Después de ver las imágenes que presentó Caracol TV sobre la manera como roban en la calle sexta, entre La Caracas y la carrera décima en Bogotá, es fácil comprender la relación que existe entre percepción de inseguridad y realidad, que según Bogotá Cómo Vamos se incrementó en los últimos años en un 55%, al pasar de 38% de los ciudadanos que se sentían inseguros en el segundo semestre de 2011 a 59% en el primer semestre de 2014 y en el caso de la Encuesta de la Cámara de Comercio este indicador creció de 20% a 49% entre el 2011 y 2014, es decir aumentó en 145%.

Este problema, que a primera vista pareciera que es solo responsabilidad de la Policía, es más complejo de lo que parece y para solucionarlo se requiere del trabajo coordinado y permanente de la Policía, de la Fiscalía y de varias instituciones distritales de desarrollo social y de infraestructura, un trabajo que no debe producirse solo para que los medios de comunicación lo registren, “para la foto”, sino que debe ser para erradicar el problema para siempre con la presencia y trabajo permanente de las autoridades y la participación de las comunidades afectadas.

Las imágenes mostradas nos dejan ver varios problemas que requieren de la intervención interinstitucional, primero la falta de vigilancia permanente de la policía en este sector, la presencia y accionar delincuencial de algunos habitantes de la calle que no están siendo atendidos por las instituciones responsables como se debiera, el deterioro y abandono del Parque Tercer Milenio, problemas de movilidad que facilitan el accionar de los delincuentes, basuras y jardines deteriorados, la falta de continuidad del proceso de renovación urbana del Centro de la ciudad, que suponía la transformación de San Bernardo, los alrededores de la Avenida Los Comuneros entre la 30 y la Circunvalar, Las Cruces, la Estanzuela, San José, Santa Fe y otros tantos territorios que están al garete y a la espera de una intervención integral de seguridad, justicia y desarrollo social, como es el caso de más de cincuenta que concentran la mayor cantidad de hechos de violencia y delincuencia en la ciudad.

Este problema de robos en las esquinas de la ciudad no es solo del sector que mostro Caracol Noticias, iguales circunstancias se presentan a lo largo de la calle 19, entre la quinta y la carrera 24, en La Caracas, entre las calles primera y 26 y de la 57 a la 63, casi en todas las calles del centro de la ciudad, en los alrededores de Corabastos en Kennedy y Bosa, en la Autopista Sur los fines de semana y cuando hay trancones, que son casi todos los días, en algunos tramos de la avenida Ciudad de Cali, inclusive en la Calle 72 se han presentado algunos casos. Como dice una amiga docente de una universidad del centro “cada vez que voy a la Universidad estoy perdiendo el carro por partes y no gano lo suficiente para reponerlo”.

Para recuperar estos territorios, realizar una presencia efectiva del Estado en los mismos y que los ciudadanos tengan garantizada su seguridad por parte de las instituciones legítimamente constituidas, es necesario desarrollar una intervención integral e interinstitucional  que se sustente en:

- La intervención de los organismos de seguridad y justicia para controlar las acciones delincuenciales y poner a disposición de la justicia a sus actores. Esta intervención debe garantizar no solo la presencia y operatividad de los organismos de seguridad justicia en el territorio seleccionado, sino su permanencia como parte de los equipamientos que se deben instalar por siempre en él.

- Un plan de gestión social que favorezca la formulación e implementación de una serie de proyectos y estrategias interinstitucionales que posibiliten el desarrollo social y económico de la zona.

- Resocialización y reinserción social de jóvenes (hombres y mujeres) que dejen de delinquir y de ejercer acciones violentas.

Hay que resaltar que intervenir sitios críticos de concentración de violencia y delincuencia no es solo una labor de los organismos de seguridad y de justicia, debe ser una acción interagencial de Estado. En esta línea hay que trabajar con dos grupos fuertemente  coordinados, uno orientado a garantizar la presencia, control y permanencia de los servicios estatales de seguridad y justicia en el territorio, compuesto por la Policía y la Fiscalía General de la Nación. El otro grupo integrado por las instituciones que por sus funciones pueden contribuir a mejorar la convivencia, la seguridad y el desarrollo social, compuesto por las siguientes instituciones.

- Integración Social.

- Desarrollo social (educación, salud, cultura, parques y recreación, etc.)

- Servicios públicos y de desarrollo (aseo, energía, agua, acueductos, teléfono, gas, vías, mejoramiento de barrios, renovación urbana, etc.)

- Participación comunitaria.

Estos grupos coordinados, deben establecer reuniones periódicas de trabajo, ojalá semanales para definir las intervenciones, hacer seguimiento a las mismas, evaluar los impactos, ajustar el trabajo y entregar resultados públicos para que los ciudadanos vayan sintiendo seguridad en los territorios intervenidos y se recupere confianza en las autoridades.

De esta manera, se recuperan los espacios, se mejora la seguridad real, los ciudadanos se siente más seguros en las calle y se garantiza el derecho a la seguridad y el bienestar en la ciudad.